Últimas noticias

Fernando Navarro: “Lo más alucinante es cuando consigues que emocione a alguien”

11414837_10206930641733360_212296085_o

Foto de Albert Vaquero

Fernando Navarro acaba de presentar su primera novela, “Martha, música para el recuerdo” (66 Rpm Edicions),y con ella nos hace volver a la adolescencia, al despertar musical y a las primeras veces. Con la música como telón de fondo nos recuerda que la vida son etapas que afrontamos con distinta intensidad, en las que el sentimiento de pérdida nos acompaña pero se compensa al encontrar otras cosas importantes que nos completan. Como si de un reproductor de música se tratase hace sonar los temas que van apareciendo a lo largo de la historia. Fernando nos cuenta cómo ha sido enfrentarse a su primera novela, quién motivó su despertar musical, nos habla de ídolos, de la creación de la identidad y de mixtapes.

¿No te sientes raro siendo entrevistado?

Mucho, no te haces una idea. Llevo ya muchas entrevistas, con “Acordes rotos” tuve mucha promo y entrevistas, pero yo donde me siento a gusto es entrevistando. Lo que llevo peor esta vez es que al ser una novela muchas veces hablas de emociones y sentimientos, y parece que te estás explicando a ti mismo, y no quiero verme como protagonista, quiero que se hable de la historia y de lo que supone el libro.

Se nota que el libro refleja gran parte de tu adolescencia y que hay gran parte de ti en Javi, el protagonista.

Ningún personaje es real, pero sí es un homenaje a las emociones de la adolescencia, a los veranos de la juventud.

Es muy fácil identificarse con todo lo que cuentas en la novela, ese despertar musical que vive Javi es algo muy cercano a la gran mayoría, ¿no crees?

Siempre hay alguien que te marca el camino y te inicia en la música. Mucha gente me dice que es una novela de iniciación, pero no. Yo no buscaba hacer una novela de iniciación en sí. Quería hablar de esa etapa en la vida en la que te asombras con muchas cosas, sobre todo con la música. Al final es un homenaje a la música. En el libro hay más de medio centenar de canciones, hay canciones pensadas como homenaje como Sin documentos, que era la música que se hacía en esa época. Pero luego hay otras canciones del libro que forman parte del paisaje del momento como Corazón partío de Alejandro Sanz o canciones de Jarabe de Palo, que no es que a mí me gusten pero eran el reflejo de lo que sonaba ese año. También hay homenajes que intento hacer a grandes tótems de la música que tienen obras imperecederas y han sabido conectar muy bien con la gente como Springsteen, Dylan, Van Morrison, los Stones…

¿Qué cantante motivó tu despertar musical?

En mi caso evidentemente es Springsteen, me lo han preguntado mucho. Con 16 o 17 años me marcó a lo bestia. Yo escuchaba mucha música española, tenia muchísima pasión por Platero y Tú, Extremoduro, Calamaro, Los Rodríguez… Pero, de repente, Springsteen te abre un mundo que sin saber lo que está diciendo te genera todavía más fuerza que cualquier otra cosa. Y a partir de Bruce empiezo a descubrir todo el rock and roll. Me cambia la perspectiva, hay un mundo ahí fuera y quiero ir a por él.

Ya entrando en “Martha”, ¿cómo ha sido lanzarte a escribir tu primer libro de ficción?

Flaubert decía que él se sentaba y sabía que quería escribir algo, pero no sabía el qué. Y a mí me pasaba algo así. Yo sabía que quería escribir algo, pero no sabía el qué. Tenía los sentimientos y las sensaciones ahí dentro, quería hablar de lo que es la perdida, la lucha por los sueños, lo que es la madurez, de pasar por diferentes etapas; porque no vives con la misma intensidad con 16 que con 25 o que con 35. Son sensaciones de perdida y de encontrar otras cosas importantes en tu vida. Aquí me sentía muy inseguro, con mucha ilusión por querer hacer un proyecto homenaje a esa música y a esa época de la vida, pero con mucho vértigo. Hace dos años sentí la llamada de forma espectacular y empecé a escuchar a Los Rodríguez, “Mi rock perdido”, que me marcó mucho en mi adolescencia, y la volví a recuperar. Sentí que merecía la pena por lo menos intentarlo y hacer un homenaje a la música que marcó mi vida, como a mucha gente a la que la música le cambia la vida.

