Últimas noticias

Xoel López: “Enfrentarme al libro siendo músico me dio cierto respeto”

xoel-interior

Volvemos a charlar con el músico gallego que se hizo las Américas y ahora tras su vuelta, aparte de la publicación de Atlántico en 2012, Xoel López vuelve con un libro donde podremos conocerle mejor gracias a sus propias palabras extraídas de fragmentos de entrevistas, reseñas o reflexiones. Este es El asaltante de estaciones, publicado en Ediciones Chelsea, editorial capitaneada por la leyenda viva del mod en nuestro país Álex Díez (Los Flechazos, Cooper). Nos reunimos para hablar del libro tanto con su autor, Xoel, como su editor, Álex, para hablar tanto de cómo tuvo su origen como de todo lo que se cuenta en él.

“El asaltante de estaciones” se ha publicado dentro de la colección Mis Documentos de Ediciones Chelsea. Lo primero que queríamos preguntarte es cómo te consiguió engatusar Álex para que te pusieras en marcha con este libro.

Xoel: Él tenía sus armas, que ya las había utilizado antes, y sabía que no iba a fallar conmigo (risas). Lo primero, para mí Álex es alguien importante en mi carrera musical porque lo conozco desde que empecé a componer, lo seguía con Los Flechazos, con Cooper, y es un referente para mí musical. Entonces claro, yo lo respeto mucho y lo admiro, que él me proponga hacer esto no es lo mismo que el que me lo proponga alguien de por ahí que no conozco de nada. Eso me animó más. Luego el hecho que él iba a estar echándome una mano y también, lo que él me dijo, que no iba a ser mi biografía definitiva, sino más como un libro de esquejes y cosas circunstanciales, que podrían ser estas o podrían haber sido otras completamente diferentes. Pero bueno, ya que está Álex, que te diga él cómo me convenció.

Álex: El planteamiento era ese, intentar trazar un retrato del artista a base de cosas que él ya ha escrito y que dicen mucho de él, aunque no se han escrito con el propósito de formar parte de un libro. Yo creía en esa idea, y sobretodo elegir personajes como Xoel, que tienen muchas cosas que decir y que tienen una trayectoria muy rica en cambios, en reinterpretaciones, muy sólida y con muchas vivencias. Yo estaba seguro que al juntar todos estos esquejes ibas a conseguir un retrato bastante fiel de lo que era Xoel. Lo conté una vez en una de las presentaciones, es un poco como si haces un viaje en coche con una persona durante tres o cuatro horas, te sientas y os ponéis a hablar. No es de manera cronológica, te va contando una cosa, surgen temas y se va hablando, y cuando llegas al punto de destino ya conoces a la persona.

Xoel: Claro, al mismo tiempo es como si pasa eso y al final te dicen “bueno, con eso que me has dicho voy a hacer un libro”. Es decir, yo no sabía que esto iba a ser parte de un libro, que es lo que dice Alejandro, que es importante. Lo cual creo que hace que sea mucho más natural, el retrato es más real. Si tú te haces un autorretrato sabiendo que se va a publicar a lo mejor te sacas un poco más guapo, entonces en ese sentido creo que no se puede comparar con una biografía al uso, porque es algo muy distinto, pero creo que es un gran complemento.

Álex: Si algo que defendemos es que el gran libro sobre Xoel está por llegar. Esto es otra cosa que tiene su valor. En estos momentos queda mucha carrera de Xoel. Yo creo que no es el momento para hacer una recopilación pues aún le quedan muchas cosas importantes por hacer.

El libro está formado por fragmentos de entrevistas, reflexiones, textos procedentes de alguna que otra vez que te han pedido hacer una reseña… ¿Cómo ha sido el proceso de recuperación de estas “memorias ya escritas”?

