Últimas noticias

Historia de un mito: LBD

Dice La Habitación Roja en su canción Nunca ganaremos el mundial que “los clásicos serán siempre modernos“. No encuentro una frase mejor para resumir la esencia del clásico que nos ocupa en esta entrada: el vestido negro corto (AKA LBD -little black dress- o PRN -petite robe noire). Se trata de una prenda atemporal y atemporada que confiere a quien la viste un aura de elegancia que solo la gran Coco Chanel podría haber ideado en los felices años 20.

Chanel se inspiró en las americanas de sus amantes para los patrones de la que sería su más legendaria creación: la petite robe noire. Rebelde como era la diseñadora francesa, hizo del color destinado en los años 20 a las mujeres de luto y a la clase más pobre el emblema de la elegancia femenina. Tal fue el éxito del vestido negro por encima de la rodilla -los minivestidos de Balmain llegarían muchos años más tarde- que Vogue USA calificó el LBD como “el Ford de los vestidos”.

Boceto del primer vestido negro diseñado por Chanel. Publicado en el número de octubre de Vogue USA en 1926.

Boceto del primer vestido negro diseñado por Chanel. Publicado en el número de octubre de Vogue USA en 1926.

En aquella segunda década del siglo XX las mujeres de la alta sociedad -y a las que se les presuponía elegancia y saber vestir- solían llevar vestidos de colores claros, puesto que eran más difíciles de conseguir y de mantener en buen estado. Como haría otras veces a lo largo de su carrera, Chanel desafió a los cánones establecidos para revolucionar la moda.

Poco tardó en demostrarse el impacto social y cultural del LBD. En 1930, la actriz estadounidense Clara Bow -considerada primera it girl de la historia- inspiró el nacimiento del dibujo animado Betty Boop. En sus orígenes, Betty lucía un minivestido negro que se transformó en un vestido rojo cuando el color llegó a la gran pantalla.

Clara Bow, it girl muchos años antes de que Alexa Chung entrara en escena

Clara Bow, it girl muchos años antes de que Alexa Chung entrara en escena

El cásico animado Betty Boop con un LBD

El clásico animado Betty Boop con un LBD

Además del de Betty, hay muchos vestidos negros que se han configurado como míticos y que forman parte del imaginario colectivo. Uno de ellos es el que Audrey Hepburn vistió en Desayuno con diamantesdiseñado por el maestro Givenchy en 1961. Pero esa no fue la primera ocasión en la que Givenchy vistió a Hepburn: en la película Sabrina (1954), Audrey viste un LBD diseñado especialmente para tapar sus huesudas clavículas. Nació así no solo otro icónico vestido negro, sino también el cuello barco.

El vestido de Givenchy que Audrey Hepburn lució en Sabrina

El vestido de Givenchy que Audrey Hepburn lució en Sabrina

Aprovecho para recomendar, a los que viváis en Madrid o a quienes estéis de paso hasta el 18 de enero, la exposición que el museo Thyssen dedica a Hubert de Givenchy, fundador de la maison y creador de estos dos icónicos vestidos que contribuyeron a crear el mito de Audrey.

Muchos otros han sido los diseños de LBD que han pasado a la historia y casi todos los diseñadores han hecho su interpretación de este clásico. Y es que, casi siempre, la respuesta más sencilla al qué me pongo es la más correcta (permitidme esta aplicación de la navaja de Ockham a las teorías fashion).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s