Últimas noticias

Gente Fetén: Goyo de Pacheco

Iñaki portada

Imagen: Javier Naval

Nació en San Sebastián en el 77, y creció inquieto y curioso. Estudió música en el conservatorio, toca el cello, y es un auténtico culo inquieto. Ha hecho cursos de todo, desde micología a pintura, pasando por el canto o la etología. De hecho, estudió Veterinaria en la Universidad de León y en la de Córdoba. Activista en varias ONG medioambientales y de derechos animales, es, según sus palabras, el eterno estudiante. El eterno inconformista. Hace un tiempo descubrió que lo que le llena es la belleza en todas sus formas. El arte. Y en concreto, el teatro. Últimamente puedes encontrarlo en la sala La Usina donde la experimentación abre sus puertas. O en algún montaje de Actos Íntimos de Santi Senso. También en Facebook. Y por supuesto, hoy en Cultura Fetén:

¿Cómo definirías tu estilo?

¿Estilo? No tengo (risas) Si te refieres a tendencias de moda, no las sigo. Me encanta la ropa, la ropa de otros. Y me compro muy poca ropa, aprovecho la que amigos y familia desechan. ¡Que viva el reciclaje! Voy hecho un guiñapo. Y en cuanto a estilo de vida, pues sostenible. Trabajo mucho y gasto mucho en formación y afición, pero no tengo ningún vicio destacable.

¿En qué ciudad no vivirías ni aunque te pagasen el piso? ¿Por qué?

No conozco ciudad donde no viviría. No he podido hacer grandes viajes, pero siempre encuentro algo que me motive donde sea. Soy de playa, de monte, soy de ciudad, de barrio, soy de pueblo, de capital, de frío y de calor. He posado culo en San Sebastián, León, Córdoba y Cáceres, y ahora Madrid, ciudad que me ha loco enamorado.

¿Cuál fue el primer disco que compraste con tu propio dinero?

Qué vergüenza, lo confieso… ¡pero era tan pequeño! Ahorré paguitas y todo para comprarlo, fue un disco de Luis Cobos. Por casa de la Trini (mi madre) debe andar.

De tu colección de música, ¿cuál es tu “guilty pleasure” (placer culpable) si es que tienes alguno?

Como todo buen placer depende de tu estado vital. Salto de Marifé de Triana a Savage Garden, a Madonna, a la música Folk. Mira, lo único que no me da por escuchar es el heavy. Y no tengo ninguna joyita escondida entre los CDs.

¿Cuál es el último libro que has leído? ¿Lo recomendarías?

No es el último pero sí uno de los que más me han gustado. “El Sanador de Caballos”, de un compañero de profesión, Gonzalo Giner. La verdad es que es difícil encontrar tiempo para una lectura que no suponga bichear textos teatrales. ¡Ah! Amo a Lorca. Y puedo recomendar, eso sí, la última obra teatral que he visto y que me ha enamorado, de la compañía valenciana A Tiro Hecho: “No te salves”, un homenaje a Benedetti. No pude parar de llorar de emoción con la propuesta. No dejéis de verlos, contratarlos, invitarlos, seguirles…

¿Qué película (o películas) te encanta pero te da miedo confesar?

No temo confesar alguna de mis debilidades: Tomates verdes fritos, El color púrpura, Sister Act, Cocoon, Gorilas en la niebla, La Historia Interminable, cualquiera de Woody Allen. Lo que sí me da vergüenza es confesar las que no me gustan nada. Ni las históricas, ni las de indios y vaqueros, ni las de romanos o terremotos horrorosos. Que viva el terror japonés. ¿Veis? Soy muy desordenado en gustos.

¿Confiesas haber pertenecido a alguna tribu urbana?

He sido y sigo siendo un poco perroflauta. De eso de que te digan que tu coche huele a perro o preguntar por una dirección y que las señoras se aferren al bolso…  eso tiene un encanto indescriptible.

¿Qué o quién es un referente para ti?

Muchos. Pero solo puedo destacar por la importancia que ha tenido en cómo me planteo la vida mi abu Antolina. La vida no está para sufrir y perderse en pensamientos. Hay que vivirla y sentir. La verdad es que sentir me está costando, pero está siendo mi lucha diaria. Descubrir nuevos sentimientos, buenos o malos, todos motivan. Y aunque suene a tópico, cada gente que encuentro es un referente, de todos me empapo. Por ejemplo, la pasión de mi familia por la piña (entendiendo piña como unión familiar) o la pasión de otros compañeros de teatro por el atrevimiento. La pasión de mi vecino por su perro, o la de mi Mari por el conocimiento. La pasión de Carlitos por sus teorías caóticas… Insisto en que estoy en un momento de autodescubrimiento y experimentación, así que tengo que agradecer mucho a la gente que me rodea. Mucho. ¡Gracias gente!

Recomiéndanos un lugar donde salir de tu ciudad

Por supuesto, teatro. Cualquier sala. Teatro, teatro, teatro. Cualquier museo y teatro. Cualquier expo y teatro. Cualquier evento de danza y teatro. Cualquier evento cultural. Teatro, teatro, teatro. Me queda mucho por descubrir en esta mi nueva ciudad, así que aún no me atrevo a aconsejar, pero con el teatro, siempre aciertas.

Por último, ¿qué canción cantas en la ducha?

More than words de Extreme. O una nana vasca, Loa Loa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s