Últimas noticias

Fallece Kenji Ekuan, diseñador japonés: “Ante la brutal visión de la nada, sentí la necesidad de mirar objetos”

kikkoman kenji¿Te gusta la comida japonesa? ¿disfrutas con la cocina asiática? Si la respuesta es afirmativa, conoces la marca Kikkoman, la de la salsa de soja. Si la gastronomía oriental no es lo tuyo, posiblemente también. Aquella cuyos recipientes oficiales se rellenan con sospechosas marcas blancas de salsa, a medida que desciende la catadura de los locales donde se sirven.

El mítico envase de Kikkoman de 150 mililitros, letras amarillas, tapa roja con doble orificio, hechuras de matraz y aviso de no rellenar si no es con auténtica salsa Kikkoman, está de luto. Su diseñador, el prolífico Kenji Ekuan, pionero del diseño industrial japonés, ha fallecido a los 85 años en un hospital de la ciudad de Tokio al no superar un problema cardiaco.

botellaSu botella Kikkoman no vino al mundo por casualidad. Ese pequeño y funcional objeto del deseo vio la luz por primera vez en 1961 con un objetivo claro: servir salsa fácilmente sin goteos molestos. La madre de Ekuan empleaba en la cocina un recipiente grande y poco operativo para este menester, que irremediablemente terminaba goteando. Esa fue la génesis misma de toda su creación posterior: idear objetos y bienes de consumo de fácil uso y con la sofisticación siempre al servicio del manejo.

El recipiente Kikkoman es de vidrio rellenable, puede durar años sin deteriorarse, no genera residuos y resulta agradablemente fácil de utilizar. En una ocasión, Ekuan afirmó que diseñar significaba hacer feliz a la gente, crear objetos para la comodidad y mejorar la estética y la ética. Su método de trabajo incluía ahondar en la psicología de las necesidades del ser humano y aplicar eficientemente sus conclusiones a los pequeños objetos. Actualmente, la botella Kikkoman ha sido elevada a la categoría de arte y se expone en el MoMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Sin embargo, a Ekuan le ha ocurrido lo mismo que a otros tantos genios e inventores de toda época. Antes de su fallecimiento, y con mayor motivo después, en occidente se le identifica casi exclusivamente con la famosa salsera, fruto de la popularidad del producto. Justo es reivindicar la autoría de este diseñador en creaciones industriales menos icónicas fuera de las fronteras niponas, y de envergadura considerablemente mayor. A través de su estudio GK Industrial Design y gracias a su inspiración directa o indirecta, se han diseñado trenes de alta velocidad como el Tren Bala Komachi, o el N’EX, que conecta Tokio con el aeropuerto internacional de Narita, amén de la imponente motocicleta Yamaha modelo VMAX. Suyo es el diseño en forma de acogedora concha que poseen los asientos en clase preferente de Japan Airlines, y por los que recibió la distinción Good Design Award en 2003. Año en el que recibió también el Lucky Strike Designer Award por el diseño de la botella Kikkoman, nacida 42 años antes. En cualquier caso, su nómina de premios es extensísima.

kikko ManJapón debe parte de su halo de modernidad y vanguardia a Kenji Ekuan, quien en el momento de su fallecimiento ostentaba el cargo de presidente de GK Design, del Japan Institute of Design, de Design for the World y la presidencia honorífica del Consejo Internacional de Sociedades de Diseño Industrial. Un largo camino plagado de éxitos para este pacifista militante que se inició tras el bombardeo de Hiroshima (1945), ciudad en la que vivió siendo niño, y en la que perdió a su padre y a su hermana. La ciudad asolada fue el germen de su vocación. Crear cosas. Inventar objetos. “Ante la brutal visión de la nada, sentí la necesidad de tocar, de mirar objetos. La existencia de las cosas tangibles es importante, es una prueba de que los seres humanos estamos aquí”.

Abandonó el templo budista donde estaba estudiando (su padre era monje en aquel lugar) para ingresar en la Facultad de Bellas Artes de Tokio y posteriormente, en el Art Center de Pasadena (California). Hace quince años pasó a formar parte de la Orden del Sol Naciente, la condecoración más importante que otorga el Gobierno de Japón. “El camino de Buda es el camino a la salvación de todos los seres vivos, pero me di cuenta de que, para mí, el camino a la salvación residía en los objetos”. Transformar la destrucción y el odio en creatividad ha sido su opus magna.

1 Comentario en Fallece Kenji Ekuan, diseñador japonés: “Ante la brutal visión de la nada, sentí la necesidad de mirar objetos”

  1. Enrique Requejo // 14 febrero, 2015 en 20:50 // Responder

    No sabia de la exitencia ni de la fama de estas botellitas (jamas he comido en un japones) pero si un dia voy a un restaurante me fijare.

    Un articulo excelente. Me ha gustado mucho leerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s