Últimas noticias

Conversación con Munir Hachemi de “Ediciones Paralelo”

Ediciones Paralelo es una pequeña editorial que tiene, como ellos mismos dicen en su web, «otra forma de ver la realidad». Nace en 2014 a caballo entre Granada y Madrid. Se autofinancia. A día de hoy, ya han sacado a la luz cinco publicaciones. En su página web, podéis encontrar todos los detalles (blog, catálogo, tienda…). A propósito de Ediciones Paralelo, la pasada semana —como cualquier otra—, estuve charlando con Munir Hachemi (Madrid, 1989), su director. A continuación, podéis leer sus mastuerzas e interesantes respuestas.

Logo2

Ediciones Paralelo nace en enero de 2014 con el propósito de, y cito literalmente, «ignorar por completo el criterio que impone el mercado». Y, siendo fieles a dicho propósito, vuestras dos primeras ediciones son dos poemarios: Compañeros del crimen de Gema Palacios y Pulpería de un brasilero de José Ilarraz. ¿Sigue vigente este propósito?

Bueno, la verdad que no sé quién escribió esa chorrada. Supongo que nuestro becario, pero la verdad es que el chaval no duerme ni come demasiado y a veces se le va la olla. Muchas gracias por hacérmelo notar, ahora mismo le ordeno que lo cambie [Risas].

En cualquier caso no, rotundamente no. Nuestro único objetivo es enriquecernos para poder comprar un tren como el del logotipo y viajar al oeste. Siempre hacia el oeste.

Imagen 3Después llegan otras dos publicaciones. Por un lado, un tercer poemario, titulado Seis olas con un único regreso de Carlos Ceballos de Castro, y, por otro, vuestra primera novela, titulada Nosebundo inducido por substancias de Raúl Sánchez. Para una editorial nueva y pequeña, no debe ser tarea sencilla lanzar cuatro publicaciones en un mismo año… ¿Cuál es el truco? Imagino que también será costoso, económicamente hablando… Y, a pesar de ello, todas vuestras publicaciones tienen el mismo precio de venta al público (10€). ¿Por qué? ¿Qué premia más, la satisfacción personal o el beneficio económico?

Yo particularmente no percibo ninguna diferencia entre el beneficio económico y la satisfacción personal, pero mi agente me ha pedido que responda lo siguiente:

“Podría decirte que el truco es dedicarle mucho trabajo, y desde luego hay que hacerlo, pero para ser sincero –si es que se puede ser sincero en una entrevista (digamos que sí)–  creo que el truco consiste en ignorar los caminos trazados. Igual que nuestro tren, nosotros vamos construyendo nuestra vía según caminamos. Aun así, me parece que no incurro en ninguna paradoja si te digo que cada conversación que hemos mantenido con pequeños editores, libreros y otros compas de gremio ha sido excepcionalmente fructífera. También hemos tenido la suerte de arrimarnos o dejar que se nos acercaran autores muy buenos, tanto en el sentido humano como en el literario.

¿Qué quieres decir con “buenos en el sentido humano”?

Quiero decir que al principio nos poníamos trajes y dábamos tarjetas de visita cuando quedábamos con un autor, pedíamos macchiatos en vez de cafés y muffins en vez de madalenas, pero más tarde nos hartamos y empezamos a comportarnos con ellos y ellas con mayor naturalidad. Cualquier mitómano se hubiera amilanado ante semejante falta de protocolo (al fin y al cabo el poder no es más que una especie particular de la fe) pero nuestros autores son distintos. Supongo que por eso con el tiempo dos de ellos se han incorporado a nuestra junta directiva. […]. Aunque quizá el hecho de que ninguno de nuestros autores esté en su sano juicio tenga también algo que ver. Quién sabe. Lo que es seguro es que son valientes. Hace falta ser valiente para publicar con Ediciones Paralelo”.

Claro que mi agente es alérgico a los tristes tópicos liberales. Así que su agente le ha pedido que me pida que te responda lo siguiente:

“El único truco es trabajar duro. Como decía Picasso: “cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”, y como decía Jardiel Poncela: “cuando el trabajo no constituye una diversión, hay que trabajar lo indecible para divertirse.””

Imagen 2Hace escasos días, lanzáis vuestro primer libro de relatos: Tú y yo y las primeras lluvias, de Roberto E. Mathez. ¿Pretendéis copar el mercado (o, al menos, vuestra cuota de mercado, a la que tenéis acceso) publicando todos los géneros literarios? En vuestra web, decís que la poesía es EL género minoritario por excelencia. Pero, ¿qué pasa con el teatro? ¿Para cuándo publicaréis una obra de teatro?

