Últimas noticias

“No te salves”, el ultimátum de Mario Benedetti

Mario-Benedetti-cancionero_CLAIMA20120517_0154_19

Hoy es el turno del gran Mario Benedetti, quien ha tenido, y tiene, sus defensores y detractores, como la mayoría de artistas, consecuencia inevitable de exponer algo al público. Yo, como fiel admiradora, me encuentro obviamente en el lado de la defensa.

Experto en hablar de amor como pocos, va dibujando este sentimiento tal y como es, algo común y primario, tan bonito como doloroso. Analizando mis reseñas queda claro que empieza a ser una constante en mí referirme a autores que consiguen mostrar la belleza de lo cotidiano de la forma más sencilla. A estas alturas ya no engaño a nadie.

Estoy releyendo una vez más su libro de poemas, “El amor, las mujeres y la vida” y se me hace cuesta arriba quedarme sólo con un poema. Me genera un sentimiento de culpa dejar a un lado poemas que siento tan cercanos y tan auténticos. Yo, que en otro tiempo presumía de decisión a la hora de actuar, veo que con el paso de las hojas del calendario, cada vez me cuesta más elegir cualquier cosa en general.

Voy a destacar su poema “No te salves”, porque fue el que me enganchó a Benedetti. Construido por versos que nos dan el impulso necesario cuando lo más fácil es quedarse en esa zona de confort, donde podemos controlar la situación sin ningún tipo de peligro, y sobre todo sin dolor. Pero vivir no consiste en eso, vivir es sentir y también sufrir, es estar en constante movimiento y arriesgar. No podemos esperar a que las cosas pasen, limitándonos a observar detrás de una cortina. Vivir es no juzgarse antes de tiempo, como bien decía Mario, y no dejar que nuestros miedos e inseguridades nos paralicen.

“no te llenes de calma

no reserves del mundo

sólo un rincón tranquilo

no dejes caer los párpados

pesados como juicios”

Me doy cuenta del topicazo que acabo de escupir, pero no deja de ser cierto por más tópico que sea. Si echamos la vista atrás, nuestros mejores recuerdos vienen, la gran mayoría de las veces, de momentos en los que nos la jugamos. Y sí, es un hecho que la jugada no siempre sale cómo nosotros queremos, pero más cierto es aun que si no juegas, ganar se convierte en un imposible.

Todo esto Benedetti lo sabe, y nos lo recuerda a lo largo del poema “No te salves” a modo de ultimátum, sin darnos escapatoria. Porque la otra alternativa, salvarse, ni siquiera es una opción para él. Elegirla implica el rechazo más absoluto por parte del poeta, por quedarnos en el lado cobarde, donde nada pasa, ni bueno ni malo, donde vivimos muertos sin hacer ni sentir.

“pero si

pese a todo

no puedes evitarlo

[…]

y te juzgas sin tiempo

y te quedas inmóvil

al borde del camino

y te salvas

entonces

no te quedes conmigo”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s