Últimas noticias

Varry Brava: “Queríamos pop ochentero con un sonido actual y estribillos demoledores”

Foto de Marta Vega

Foto de Marta Vega

Varry Brava son sinónimo de fiesta, años ochenta y duelos de baile. Y con “Arriva: 16 horas de juego y 4 litros de bebida energética” vuelven actualizando su sonido, pero manteniendo su esencia y con la misión que la fiesta no acabe mientras sus canciones estén sonando. Durante su visita promocional a Madrid, nos reunimos con Óscar, Aaron y Vicente para charlar de este nuevo disco, los primeros conciertos de la gira, la canción italiana y la moda.

Vuestra influencia ochentera y noventera, atrevida y sin prejuicios, siempre ha estado uniendo la música con la moda. ¿Os consideráis unos visionarios?

Los tres al unísono: ¡Totalmente!

¿Hasta qué punto creéis que la imagen es importante en un grupo para darse a conocer y en la escena actual?

Óscar: Todas las bandas tienen imagen. Da igual que vayas con un pantalón vaquero roto, da igual. Lo que pasa es que nosotros preferimos otro tipo de imagen.

Aaron: Huir un poco más de la corriente actual. Lo que pasa es que, a lo mejor, si estuviéramos en el 1983 nosotros seríamos los normales y Supersubmarina con sus pantalones vaqueros serían los raros.

Óscar: A mí me toca ahí un poco la moral, porque dicen qué pintas qué no sé qué…  Las pintas que tú llevas que vas todo de negro, ¿te puedes creer? Pues me enfada un poco, tío. Yo estoy contentísimo con la imagen que lleva la banda.

Aaron: Y muy enfadado con los pantalones vaqueros.

Óscar: Y muy enfadado con los pantalones vaqueros de color vaquero. Que menos mal que no habéis venido ninguno de los dos con ese color.

Ya habéis dado algún que otro concierto donde habéis estrenado canciones de “Arriva”, ¿cómo está siendo la respuesta del público a las nuevas canciones?

Óscar: Nos sorprendió porque mucha gente ya había escuchado los temas, no sé si de alguna grabación de algún otro concierto, y la gente lo ha cogido muy bien. Estamos muy contentos, la verdad, con la acogida del primer single, Oh oui oui y de Fantasmas igual.

Yo creo que Fantasmas va a funcionar muy bien, tiene una subida muy “makinera”.

Aaron: Todo el rato estaba pensando en Rihanna y en Jay Z. Nos encanta todo eso que hace Rihanna con Calvin Harris. Esa es la idea, que Rihanna un día venga y quiera cantar con nosotros.

Óscar: Claro, sería realmente maravilloso (Risas).

Hicisteis una preventa digital en iTunes donde con la compra del disco regalabais un cassette decorado por vosotros mismos.

Óscar: Sí, así lo hemos hecho. La idea era compensar, con la venta digital que tuvieran algo físico también y decidimos hacer una cinta, como las que grabábamos cuando nosotros teníamos 15 años y como las decorábamos entonces. Hemos hecho un collage y de ahí hemos sacado las portadas. Cada una es distinta, es un obsequio exclusivo, numerado y además personalizado. ¡Y con un saludo personalizado para cada fan dentro de la cinta!

Y con lo ochenteros que sois, tanto en la estética como en las influencias, ¿no habéis pensado dar el paso al vinilo? Que al igual que el cassette, también está muy de moda ahora.

Óscar: Sí, además hoy mismo nos han confirmado que para noviembre, y esto es exclusiva, tendremos el vinilo.

Aaron: Vinilo azul, por cierto, como la portada.

Igual esto os lo han preguntado antes, pero es tan llamativo que no podemos dejar pasar el preguntarlo. Vuestro disco se llama “Arriva: 16 horas de juego y 4 litros de bebida energética”. ¿Qué se esconde tras este título? ¿Por qué se llama así?

Óscar: Que lo explique Aaron, que él lo explica muy bien (Risas).

Aaron: Un día discutiendo por WhatsApp los tres…

Óscar: Discutiendo no, debatiendo.

Vicente: Dialogando.

Aaron: Sabíamos que “Arriva” nos gustaba, pero era algo que estaba ahí como título remanente. No encontrábamos el título y dijimos “venga, la primera tontería que veamos en Internet se lo ponemos de título”. Vale, de acuerdo. Nos metimos en Internet y la primera noticia era un chico que se había quedado en coma después de jugar a videoconsolas durante 16 horas y beberse 4 litros de bebida energética. Nos pareció muy divertido, nos pareció que era genial, que tenía un hashtag muy divertido que era  #16h4l. Compramos esa idea, y luego el chico sobrevivió, lo cual hace que la historia sea bonita.

