Últimas noticias

Zahara: “Tengo muchas ganas de salir de gira y tocar con la nueva banda”

2edi

Zahara ha vuelto con un nuevo disco y a sorprendernos, pues “Santa” (G.O.Z.Z. Records) es sin duda un paso adelante en su carrera. Nuevo sonido, con tintes electrónicos, épicos y muchos coros, lo publica en su propia discográfica y se acabó la pena de “La pareja tóxica”, ¡este es un disco incluso bailable! También muy guerrero, con su canción vengativa, y único, como ella y como el maravilloso packaging de su edición especial. Entrevistamos a la simpatiquísima y alocada cantante jienense afincada en Madrid acerca de este santo disco:

 

“Santa” lo publicas en tu propio sello discográfico, “G.O.Z.Z. Records”, ¿se puede saber qué ocultan esas siglas “G.O.Z.Z.”?

(Risas) La historia de verdad no tiene mucho glamour ni nada, pero es que mi discográfica en principio se iba a llamar “Godzilla Records” porque Ken Stringfellow, guitarrista de The Posies, cuando coincidí con ellos me preguntó cómo me llamaba y quería saber mi apellido, yo le dije que me llamaba Gordillo y él dijo “¿Godzilla?”. Entonces a mí me hizo muchísima gracia y siempre me llamaba “Godzi” y cosas así. Entonces pensé, si alguna vez monto algo en mi vida quiero que se llame Godzilla. Como Godzilla es una peli miré patentes, me asesoré para poder usar el nombre, le quité una “l”, no había competencia desleal ni uso inapropiado de la marca, decidí llamarla así, hice el registro y tal, pero un día recibí una carta de la productora de “Godzilla” diciéndome amablemente que retirara el nombre. En una hora tuve que cambiar el nombre, el logo y enviar el diseño, porque era justo cuando estábamos mandando el disco a fábrica. Coincidió todo el mismo día. De repente todo existía. Todos los nombres que se me ocurrían existían, ya estaban registrados. “Santa Records”, “Zahara Records”, ya llegué a poner “Tu Puta Madre Records” y existía… (Risas)

Estaba ya tan indignada y como quería que mantuviera del alguna manera lo del origen, y que cupiera además en el logo que ya había usado, que no existiera ni tuviera que ver con nada, y al final fue como una especie de juego en el que esto era lo único que no existía en  el registro de patentes aquella noche en la que estábamos buscando nombre. Las siglas. Lo puse con siglas además para que no hubiera opción, porque la palabra “Gozz”, sin siglas, significa algo, es como una herramienta en Photoshop. Entonces yo dije “no quiero ningún problema de nadie en mi vida que me llegue diciendo que he usado el nombre de alguien”. Tiene más historia detrás de lo que en realidad es, pero tuvo ese momento de estrés y desquicio. Pero bueno, tiene un poco como “Go Z” o Gordillo y las Z.

¿Y cómo surge este nuevo momento en tu carrera? ¿Había miedo a dar este paso?

Por necesidad (Risas). No tenía ni tiempo para plantearme si era algo que me daba miedo o no. Era algo que tenía que hacer, porque tenía que sacar el siguiente disco. Me había reunido con discográficas, pero no me interesaba lo que nos podíamos ofrecer mutuamente y me encontraba en una situación en la que me vi con fuerza, con respaldo suficiente como para dar este paso y dije “pues adelante”. No pensé tampoco si iba a ser bueno o malo, sino simplemente que era necesario y que podía. Entonces lo hice.

Nos ha sorprendido mucho que, respecto a tus anteriores discos, en este los sintetizadores y los coros tienen mucho protagonismo dándole a las canciones un toque épico, y aún más cuando se suman los vientos. ¿Cómo fue el proceso de creación de “Santa”?