Xoel: En mi caso mirar al pasado fue muy gratificante, la verdad, porque me encontré cosas que me gustaron. Hablo en general, también hubo cosas que me chocaron un poco. Cuando estuve mirando en los archivos que tenía mi madre guardados con recortes de prensa de cuando empezaba también había cosas con las que no me identificaba tanto, quizás comentarios sobre cosas que ahora veo muy diferentes y en ese momento era más ingenuo. Pero en general siento como una armonía con todo este pasado y cierto orgullo también, como diciendo “bueno, ahí estaba yo con 16 o 17 años haciendo canciones tratando de ser músico”. Con eso me conformaba, luego resultó que pudo ser un profesional, pero realmente en un principio con poder hacer canciones y enseñárselas a la gente me llegaba. En ese proceso de búsqueda y con ese pasado retomé contacto con mucha gente, incluido Alejandro, que yo lo relaciono con mis comienzos musicales, sobretodo como melómano pero también como músico.

Incluso con una de tus primeras bandas llegaste a telonear a Los Flechazos.

Xoel: Sí, fue una de las primeras oportunidades que tuve para llegar a gente que no fuera de mi colegio, básicamente (risas).

A la hora de rebuscar estos documentos, ¿con cuál época has tenido una mayor dificultad para recuperar lo que escribiste en tu pasado?

Xoel: Hombre, en la época de Los Covers y Elephant Band, mis primeros grupos. Primero porque son más lejanos en el tiempo, también porque esto en un contexto de Internet era la Prehistoria, y muchas cosas que a lo mejor no tenía yo guardadas en esa carpeta digamos de la que hablamos, que es Mis Documentos, estaban en Internet, pero las cosas de Los Covers y Elephant Band no. Entonces tuve que llamar a gente que guardaban cosas de esa época o ese momento, gente de fanzines, gente de la banda y amigos, incluso para buscar fotografías del momento. Además hay una cosa que dificultó un poco el proceso, yo estaba en Buenos Aires casi todo el tiempo, sobretodo en la parte final, y no sabía si íbamos a cerrar el libro en ese momento, pensé que yo volvía y tendría más tiempo. Entonces cuando me dijeron que tenía tenerlo todo para ahora y yo estaba en Buenos Aires, dije “¡a ver qué hago ahora para recuperar todo lo que pensaba mirar más!”. Al final, por suerte, tenía cosas de sobra, tuve que remover Roma y Santiago, mi madre me mandó cosas que sabía que tenía en tal sitio. Fue un trabajo duro y al mismo tiempo muy bonito, porque en esos reencuentros me sentí a gusto, me di cuenta que había sido un momento muy dulce en mi vida.

1231580_708736935807236_509284593_n

A la hora de plantearte trabajar en este libro, ¿Álex te puso alguna premisa o te planteó unas directrices aconsejables que seguir?

Xoel: La premisa era que fueran textos escritos por mí, realmente en ese sentido nos lo curramos bastante. Él me ayudó mucho, me orientó, también me daba un punto de vista un poco…objetivo, que yo necesitaba. Me decía “yo creo que esto es un poco redundante, ya lo hablan en este otro artículo”, y me animó. Porque cuando uno se enfrenta a la idea del libro siendo músico, siempre surge cierto respeto. Yo no saco libros, yo saco canciones, y en ese sentido Álex me relajó un montón.

El libro se titula como la canción que cierra “Atlántico” (2012), pero, teniendo como referencia este último disco tuyo podría haberse llamado también Joven poeta o Hombre de ninguna parte.

Xoel: Sí, Hombre de ninguna parte es el título que me quería encasquetar Álex (Risas).

¿Y entonces cómo es que acabó llamándose El asaltante de estaciones?

Xoel: Hombre de ninguna parte era un título que caía un poco de cajón, de hecho Álex lo utilizó como prueba de la portada de prueba. Yo lo había barajado ya, también lo había pensado, pero me parecía que no me representaba el título porque yo soy un hombre de muchos lugares, en realidad, más que de ninguna parte me considero de muchos lugares. También, al mismo tiempo, me considero muy de mi ciudad, de mi tierra, Galicia, y me parecía que quizá no me representaba. Yo me siento muy de mi tierra y, al mismo tiempo, de muchos lugares. El asaltante de estaciones creo que reflejaba bien la idea de ir asaltando estaciones. Estaciones como lugares e incluso del año; esa idea que se refleja en el libro, saltos en el espacio y en el tiempo.