Óscar: Es bonita la historia.

Aaron: Una historia preciosa. “Love story”, “Titanic” y esto.

Óscar: Y el chico del coma.

¿Y no sabéis su nombre o quién era?

Aaron: No, pero un día lo buscaremos.

Óscar: Y le invitaremos a un concierto.

Aaron: Sí, porque ya a un Redbull no querrá (Risas).

En este disco habéis trabajado con tres productores diferentes: Tato Latorre, Juan de Dios y Sebastian Krys. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Óscar: Muy buena, Tato Latorre ha sido como la piedra angular, coordinando la producción con Juan de Dios y Sebastian Krys. Ha sido un trabajo genial, la verdad, ha sido un placer trabajar con tres grandes productores nacionales e internacionales. ¿Y qué te voy a decir? Hemos aprendido muchísimo, nos lo hemos pasado muy bien y ojalá podamos repetirlo.

Tras escuchar el disco es evidente que, en su mayoría, habéis cambiado el italodisco por los sintetizadores contundentes. ¿Cómo llegáis a este punto? ¿Se trata de algo premeditado?

Aaron: Comprando sintes (Risas). No hay nada como comprarlos para usarlos, cuantos más tienes más tienes que usarlos.

Óscar: Sí, cuando empezamos con “Ídolo” Aaron tenía un piano…

Aaron: No, por favor, no llames piano a aquello (Risas). Tenía hasta para disquetera y todo.

Óscar: Lo que pasa es que el sonido, la actualidad, las tendencias, todo va haciendo mella y va resultando en la producción de las canciones.

Aaron: Igual que las bases de lo que hacemos siguen siendo muy ochentas y muy noventas, como concepto compositivo del pop y de lo que nos gusta del pop. No queremos anclarnos en ese sonido y, aunque haya ciertas reminiscencias de lo que hubo en los ochenta y los noventa, queremos sonar actuales, porque nos gusta sonar más a ahora y no por una pose de “quiero sonar como suena todo el mundo”.

Vicente: Ha sido de manera natural, no le hemos dicho “Aaron, cómprate otro teclado”.

Aaron: ¡Que también me lo han dicho! (Risas).

Óscar: Los productores con los que hemos trabajado también usan mucho ese tipo de recursos, mucho más sintes.

Aaron: Todo lo que hemos hecho con Sebastian Krys, todo lo que ha mezclado él… Mira, la sensación cuando nos enviaba las mezclas, al oírlas era de “¿De verdad? ¡Te estás pasando!”, entonces le decíamos cuatro o cinco cambios y nos mandaba exactamente lo mismo (Risas).

Óscar: Lo curioso es que antes de llegar aquí estábamos hablando exactamente de lo mismo de Juan de Dios. Con él le decías “tío, ¿puedes el sinte ese bajarlo un poquito?”, te decía que sí sí, ¡pero te enviaba lo mismo! (Risas). Y al final a la gente le gusta y a nosotros también.

Vicente: Lo bueno es que no se ha perdido la identidad.

Aaron: No no, porque las influencias son las mismas y la composición al final viene del mismo pop que nos gusta, pero ha sido ponerse un poquito más al día también.

Las canciones del disco nosotros las vemos incluso más fiesteras y de baile que con “Demasié”. Los sintetizadores tienen un mayor protagonismo, incluso la que parece más “relajada”, Navidad, tiene un aire muy juguetón que podría recordar a ciertas canciones de Mecano. Para vosotros, ¿cuál es el mensaje de este disco?

Óscar: Hay una cosa que me sorprende y es que la gente está diciendo que “Arriva” es todavía más fiestero que “Demasié” (Risas). Con lo cual yo ya no sé a dónde vamos a ir.

Aaron: Lo siguiente directamente en vez de hacer un disco…

Óscar: ¡Vamos a montar una discoteca! (Risas)

Aaron: Varry Brava se aleja de la música y monta una serie de garitos remontando la Ruta del Bakalao.

Vicente: Como el parque de la Warner, ¡pero de Varry Brava!

Óscar: La verdad es que nos gusta muchísimo todo lo que está diciendo la gente del disco. Joder, qué alegría.

Aaron: Los directos siempre han sido muy divertidos, siempre se ha montado mucha fiesta. A lo mejor esa sensación viene que hace mucho tiempo que grabamos “Demasié”, que eso también estaba en el disco, pero estos dos años de trabajo, de directos y de relación con la gente han quedado muy plasmados aquí. Por eso todo el mundo dice que parece un disco muy fiestero, muy divertido y estamos muy contentos.