Muy poco a poco, porque yo compongo y escribía en Madrid y Sergio Sastre, que es el productor del disco vive en Barcelona. Entonces todo empezó como de una manera completamente natural: se iban componiendo las canciones, se las enviaba, él iba arreglándolas para maquetarlas, es decir, para que las canciones sonaran como luego sería el disco. Nosotros pensábamos que llegaría un productor y todo eso cambiaría. Fue un proceso súper libre, porque no había ningún condicionante, simplemente que la canción fuese como nosotros buscábamos, cogíamos los sonidos que nos apetecía. Si es verdad que después de la gira con LIPA, que no sé si recuerdas, había un chico que tocaba el trombón, el haber probado con vientos me gustó mucho y quería meter vientos en el disco, también las referencias que yo tengo de músicas de banda sonora que escucho, que era una influencia que estaba por ahí fluyendo y al final acabó plasmado en el disco.

Hablando de bandas sonoras, ¿cuál es tu último descubrimiento?

Uy, pues ahora estoy escuchando a Alexandre Desplat, que me flipa, es súper bonito todo lo que ha hecho, creo que ganó el Oscar. Pero es alucinante.

El disco es bastante más optimista que “La pareja tóxica”, pero aun así no falta tu “Camino a L.A.” de este disco en Rey de reyes. Además de ser santa, ¿Zahara tiene otra faceta más vengativa?

(Risas) Soy una santa de pacotilla, en realidad, porque luego tengo más maldad que otra cosa. Yo veo que es un poco el Camino a L.A. de este disco, pero en Camino a L.A. estoy cabreada, indignada y dolida, y este simplemente es un “eres un capullo y a mí no me cuentes tus movidas porque no me importan una mierda”. Es un poco más de despecho, pero para pasar adelante. A mí la frase que creo que resume mejor esa canción es “no puedo alegrarme por ti” que es como “pfu me da igual lo que te pase, pero yo ya tengo mi vida hecha y no quiero saber nada de la tuya”. Es un poco el pasar página, que yo creo que es lo contrario que pasa al de Camino a L.A., que es como “no, no, tengo sed de venganza, ¡quiero ir y reventarte la cabeza!”. Esto es más como “¡déjame en paz ya de una puñetera vez!” (Risas).

3edi

Una de las canciones de “Santa”, Donde habitan los monstruos, tiene su origen, o al menos la tocaste entonces, cuando giraste con los estudiantes de LIPA. ¿Cómo fue esa experiencia?

¡La canción la compuse allí, sí!  La terminé de componer estando con ellos, y era curioso porque con LIPA yo les absoluta, que hicieran lo que quisieran. Fue más complicado llegar a lo que yo tenía en mi cabeza, que es lo que  hay en el disco, pero sí es verdad que la versión que hicieron, bueno está en el disco de rarezas, era increíble. Tenía un poco de eso que yo quería de banda sonora más igual “Drive”, menos banda sonora clásica, más moderna, con los sintes y todo, pero la forma en que ellos la tocaron a mí me encantó. Además fue la primera versión que hubo de la canción. Para el disco no tuvimos para nada esa versión como referencia, sino que fuimos buscando más otros sonidos. Pero sí que con LIPA fue increíble. De hecho, me afectó mucho para bien a muchos niveles, el trabajar con gente tan joven y tantas ganas de trabajar. Ya te digo, lo del trombón vino de ahí. Cuando yo viene con LIPA había una chica que era la corista, esa relevancia de las segundas voces, pues, de pronto, también la hemos incluido en este disco. Así que sí, a mí me dejó un poso muy grande toda esa gira.

¿Qué nos puedes contar acerca de La flamenca? La canción oculta y número 12 de “Santa”.

Sí, es muy Ennio Morricone. Claro, si queríamos que el mundo de las bandas sonora estuviera presente, en mi caso sí que ha sido la única en que sí que ha sido deliberado. De hecho, se llama La flamenca porque yo cuando lo compuse no tenía nada que ver, era como aflamencada. Esa melodía que empieza… (tararea)

Yo llegué a pensar que, quizás, tuviese un guiño al emoticono de WhatsApp.