Ya centrándonos más en lo que es el contenido del libro, uno de sus primeros capítulos está dedicado a Los Covers. ¿Cómo recuerdas aquella adolescencia musical?

Xoel: Como un polvo rápido (Risas). Creo que si es lo primero que me viene a la cabeza será por algo. Todo era mucha energía y cosas que ahora me importan antes me daban igual. Lo importante, lo decía en el libro, era hacer, era actuar, estar activo y empezar a hacer cosas. Yo creo que ya en ese momento entendía que era un principio, incluso ahora todavía pienso que lo que estoy haciendo no es exactamente lo que quiero hacer pero me va a llevar a algún lugar. Al final uno se va moviendo por impulsos y atreviéndose un poquito, cagándola un poco también, haciendo algo a medias o no del todo bien, pero si no te quedas en tu casa y no haces nada, aquí se trata de todo lo contrario. Es algo que además yo me grabé a fuego en mi etapa mod: la acción.

¿Y qué queda de ese Xoel mod más adolescente en este Xoel atlántico?

Xoel: Pues pregunta a Alejandro qué ve, pero yo creo que en actitud muchas cosas y, obviamente, en estilos ha habido de todo. Tampoco he cambiado tanto en el fondo.

Álex: Antes cuando decías lo de que en los inicios pensabas que era el principio de algo, desde fuera se veía claramente. En los primeros conciertos de Los Covers el comentario era “cómo mola el tío ese”. Ya veías que tenía algo y yo creo que esa percepción desde fuera de Xoel le ha servido, estoy seguro que cuando llegó a Madrid, se montó Deluxe y se empezó a hablar ya tenía algo especial que ha acabado explotando.

Xoel: Potencia no faltaba, sentidiño poco (Risas).

Imagen Xoel

Has pasado por varios proyectos colectivos, primero Laboratorio Ñ, después llegaría La Caravana Americana… ¿Qué intuyes que podría ser lo siguiente?

Xoel: Yo creo que…ahora mismo me pillas en un momento de la rueda en que me apetece más centrarme en lo mío, la verdad, todo es cíclico en la vida. Es cierto que Laboratorio Ñ fue en 2005, La Caravana fue en 2010 y ahora mismo no me metería en un proyecto coral. Porque, aparte que sobretodo liderarlo es muy complicado, por ejemplo ahora Alejandro está ahora haciendo esto, pero a lo mejor en cinco años dice “pfu, ahora voy a hacer otra cosa porque ya estoy harto de andar detrás de la gente”, porque algunos se lo habrán puesto fácil, pero otros se lo habrán puesto difícil, a mí con La Caravana me pasó. Tuve que llevar a gente de muchos lugares, culturas muy distintas, algunos son de los que llegan ahora, otros llegan dos horas más tarde y tienes que lidiar con todo eso. Sobre todo te da cosas buenas pero llega un momento que decides centrarte en lo tuyo, y estoy más en ese punto ahora. Pero los proyectos corales al final los solistas yo creo que los demandamos. Yo estoy disfrutando mucho que ahora esté Álex conmigo, vayamos a Radio 3, hagamos esta entrevista, porque normalmente estoy solo, y él probablemente cuando hace su promoción suele estar solo. Entonces vamos a juntarnos cada x tiempo para darnos un poco de oxígeno.

Álex: Es que las cosas compartidas molan mucho también. Tienes tu grupo y tocas, os sale un conciertazo y después del concierto buscas un poco a los del grupo, no lo vas a disfrutar tú solo.