He de reconocer que no me esperaba esta pregunta, y me ha hecho gracia, es muy buena. ¿Para cuándo publicaremos una antología de las mejores bulas papales? ¿Para cuándo un florilegio con la crème de la crème de las peticiones de clemencia ante una pena de muerte? ¿Cuándo una colección de las mejores tapas de Anagrama? Quién sabe. Es tanto lo que desconocemos… [Risas, muchas risas]

En vuestra web, también decís que estáis abiertos al mercado latinoamericano. Roberto es, en este sentido, el primer ejemplo de ello. ¿Qué pasa en Latinoamérica? ¿Os interesa más que el mercado español o es solo una cuestión de afinidad?

Acaso sea una cuestión de afinidad geográfica, pero no lo creo. De los cuatro autores que tenemos pendientes de publicación, dos son latinoamericanos. Por otra parte, la pregunta se anula si tenemos en cuenta que los españoles somos tan latinoamericanos como los, qué sé yo, ecuatorianos o chilenos o cubanos. La pregunta verdaderamente incisiva habría sido por qué el 80% de nuestro catálogo está compuesto por hombres. Pero no las has hecho así que ¡ah!, te aguantas.

Decía Pierre Bourdieu que el «campo literario» es un espacio social en el que continuamente están en juego las relaciones de poder». ¿Crees que esto es aplicable al mundo editorial? ¿Qué opinas de las grandes editoriales españolas? ¿Hay #casta? Y por supuesto, ¿dónde os situáis vosotros?

¿No sería más bien un “subespacio” social? Un anillo, probablemente, o incluso un subanillo con un par de operaciones muy mal definidas. Pero bueno, a lo que vamos. Es evidente que sí, que hay #casta. Puedo dar nombres pero creo que es tan evidente como aburrido, y además recientes experiencias han demostrado que meterse con dicha #casta puede ser letal. Por otra parte, creo que aunque Ediciones Paralelo evidentemente abre o amplía un espacio habitable dentro de ese campo, la única manera posible de reconfigurarlo –al menos mientras la lógica global no cambie– es el consumo, el consumo como arma, el boikot a los grandes conglomerados editoriales, que en el fondo pasa por hacerse la pregunta, la gran pregunta epifánica: ¿qué hago yo leyendo esta mierda?

Por responder a la última ramificación de tu pregunta: nosotros nos situamos en el borde. Dentro, claro, pero en el borde. Justo allá donde no llega la sombra del árbol de Saussure.

Imagen 1Ahora que se habla tanto de las “perspectivas de futuro”… ¿Cuáles son las “perspectivas de futuro” de Ediciones Paralelo? ¿Hay expansión a la vista?

Casi todos los que trabajamos (¿Es trabajo si no se cobra? (¿Es trabajo si se disfruta?) en Ediciones Paralelo somos jóvenes. Muy jóvenes. Puede que tengamos talento, puede que tengamos ganas infinitas, puede incluso que tengamos dinero pero lo que desde luego en España los jóvenes no tenemos es futuro, o al menos perspectivas de futuro. Así que no tenemos ningunas perspectivas de futuro. Bueno sí, pronto vamos a imprimir unos marcapáginas muy chulos.

Expansión no, no hay, pero hay continuidad. Es decir, que continuamos, que seguimos peleando y dando a nuestros siguientes libros lo que les hemos dado a los que ya están publicados, es decir, todo, todo lo que tenemos, todo.

Vuestra próxima publicación será…

¿Puedes preguntarme esto? Quiero decir, ¿qué debería responder un editor? Bueno. Nuestra próxima publicación será La higiene íntima, un libro de relatos absolutamente deslumbrante escrito por Javier Palencia. Javier Palencia es una persona que si se diera cuenta de lo que tiene entre las manos lo presentaría al Herralde (algunos de los cuentos son casi novelas breves) o a uno de estos premios millonarios de provincias. Bueno, más bien si tuviera amigos en los lugares adecuados. Pero si se diera cuenta de lo que tiene, al menos probaría. Quién sabe, acaso esos jurados quedarían tan deslumbrados con su libro que olvidarían la mano que les da de comer y lo premiarían. No sé.

¡Espera! Me dice mi agente que quites lo anterior, que si lo lee Javier Palencia podría ser nuestra ruina (sic.). Pon mejor “nuestra próxima publicación será La higiene íntima, del cual no puedo adelantar nada. Pero sí te diré que tenemos otros tres libros en recámara. Uno de un español, otro de un cubano y otro de un mexicano. Pronto, muy pronto”.

No, no, cambio de planes. Al final el agente de mi agente quiere que mi agente quiera que responda: “No puedo hacer declaraciones por ahora. Como dice José Manuel Camacho, “la esencia del poder es el secreto”. Siento no poder decirte nada más, querido Víctor, pero te prometo que serás el primero en saberlo. Sólo te puedo adelantar que estamos por publicar “un libro absolutamente genial, algo que hará replantearse al lector sus categorías de lectura y sin duda no dejará a ninguno indiferente. Una verdadera obra maestra (James Lowry, Daily Mail)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s