Yo también lo pensé y dije “¡ostia!” (Risas) A mí La flamenca era porque, claro, cuando compones una canción, a veces, el primer nombre que le das es a lo que te recuerda o a lo que te sugiere, o una palabra que tiene la letra, pero luego cambia. Esta se llamaba La flamenca porque yo la compuse cantándola como aflamencada, muy gritona. Lo que pasa que a esta canción le dimos muchas vueltas, la dejé abandonada, no iba a entrar en el disco… Entonces un día le dije a Sergio “me voy a grabar una referencia para ver qué haces”, entonces puse el micro y la toqué, como estaba durmiendo la siesta en la habitación de al lado la novia de Sergio, empecé a cantar flojito, hice la melodía súper suave… Yo estaba medio ronca, porque llevaba unos días cantando y estaba cansada… Me la grabé royo súper contenida, abajo, y me flipó. Me encantó. Le dije “tío, si es que ahora parece Tarantino, ¡parece Ennio Morricone!”. Entonces cogí y lo vi, dije que esta canción iba a ir oculta, porque además me encanta esta cosa. El que tenga paciencia y escuche el disco entero la descubrirá y habrá gente que no la escuche.

Claro, porque empieza tras Int. Noche, hay un silencio y comienza La flamenca.

Claro, habrá gente que cuando acabe la última quite el disco, otros que verán que dura mucho y por curiosidad la escucharé. Es lo que te digo, habrá gente que la encuentre y gente que no. A mí esas cosas recuerdo que me pasaba en los discos que yo me compraba en el 2000 o 1995 y me molaba mucho cuando, de pronto, había una pista que no sabía si todo el mundo había escuchado. Me gustaba, me sentía como más especial. ¡Lo he descubierto! (Risas) Como, a veces, en los CD’s había una pista oculta al revés, antes de la primera había una y a veces la podías escuchar si lo dabas para atrás, pero sólo si lo hacías. Ese secretismo me encantaba. Esta canción es muy curiosa porque el trompetista, Jimmy, llegó al estudio y yo le iba cantando desde la cabina lo que quería que hiciera y él lo tocaba. Esta era como la canción más loca, más libre. Fíjate, la pobre está oculta y todo, pero me encanta. Tengo ganas de que la gente la conozca porque es una canción porque creo que es muy interesante.

Háblanos un poco de la edición especial de “Santa”, el diseño del disco, que es espectacular, donde puedes crear tu propia portada según la postal que le pongas. Una portada distinta de Zahara para cada día de la semana (hay 7 postales). ¿Cómo sale esta idea? ¿Estás satisfecha con el resultado?

Estoy de acuerdo, como no lo he hecho yo puedo decir que es maravilloso (Risas). Salgo yo, pero a mí salir es lo que menos me importa, lo que me gusta es todo lo que pasa alrededor. Todo está pensando. El diseño es de Jesús Hernández, el creativo, el que tuvo la idea de todo, que es el realizador de NYSU Films, el mismo que ha hecho el videoclip y con quien yo siempre trabajo en todos mis vídeos y toda mi imagen. Él es una persona súper creativa y siempre tiene muchas ideas súper visuales. Cuando le dije que se llamaba “Santa” enseguida tuvo la idea de las estampitas antiguas, que es un poco lo que evoca la foto, que tuviera ese halo antiguo.

Por ejemplo, la edición tiene tres elementos. “Santa” es como la geometría de las vidrieras de las iglesias. El “Bestiario” que son como los animales locos, los bestiarios eran los libros de cuando no existían la zoología ni la geología, la ciencia como tal, la clasificación de los animales era el bestiario, y me gustaba la idea de llamar al disco de rarezas así porque ellos formaban los bestiarios según lo que conocían y se encontraban. Me gustaba la idea de que este bestiario es como los restos de canciones olvidadas que nunca han salido, y que luego tienen otra forma. Entonces el “Bestiario” está aquí y luego los “Salmos”. Tiene también la trilogía, que vuelve a la Santísima Trinidad y la evocación religiosa aparece por ahí. El diseñador es Emilio Lorente. La creatividad es de Jesús, pero el que lo lleva a cabo es Emilio, que es un genio, la verdad. A mí me encanta y me apetecía que fuera un disco interactivo, que si a ti esta es la portada que te gusta sea esta la que pongas. Que no sea solo un disco que luego escondas y tengas en la estantería de tu casa.

