Últimas noticias

“I forget where we were”, lo nuevo de Ben Howard

Quizá no es un nombre que se haya escuchado mucho desde sus comienzos, al menos en España, pero últimamente no hace más que ir de boca en boca.

La primera vez que pisó nuestro país fue en la edición del 2012 del BBK Live de Bilbao, que aun saliendo del cascarón ya contaba con un pequeño séquito de fans, y la última ha sido este verano en los Veranos de la Villa del Circo Price de Madrid. Con tan sólo diez años de edad, una guitarra y una tabla de surf, el inglés Ben Howard empezó a crear su carrera musical entre olas y viajes, construyendo sus canciones a raíz de las relaciones humanas y de las vivencias que experimentó.

Tras dos EP’s y un álbum a sus espaldas, posicionándose durante 79 semanas consecutivas en el Top 1 de las listas de discos en Reino Unido y haber sido reconocido como “mejor artista” y “mejor artista revelación” en 2013, viene a presentarnos su nuevo trabajo: “I Forget where we were”.

Un disco cargado de temas profundos con composiciones mucho más elaboradas, en el cual refleja un claro ejemplo de superación y madurez en cuanto a lo musical se refiere, (sin mencionar que en sus primeros trabajos cualquiera diría que fueron compuestos por un chaval de veinte años), que sin salirse de la línea del folk acústico incrementa los sonidos eléctricos y destaca mucho más su registro vocal.

Bajo el mismo nombre que el disco, el primer single, I forget where we were te transporta a un paisaje, a un momento y a un lugar exactos, al que el autor quiere llevarte como si de un viaje se tratara. Precavido al principio y decidido al final, colisiona con sonidos envolventes aumentando en intensidad los agudos y dejando caer un sin fin de melodías variables al final.

Otra que destaca es End of the affair por su larga e intensa duración, que quizá es la que más impresiona por ser la que menos se espera que contenga un cambio tan drástico al final de la canción, la que comenzaba con voz y acordes de guitarra acústica a ritmo lento y apaciguado salta progresivamente dando paso a una pieza instrumental fundida entre coros lejanos y pedales de por medio. Toda una maravilla musical.

Conrad fue el tercer adelanto con el que Howard nos dejó claro que este disco estaría lleno de sorpresas. También más larga de lo normal, es un ejemplo perfecto para definir sencillez y calidad en una sola canción. Con una melodía lineal compuesta por claras y simples notas de una eléctrica, teclados y percusión el tema es enriquecido por la sinergia entre los tres instrumentos y el ambiente agradable que consiguen recrear.

Small Things probablemente la composición más hipnotizante y cautivadora del disco. Jugando con pedales de nuevo consigue darle un sonido envolvente en el que cada acorde vibra al compás de cada nota de su versátil voz logrando atravesar cada parte de tus sentidos como si de punzadas se tratara. Con In dreams se adentra en terrenos más oscuros y misteriosos, reflejando los parámetros solitarios que se esconden en el alma humana, con una melodía decadente acompañada de la dureza y vulnerabilidad de su voz hace de este tema una exquisitez sublime.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s