Entonces, empezaste a escribir sin tener nada claro.

Sí, y empecé a escribir de forma secreta. La gente me decía que estaba muy liado y yo les decía que estaba escribiendo algo. Se pensaban que estaba escribiendo otro libro sobre música, y lo de la novela no lo han sabido más de 3 o 4 personas, y en los últimos meses. Una noche viajando en coche estaba escuchando a Tom Waits y se me ocurrió la idea de arrancar la historia así, con alguien conduciendo de noche escuchando a Tom Waits. Me gustaba la idea de que dos personas quedasen conectadas por una canción.

¿Por qué ese comienzo tan dramático en la novela?

Porque me pareció jodidamente romántico y jodidamente triste, como Tom Waits. Y pensé que era una señal del destino. A medida que iba escribiendo iba avanzando sin saber muy bien por dónde iba, y a veces hasta yo mismo me sorprendía de los giros que daban la historia y los personajes. Y de repente al año o así de estar escribiendo, pensé que molaría que tuviera el nombre de una chica, que el chico en algún momento quisiera ponerle una canción con su nombre. Y pensé en Tom Waits, porque me inspiré en él y marca el tono de la novela. En su primer disco tiene dos canciones con nombre de mujer: Martha y Rosie, y las dos me encantaban, pero cuando fui a Martha y analicé la letra vi que contaba realmente lo que yo quería contar en el libro, ahí tuve claro que tanto el libro como la protagonista se iban a llamar Martha.

Foto de Albert Vaquero

Foto de Albert Vaquero

¿Cómo es ver tus libros en las librerías?

Hace mucha ilusión. Al principio con “Acordes rotos” estaba más pendiente, pero ahora estoy en una vorágine de trabajo y no paro, aunque es alucinante. Y lo más alucinante de todo es cuando consigues que emocione a alguien y que haya personas que se sienten identificadas con lo que tú has contado. El otro día un chico me dijo que se estaba leyendo “Martha” y que era el libro de su vida, que le había hecho regresar a casa, y para mí con eso ya ha merecido la pena escribir el libro. Es como cuando cuentas a alguien una confesión y sientes que la otra persona te ha entendido.

Seguro en tu trayectoria de periodista has tenido cientos de oportunidades de al menos poder charlar con músicos que idolatras, ¿a qué ídolo te ha hecho más ilusión conocer?

Siempre he sido muy mitómano y me daba miedo conocerlos. Coincidía en conciertos con Quique González y Josele Santiago y nunca les decía nada. Y cuando publiqué “Acordes Rotos” Quique escribió el prologo sin conocerme, ahí nos escribimos unos mails y cuando él publicó “Delantera mítica” me pidió que le hiciera la nota de prensa y así nos conocimos. Es un tío de puta madre. A Josele Santiago también le he conocido y muy bien.

Volviendo al libro, ¿crees que la post adolescencia es clave en la creación de la identidad de una persona?

Sin duda, es la clave del libro. Javi echa la vista atrás a través de la música y abre la jukebox de su vida para ver las huellas de su pasado y ver quién ha sido él. Yo tenía la idea de “El guardián entre el centeno”, de ese chaval que se siente al margen del entorno que le rodea, que pregunta si los patos siguen en Central Park en invierno y le mandan a la mierda. Yo cuando lo leí pensé que a mí quien me dijo que los patos se iban del Central Park fue Dylan, o fue Springteen, o fueron las canciones. Al final todos buscamos identidad, el rock and roll y la música es eso. Buscamos a gente con la que compartimos esas canciones. Siempre hay una parte de ti que quiere conectar contigo mismo, saber que quieres hacer. Eso es lo que en el libro se intenta reflexionar, que esa parte no se pierda, es la parte que nos hace más personas.

¿Crees que también se ha perdido, por ejemplo, el toque romántico de crear las mixtapes?

