Últimas noticias

“10.000 Km” el reto del amor online de Carlos Marques-Marcet

Fotograma de “10.000 km”.

Fotograma de “10.000 km”.

“10.000 km” es una película que se te mete dentro y te remueve. Una historia real, sin grandes dramas ni odiseas. Que precisamente por eso duele, porque te la crees y lo sientes todo. Pasas 90 minutos frente a un espejo que puede devolverte el reflejo en cada plano.

Carlos Marques-Marcet se estrena en el largometraje con “10.000 km”, después de una larga trayectoria como montador y realizador de cortometrajes. En el film nos muestra la relación de Alex y Sergio, una pareja joven decidida a dar un paso más en su relación, que ve como todos sus planes se van por el desagüe al tener que poner miles de kilómetros y un océano entre los dos. Ellos se ven fuertes y apuestan por adaptarse a la nueva situación, pero no es nada fácil, la voluntad flaquea y las dudas se instalan en sus vidas. El egoísmo acaba por salir, quieren que funcione pero son incapaces de ceder y amoldarse a las necesidades del otro.

Ellos se ven fuertes y apuestan por adaptarse a la nueva situación, pero no es nada fácil, la voluntad flaquea y las dudas se instalan en sus vidas.

Aunque las facilidades que nos da hoy la tecnología son indiscutibles, no hay nada que supla el estar ahí, en el mismo sitio al mismo tiempo. Poder ver y oír a la otra persona, aunque sea pixelada y entrecortada, consigue que nos sintamos un poco más cerca y participes de la vida del que está lejos, pero también más conscientes de la imposibilidad de poder tocarse, olerse, y sentirse.

Nos convertimos en esclavos de los enchufes, las baterías, las últimas horas de conexión, y nos aferramos a pantallas con las que reímos y lloramos, a las que queremos acariciar y no nos devuelven el gesto.

Fotograma de “10.000 km”.

Fotograma de “10.000 km”.

Carlos Marques-Marcet abre “10.000 km” con un plano secuencia de más de veinte minutos, perfectamente medido y orquestado, en el que nos presenta a los personajes, Alex y Sergio , y la tesitura en la que se encuentran. Los actores superan la dificultad que tienen los planos de este tipo y bordan sus papeles. Tras este inicio, gran parte de la narración se da mediante videoconferencias que muchas veces fallan por problemas de conexión. Este deterioro de la comunicación aumenta la frustración en la pareja. La película, que cuenta con los dos protagonistas, Natalia Tena y David Verdaguer, como únicos actores está rodada solo en interiores. Dos espacios y dos personajes bastan y sobran para despertar los sentidos y abrir heridas. El espectador inevitablemente empatiza con los personajes y con lo que están viviendo.

La química que desprenden Natalia y David no es poca cosa, pues han conseguido que el Festival de Austin se invente un premio solo para ellos al mejor dúo protagonista. A este galardón hay que sumarle las cinco Biznagas que se ha llevado el film en el festival de Málaga a mejor película, mejor director, mejor actriz, mejor guión novel y el premio de la crítica.

Nadie nos prepara para sobrellevar la carrera de obstáculos en la que se convierten estas relaciones. Gestionar el malestar es muy difícil cuando no se tiene al lado a alguien a quien soltarle lo que te quema para después recuperar el equilibrio y poder volver a la normalidad. Sin embargo, entiendo que el premio bien merece la penitencia, que la recompensa es grande si conseguimos hacer que funcione.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s