A mí me parece que cuando la gente dice que no se venden discos físicos creo que es un poco porque a veces no se cuidan mucho. Para mí, esta al ser la primera que sale hasta que se agote, y luego, a lo mejor, si se agota, pues ya veremos qué hacemos. Pero quería que el primero que compre el disco tenga esto, algo mucho más cuidado que un disco con una caja de plástico sin más.

Aparte de “Santa”, como nos comentabas, en la edición especial, incluyes “Bestiario”, con rarezas, versiones, canciones en directo…y “Salmos”, a modo de poemario. Una de las más significativas de “Bestiario” es Pregúntale al polvo, que al fin podemos tenerla en disco. ¿Ya había llegado el momento de tenerla en disco o es un regalo para los fans?

Me daba una pena que estuviera abandonada. Ha sido porque cuando yo la grabé, cuando estaba en Universal, pero la grabé yo, la canción es mía no de Universal, pero no la quisieron porque no les cuadraba. No les gustaba. Yo me quedé con la canción y nunca veía el momento de sacarla, porque en principio iba a ir en “La pareja tóxica”, pero como está grabada en dos momentos distintos pensaba que no tenía nada que ver, que era una canción antigua… Entonces había estado ahí guardada y guardada, está grabada de puta madre en un estudio que es Blind Records, un estudio increíble en Barcelona con mi banda, y es una pena que esta canción, que además la gente me la pide no esté en ningún sitio. Entonces, de pronto, fue como… Tiene que estar aquí, esta es una canción perfecta para “Bestiario”.

1edi

Algo que nos sorprendió mucho meses atrás fue tu colaboración con Mando Diao en su canción Sweet wet dreams, llegando a colaborar con ellos en el Palacio de los Deportes, llevándola al castellano y rebautizándola como Aquí estoy. ¿Cómo fue la experiencia?

Madre mía, es que tuvo que ser más freak eso (Risas). Ellos querían hacer la adaptación al castellano y pensaron en mí porque me habían visto en lo de “Un lugar llamado mundo” y querían que lo hiciera. Entonces yo escuché la adaptación y dije “yo esta letra no la canto”, les pedí si me dejaban modificarla. Tenía que dejar cosas que ellos querían que estuviera en la letra, el espíritu y tal, pero les pedí que me dejaran adaptarla un poco a mi estilo. Se grabó en el estudio de Javier Limón, de hecho está por Spotify, y entonces tocaban en el festival y me dijeron que si la cantaba. Pero yo pensaba que la gente iba a conocerla antes. Entonces claro, lo raro fue que de pronto sacan a una pava, que la mitad de la gente no sabía quién era, a cantar en castellano, que yo no canto aflamencado y ellos tocaban la guitarra como flamenco. Y yo decía “Madre mía, la gente tiene que estar flipando”. Pero mira, ellos me trataron increíble, fueron súper profesionales. La verdad es que fue una oportunidad para mí de trabajar con una banda internacional increíble. El resultado es un poco freak, yo lo considero.

¡Es interesante, diferente! Que puede chocar un poco.

¡Claro! Al momento choca, pero es divertido, algo que nunca he hecho, la canción yo creo que está de puta madre y ya está. Son cosas que pasan una vez en la vida y hay que aprovecharlas. A veces son cosas más raras o menos, pero están bien. No, yo no me arrepiento. Qué gracia, madre mía (Risas).

