Últimas noticias

“La chica del grupo”, el arte en la vida de Kim Gordon

kim_gordon_4505_635x

Portada de “La chica del grupo”, las memorias de Kim Gordon, publicado por Editorial Contra.

Llegaba su fin el año 2011 cuando el sello Matador Records publicaba un comunicado donde anunciaba la separación del matrimonio formado por Kim Gordon y Thurston Moore, ambos pertenecientes a la banda Sonic Youth, tras las últimas fechas restantes de la gira el destino del grupo sería incierto. Ellos sabían perfectamente que era el fin de Sonic Youth, y así arranca el libro, con un dolido prólogo vivido en primera persona acerca de los últimos días de una de las bandas más representativas de las últimas décadas.

Las memorias de Kim Gordon, publicadas por la editorial Contra el pasado mes de febrero llevan por título “La chica del grupo”, una etiqueta que le ha perseguido desde el primer momento que se subió a un escenario.

Tras esta primera introducción, Gordon comienza a narrar cronológicamente lo que ha sido su vida, dividiéndola en dos partes bien diferenciadas donde la creación del grupo Sonic Youth ejerce de punto de inflexión. Pasando por una infancia y juventud en Los Ángeles ensombrecida por la presencia de la enfermedad mental de su hermano mayor, Keller, su despertar artístico coincidirá con su rechazo a la imagen de joven tímida y frágil de la Costa Oeste, y la formación de la banda. No sólo lo musical, también la pintura, la performance, la moda, el cine o la fotografía eran campos que interesaban, e interesan, a Kim Gordon.

Evidentemente a lo largo de todo el libro Thurston Moore, su pareja artística y sentimental durante 27 años, será el gran hombre de su vida y padre de su querida hija, Coco, de lo que ella no duda en afirmar que “fue mejor padre que pareja”. Por lo reciente que aún pueda quedar en el tiempo su separación, desde el mismo comienzo que aparece Thurston ella nos recuerda sus virtudes y sus defectos, sus aptitudes que le hacían un hombre admirable y las que imposibilitaban la convivencia, sintiéndose ingenua y atendiendo continuamente a las pistas del pasado que desencadenarían el fatal fin de su relación tras enterarse de la infidelidad de él. Sonic Youth será una parte importante para ella, pues sobre el escenario encontraría la liberación. Además de realizar un repaso de todos y cada uno de los discos, regalando momentos más anecdóticos, como el fantástico capítulo acerca de la gira conjunta con Neil Young, cuenta también las difíciles situaciones que una banda de sus características tuvo que afrontar y cómo, tras un trabajo incansable, consiguieron formar parte de la historia de la música partiendo desde el más puro underground.

En los treinta años de trayectoria de la banda surgieron a la par numerosos movimientos musicales, como el grunge, del que consciente o inconscientemente Nirvana fue abanderado, y son enternecedoras las palabras de amistad y admiración mutua que dedica Kim Gordon al fallecido Kurt Cobain. “La chica del grupo” es una lectura amena, rápida y realmente muy atractiva, más allá de conocer la vida y obra de Gordon también es un valioso documento acerca de la escena artística de finales de siglo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s