Xoel: Totalmente. Al mismo tiempo, por otro lado, trabajar solo también te da mucha libertad. Me pasó con Elephant Band, yo proponía cosas que a los demás no les gustaba, eran lentas, y, claro, yo quería crecer en todas mis facetas.

En el capítulo dedicado a Laboratorio Ñ se habla mucho de Vidas cruzadas, la canción de Quique González, a la que teníais un especial cariño. Aquellos días en Buenos Aires seguro que nacieron muchas de tus canciones, ¿alguna en especial que te recuerde a esta experiencia?

Xoel: Casi todas de “Fin de un viaje infinito” tienen mucho que ver con esa esencia de lo que pasó allí. Claro, en estos proyectos comunes siempre pasa lo mismo. Ver que hay otros tíos que hacen lo mismo que tú, pero a lo mejor de una manera diferente te enriquece mucho, eso me pasó a mí con el Laboratorio. Yo vi a Quique González, que en un principio no pensé que tuviera tantas cosas en común, cómo escribía, cómo hacía las canciones, cómo las desarrollaba, con su banda le vi trabajar, y aprendí un huevo. Pero creo que podría aprender de cualquier persona que, digamos, me interese mínimamente. Me refiero que ver los entresijos de cada compositor es muy interesante y yo en ese momento aprendí mucho de Quique, de Iván, y eso que, ya te digo, a priori no pensaba que tenía tanto que aprender, pero luego me di cuenta que tenía mucho que aprender de ellos y de mucha más gente.

Años después llegó La Caravana Americana. Por aquel entonces se habló mucho de que podría salir un documental que se rodó durante los días del caravanismo. ¿Sabemos si este llegará a editarse?

Xoel: Mira, yo vi una edición casi definitiva hace como un mes y pico en un viaje a México. Me la enseñó mi mánager y en teoría debería estar casi terminado, yo tengo que dar unos retoques y yo creo que este año debería editarse. Lo que pasa es que, bueno, estamos un poco pendientes de cómo editarlo.

En El asaltante de estaciones nombras Turnedo de Iván Ferreiro como la gran canción gallega, y es que verdaderamente se ha convertido en un himno en los conciertos de Iván.

Xoel: Pero es que además de que todo el mundo la canta es buena. Porque a veces hay canciones que la canta la gente y yo no le veo tanto. Aquí se juntaron calidad y popularidad.

Creemos que una de tus canciones va a seguir ese camino o ya lo está consiguiendo, esta esTierra, que incluso Iván no pocas veces la ha tocado en directo.

Xoel: Sí, la toca. A mí me gusta mucho, pero yo que sé, va a ser la gente la que coloque esa canción en el lugar que le corresponda. No creo que pueda decir mucho ni hacer mucho, va a pasar lo que tenga que pasar. Yo podré hablar de las canciones de los demás (Risas).

553080_708735972473999_640212542_n

Hablando de los demás, estos últimos años se ha dado a conocer una faceta tuya quizá no tan visible, Xoel López como productor. Has producido a artistas entre los que podemos mencionar a David Quinzán o a Franny Glass.

Xoel: Yo soy productor de mis discos, haciendo producciones compartidas con Juan de Dios, y cuando conozco a alguien que me gusta cómo compone supongo que yo, de alguna manera, lo dejo caer antes de que me lo propongan. Esas cosas con como cuando te arrancas y vas a dar un beso a una chica, uno ya sabe más o menos si la chica va a querer o no.

Álex: O te va a hacer la cobra.

Xoel: Exactamente, la gran cobra (Risas). No me hicieron la cobra, a nivel de producción, y tuve la suerte de poder producir el disco de Félix Arias, el disco de Franny Glass y el disco de David Quinzán. Curiosamente son tres cantautores pop o compositores más acústicos quizá y con los que trabajé de la misma manera, es decir, entre dos hicimos todo el disco. Creo que es una forma que yo tengo de producir que funciona para un tipo de disco y un tipo de artista. No creo que pudiera ser productor así en general, pero cuando se va me encanta.