Volvamos un poco atrás a algo que tuvo que ver con “La pareja tóxica”, ¿llegaremos a ver algún día el cortometraje “Leñador y la Mujer América?

Jo, qué pena. Sólo se vio en la gira que hice y como es un proyecto que pertenece también al disco anterior, donde estaba en otra discográfica y con otro manager, no sé si se puede hacer realmente algo. También a mí me da cosa porque lo veo como que es de hace tanto ya… Como con Pregúntale al polvo, que ahora mismo no sé en qué contexto… A lo mejor, pues mira, si con el tiempo vuelve a salir algo o a los diez años, venga, aniversario 10 años de “Leñador y la Mujer América” (Risas). Es que tiene que pasar algo, yo creo, porque claro, por un lado lo quiero sacar ya, pero por otro me da pena decir “hala, ya está”, que lo vea todo el mundo en su ordenador en YouTube con mala calidad. No sé, me apetece hacerle algo, pero ahora tampoco es el momento. Algo se hará, no lo descarto, pero ya veremos cuándo.

Pronto comienzas la gira de presentación de “Santa”, algunas de sus canciones ya las estrenaste en la gira “El deshielo”, ¿cómo fue esa primera toma de contacto?

Muy bien. Hombre, la primera vez que estás en un concierto y escuchas las canciones que no conoces y no oyes bien la letra te pilla un poco en shock y entiendo que es complicado, pero bueno, aun así El deshielo más o menos se conocía, porque ya la había tocado antes y a la gente le gustaba y Oh, salvaje, aunque fuera nueva, yo creo que conecta mucho con mis seguidores que ya conocen lo que hago. Entonces fue fácil, gustó y también como que preparó un poco para lo que venía luego.

¿Qué tal las sensaciones con la nueva banda?

Muy bien, yo estoy encantada. Tengo muchas ganas de estar de gira y tocar con ellos. Son la caña, la verdad. Al final la música es la música. Lo que hago yo conecta con cosas que hace Rufus T. Firefly o que hace Mucho, al final todo tiene que ver y funciona muy bien. Ellos es que son muy buenos y les gusta el proyecto, y eso es lo importante.

Para terminar, a modo de homenaje a tu blog “Las tardes de verano son para los chicos que comen pipas”, te pediremos que nos recomiendes una película, una serie y un libro.

(Risas) Vale, mira, voy a recomendarte un libro, “La carretera” (Cormac McCarthy), es de los últimos que he leído, lo tenía pendiente desde hace un montón de tiempo y es increíble. Aparte a mí me encantan las historias apocalípticas y el fin del mundo, los zombies…

Vamos, que la serie que recomiendes podría ser “The Walking Dead”.

La veo, pero no voy a recomendar “The Walkind Dead” porque no la recomendaría. Yo me he enganchado y me gustan los zombies más que a un tonto un lápiz, la veo enganchadísima, pero no es una serie que recomiende. Pues a ver, una serie de las últimas… “Fargo”, que es alucinante. Sólo tiene una temporada por ahora, es una salvajada. Una salvajada. Los guionistas cogieron y tras basarse un poco en la historia de “Fargo”, la película de los Cohen, que es una historia negrísima, en la misma textura hicieron un guión alternativo con algunos personajes parecidos y es una pasada. Además mola muchísimo verse las dos cosas, la serie y la película, cambian muchas cosas y la conexión es alucinante. Son diferentes, tienen muchas conexiones y las dos son buenísimas.

Y me falta una película,  siempre digo las mismas, que si Donde habitan los monstruos, Machete, Blade runner… Últimamente he visto muchas que están muy bien. Espera, que me tiene que salir alguna. La última que he visto es “El año más violento”, que está increíble, pero voy a recomendar “Sólo los amantes sobreviven”, que es de vampiros. Es una historia de unos vampiros que han vivido toda la vida, están en la actualidad, pero ellos les encanta los años 70 y siguen escuchando su música, y entonces no matan a gente, sino que cogen sangre de los bancos de sangre. Está muy guay.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s