Óscar: Teníamos algo muy claro, y era que aquí queríamos concentrar todavía más el pop, con esa influencia de pop ochenta con un sonido más actual y estribillos demoledores. Con esas armas hemos ido ahí y hemos hecho las canciones que queríamos hacer.

Foto de Marta Vega

Foto de Marta Vega

Jugando un poco con el nombre de una de las canciones de “Arriva”, vuestros conciertos siempre son una auténtica Fiesta, convertís el escenario en una pista de baile, ¿pero recordáis uno de los súper conciertos de la pasada gira “Demasié” que se convirtiese en la madre de todas las fiestas?

Óscar: Antes de contestar, me gusta mucho lo de los súper conciertos de Varry Brava. Podríamos anunciar la gira así: “Comienza la gira Arriva de los súper conciertos de Varry Brava”. Me parece como el ¡Boom!

Aaron: Nos ha gustado mucho el SOS, fue muy chulo volver a Murcia después de tanto tiempo.

Vicente: Jugar en casa siempre mola.

Aaron: El concierto en Arenal Sound estuvo muy bien. La verdad es que últimas entrevistas destacamos mucho los festivales más pequeños, que van saliendo cada vez más. A la sombra de todos los macro festivales que todos conocemos, tienen una programación muy chula, juegan muy bien con los medios que tienen, y hemos tenido muy buenas experiencias en festivales de cuatro o cinco bandas. Destacamos mucho eso, no hace falta hacer un macro festival de centenares de bandas de las que ves dos y el resto estás en coma o haciendo botellón en la puerta, sino que hay festivales pequeñitos que están haciéndolo muy bien, te tratan muy bien y tienen carteles muy interesantes.

Claro, y ahora porque lo tenéis más reciente, pero también habéis tocado en salas donde la gente sólo va por vosotros.

Óscar: Es algo totalmente distinto. A mí muchas veces me da la sensación como que estamos entre amigos o en familia, aunque no conozcas a la gente. Pero es lo que tú dices, sabes que la gente ha venido a verte a ti y que da igual que toques la peor canción del disco, van a estar ahí y les va a gustar mucho.

Aaron: En un festival tienes que aprovechar el tiempo muchísimo. Como la mayoría de gente que tengo delante ni me conoce, o me conoce poquito o por una canción, tengo que convencerlos todo el rato, hay que estar arriba, top del concierto. En las salas tienes más hueco para tener más relación con la gente.

Hicisteis un EP en italiano, “Bravissimo”, antes de este “Arriva” y nos preguntamos si no os gustaría versionar alguna canción de alguna diva italiana.

Aaron: ¡Somos muy de Mina!

Óscar: A nosotros nos gusta mucho Mina Mazzini. De hecho, Brava viene por la canción de Mina.

Aaron: Luego, hay mogollón de canciones de Franco Battiato que nos encantan.

Óscar: Pero nunca lo hemos hecho. Pero mira, Golpes Bajos sí lo hizo con Come prima y no se caracterizaban precisamente por sus influencias italianas.

Aaron: Nosotros, de hecho, lo potenciamos.

Óscar: Pues una canción… ¿Qué canción italiana podríamos versionar? Hombre, pues podríamos hacer, por ejemplo, Come prima, como hizo Germán Coppini, que en paz descanse.

Y por último, y no por ello menos importante, ¿cuándo conoceremos a la madre de Aaron para que nos de unos consejos de moda retro? Que, por lo que vemos, ella sabe mucho.

Aaron: A mi madre la vais a conocer tarde o temprano, porque cuando triunfe y sea la mejor modista de este país tendréis que rendiros ante ella (Risas). Mientras sólo veréis algunas cosas que nos hace.

Óscar: Cómo quiere a su madre, si fueras rockero no hablarías de tu madre.

Aaron: ¿Cómo que no? Constantemente, pregúntale a Rosendo qué pensará de su madre.

Óscar: Los rockeros no tienen madre.

Aaron: Los rockeros tienen madre, y la quieren más, pero mucho más, que los heavys.

Óscar: La quieren pero en silencio. La quieren pero no lo expresan.

Aaron: Pero los poperos y los copleros lo decimos,  y yo a la mía la quiero mucho.

Óscar: Por cierto, un saludo a la madre de Aaron. La verdad es que tenemos que agradecerle mucho a Mari Carmen su trabajo con los diseños de nuestra nueva colección.

1 Trackback / Pingback

  1. Diego Garnés: “La fotografía perfecta es con la que la gente se quedase mucho tiempo observándola” | Cultura Fetén | Fanzine digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s