Antes lo hacíamos todos y ahora pasas la lista de Spotify, pero no mola ni la mitad, es otro rollo. Se ha perdido el toque romántico, se tardaba en hacer, llevaba trabajo y tenía su rito.

Cambiando de tercio, he leído que has hecho la “Ruta 66”. ¿Puedes hablarnos de tu experiencia?

Es una experiencia recomendable 100%. Yo me fui doce días por la Costa Oeste y me pareció apasionante. Lo que más me flipaba eran las rectas de 100 km por el desierto. Además seleccioné la música que quería escuchar en cada momento del viaje, y escuché mucho a The Byrds, que me los recomendó un profesor de la universidad, a los Jayhawks, a Springsteen, a Dylan, y un disco que escuché mucho fue “At my age” de Nick Lowe.

¿Ya habías estado antes estudiando en EEUU?

Sí, al acabar la carrera me fui tres meses con el visado de turista a estudiar inglés a Nueva York y me flipó tanto que trabajé dos años en Telemadrid y ABC, y ahorré un montón de dinero para después irme un año a Nueva York, allí estudie unos cursos de postgrado en la universidad de Nueva York, y lo que más mola es sentir que formas parte la rutina de la ciudad, Nueva York te hace sentir diferente. Cuando pasó el año volví a España y me fichó El País.

Foto de Albert Vaquero

Foto de Albert Vaquero

Se dice mucho que los periodistas musicales son músicos frustrados, ¿tú cumples esa afirmación? ¿Tocas algún instrumento?

No, yo no. Cuando iba al colegio me apunté al coro y la profesora me pidió que dejase de cantar de una forma tan drástica que me marcó y me di cuenta de que la música no es lo mío. Por mi forma de ser no he aprendido a tocar ningún instrumento porque si no era para ser el mejor prefería no hacerlo, y como siempre me había gustado escribir me metí en eso. Tengo una guitarra que no he tocado nunca, ni lo he intentado.

Conociendo que eres un auténtico inquieto cultural y fan del séptimo arte, al igual que las series de ficción televisiva, ¿qué serie recomendarías?

Creo que la mejor serie que se ha hecho es The Wire, como serie completa, panorámica, existencia y sociológica.

¿Entonces entre The Wire y Soprano eliges The Wire?

No, me quedo con Los Soprano, para mi es la gran serie. El personaje de Tony Soprano es insustituible y arrasador. Me siento muy cercano a todo el mundo que trata Los Soprano, tanto de Tony Soprano, como de la familia y de la mafia. Encima esta Little Steven (guitarrista de Springsteen) y con eso también me vale. Pero, para ser más actual, te diría Ray Donovan, que también tiene muchos elementos de Los Soprano. Él es un Tony Soprano, ella es muy Carmela y el padre es un personaje brutal. Y The Good Wife me parece cojonuda, la vi hace poco y muy buena.

¿Qué películas te han marcado?

Hay un par de películas antiguas que me flipan: “El general de la Rovere” de Rossellini, sobre el fascismo italiano, me emociona. También me flipa “Esta tierra es mía” de Renoir, trabaja Charles Laughton, uno de mis actores favoritos de la historia, y cuenta cómo entran los nazis a Viena, habla de la posibilidad de resistencia a través de los libros y tiene un discurso final de Laughton frente al estrado que te marca la vida. Más actual y española “La isla mínima” me gustó mucho, y una peli de los noventa que me gusta mucho es “Lugares comunes” de Adolfo Aristarain, es un canto a la vida y al amor, tiene unos discursos maravillosos que hablan de la enseñanza, de criar a un hijo, del amor… Es una peli sencilla, pero flipante.

¿Y algún libro que hayas leído hace poco que te haya gustado especialmente?

Me ha gustado muchoLibros peligrosos de Juan Tallón, recomienda grandes libros de la literatura moderna y los va hilando y les va dando du toque, saca millones de anécdotas y me he reído mucho. Y El poder del perrode Don Winslow, sobre la mafia en México, es una descripción buenísima de lo que está pasando en la frontera entre México y Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s