Llegando a los últimos capítulos del libro nos encontramos con el discurso de tu pregón en las fiestas de María Pita de A Coruña de 2013, y no pocas son las partes de El asaltante de estacionesdedicadas a tu querida ciudad, ¡incluso a tu pasión por el Dépor! ¿Qué vive un gallego hombre de tantas partes a la hora de hacer de pregonero de A Coruña?

Xoel: Es la típica cosa que no te das cuenta de lo importante que es hasta que te lo piden. Yo, de hecho, no había ido a ningún pregón en mi vida (Risas). Lo que te decía de cuando me proponen hacer el libro siento un cierto respeto, pues eso multiplicado por diez. Porque digo “vale, yo no escribo libros, pero he escrito textos y si hay que recopilarlos, bueno, hasta ahí puedo llegar”, ¡¿pero pregones?! La máxima experiencia que he tenido de pregonero es lo que digo entre una canción y otra. La verdad es que al final al decirme que se podía leer mucho mejor, y les propuse una travesura que fue cantar una canción, que fue Tierra precisamente. Entonces leí el pregón y después canté mi canción. Me dijeron que es algo que nunca se había hecho en el pregón, pero que no había problema, que el alcalde había dicho que muy bonito. Leí un texto que tenía más sentido con la letra de Tierra y la canción al final, que luego en el libro me parecía absurdo meter la letra de Tierra porque ya era redundante. Propondría a la gente que cuando lea el pregón en el libro luego se ponga la canción en el disco.

Entonces te saliste con la tuya, no estabas acostumbrado a pregones pero no podías evitar si lo hacías hacer algo verdaderamente tuyo, cantar una canción.

Xoel: Claro, exactamente, yo soy músico y si me subo a un palco o un escenario tengo que tocar, sí.

Dejando un poco el libro aparte, tienes confirmadas una buena cantidad de fechas de conciertos, tanto tú solo en el escenario como acompañado por tu banda. ¿Es el regreso del hijo pródigo?

Xoel: Lo del hijo pródigo no sé, lo del regreso sí, claramente (Risas). Porque llevo casi cinco años viviendo en Buenos Aires y hace mes y medio que me vine a vivir a Madrid, sí siento que es una vuelta oficial. Cuando venía a presentar Atlántico era unos meses, tocaba lo que podía, me iba…ahora ya estoy aquí. Ya siento que comienzo una nueva etapa. Está muy ligada con lo anterior, obviamente, y no cierro ninguna puerta porque yo siento que Argentina y América Latina sigue estando ahí, en mi cabeza y que voy a ir en cuanto pueda. Pero sí, el regreso es oficial. No quisimos ser muy pomposos con esa idea porque en el fondo tampoco es tan importante, lo es para mí, pero sí es la primera vez que hago gira de invierno en cinco años. Es más, te diré, hace cinco años que no vivo un invierno realmente, porque estuve escapando del invierno y yo pensé que cuando me pillara me iba a machacar, pero la verdad es que no está siendo tan duro.

Llegando ya al final, Atlántico vio la luz en 2012, compuesto por canciones con claras influencias por tus viajes por las Américas. ¿Tienes algo preparado o canciones para un futuro disco?

Xoel: Ya te digo directamente que estoy maquetando canciones para el próximo disco, yo creo que para después del verano debería tener algo. Probablemente este disco que ya tengo entre manos a lo mejor en otras circunstancias lo hubiera grabado ya, ahora mi intención es hacerlo con calma, dedicarle más tiempo a la producción, jugar un poquito más para poder arriesgar también un poco, y luego quizá incorporar canciones que aún no compuse pero que finalmente entren.

Siempre cerramos las entrevistas pidiendo una recomendación musical, y dado tu experiencia por Latinoamérica y la publicación inminente por nuestra parte de un artículo que habla de estas bandas. ¿Qué nos podrías recomendar?

Xoel: Muchas, pero así que me vengan ahora a la cabeza Onda Vaga y Pablo Dacal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s