Últimas noticias

“Lolito” o el adolescente del siglo XXI de Ben Brooks

81BL0yRWVQLMe da cierto respeto hablar sobre el último libro publicado de Ben Brooks, Lolito (Blackie Books), escrito nada más y nada menos que por un chico de veintidós años, que ya llevaba a sus espaldas otras cinco novelas publicadas.

Su primera novela se publicó cuando Brooks era un adolescente, solamente tenía dieciséis años, pero  en España se dio a conocer en 2011 con la publicación de su novela Crezco”, de la que se está haciendo una adaptación para la televisión británica.

Expuesta su trayectoria no puedo evitar pensar que se trata de un chico al que le saco dos años, lo que me lleva a plantearme qué mierda estoy haciendo con mi vida. Confieso que, a mis veinticuatro años, mi lista de logros es más escueta de lo que querría admitir, sobre todo si al lado tengo la interminable lista de Ben Brooks.

Lolito ha sido todo un fenómeno del que mucho se ha hablado ya. Se trata de una novela rápida construida por frases breves, con un estilo agudo e ingenioso. Brooks juega con la acidez e inocencia que caracterizan a su protagonista, Etgar. A través de él habla en primera persona, y de una forma bastante realista, sobre los miedos y problemas adolescentes del siglo XXI, donde la tecnología lleva la voz cantante.

El adolescente en cuestión tiene quince años y acaba de descubrir en Facebook que su novia Alice le ha engañado, y no con cualquier tío, ha elegido a un tipo grande y fuerte con el que preferirías no tener que meterte. Una vez descubierto el engaño, Etgar se desmorona, pasa las horas etílico, viendo vídeos en Internet, escribiendo poemas de amor-odio para Alice, y, de vez en cuando, bebiendo té con Nesquik. Frente a este caos, usa el humor como una manta con la que tapar el dolor que le produce pensar en la traición de Alice.

La soledad le empuja a buscar sosiego en un chat para adultos, donde empieza a intimar con una desconocida y atractiva cuarentona. Los dos se sienten perdidos e indefensos, y las pantallas de sus ordenadores son un refugio donde pueden esconderse de la realidad. Esta historia bien podría ser la versión moderna del clásico de Nabokov, de ahí el guiño del autor al escoger el título de la novela.

Etgar gestiona como puede la conmoción que produce sentir determinadas cosas por primera vez, y va introduciéndose sin poder evitarlo en las luces y sombras del mundo adulto. Pasa por los típicos problemas adolescentes, pero sus miedos empiezan a ser más adultos de lo que le gustaría.

Nos encontramos ante la mezcla perfecta de ironía, ingenuidad, humor, y drama, lo que convierte a la última novela de Ben Brooks en lectura obligatoria.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s