Últimas noticias

’71: La violencia que no cesa

No es novedad que una película británica tenga como cuestión principal el conflicto armado de Irlanda del Norte. El IRA, los enfrentamientos armados entre católicos y protestantes, las calles del Ulster en llamas, la lucha civil… son temas recurrentes para el cine anglosajón.

71 dentro cartel

Sin embargo, en el momento en el que un joven e inexperto soldado británico “debuta” con una misión -en principio rutinaria- por las calles de Belfast y queda atrapado entre dos fuerzas enfrentadas, la sensación cambia: la base histórica deja paso a la angustia de la persecución.

Te metes en el pellejo del protagonista y sientes la necesidad de abrirte paso entre la multitud y correr. Correr lo más lejos posible por unas calles desconocidas, un territorio inhóspito y violento en el que solo vale matar o morir.

La película arranca con un ritmo lento que se acelera al son de la música de David Holmes (Trilogía de Ocean´s) y todo queda envuelto en una niebla violenta en la que el protagonista se atasca en la lucha de poderes.

Yann Demange cuenta para su opera prima con el joven Jack O´Connell en el enorme papel del soldado Gary Hook. Un personaje de acción que ve como su situación cambia en segundos, pasando de ser gato a ratón, y viendo como en un registro a una casa su compañía pierde la posición y a un par de sus hombres.

71 dentro 2

La película arranca con un ritmo lento que se acelera al son de la música de David Holmes (Trilogía de Ocean´s) y todo queda envuelto en una niebla violenta en la que el protagonista se atasca en la lucha de poderes e intereses, civiles y militares, jefes y subordinados, ingleses e irlandeses, personas al fin y al cabo.

El trasfondo político evoca imágenes de títulos como el mítico Bloody Sunday (2002) de Paul Greengrass, donde toda la lucha y sentido ideológico llegan a quedar al margen para introducirnos en un thriller angustioso que es sino una moraleja sobre las consecuencias de cualquier conflicto armado. Pero es curioso cómo, aunque siendo desafíos diferentes, la situación de hostilidad y la necesidad de supervivencia del soldado recuerdan a Desayuno en Plutón (2005) por aquella resistencia a la adversidad y la esperanza en la bondad del ser humano.

No hay que dejar de tratar estos temas por más dolorosos que sean. Y uno de los mejores ejemplos lo tenemos en nuestro propio cine, viendo el éxito de Ocho Apellidos Vascos

Sin duda, el paso del tiempo permite hablar de las cosas con perspectiva. Y es que los conflictos de este tipo no dejan de ser una gran fuente de inspiración llena de riesgos. Nunca se sabe dónde está el límite, ni si se puede o debe cruzar para no herir la sensibilidad del espectador. En cualquier caso, lo que queda claro es que no hay que dejar de tratar estos temas por más dolorosos que sean. Y uno de los mejores ejemplos lo tenemos en nuestro propio cine, viendo como Ocho apellidos vascos (2014) se ha convertido en la película más taquillera de la historia del cine español tratando con humor uno de los hasta hace muy poco, temas tabú en España.

71 dentro 1

´71 hay que verla agarrado a la butaca, y sabiendo que el olor de las hogueras de las húmedas calles de Belfast se te meterá tan adentro que querrás salir de ellas sin mirar atrás. Grande la transformación de tensión en terror, y grande la sensación de pensar que en momentos límite, solo podemos confiar en nuestro instinto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s