Últimas noticias

Ramiro McTersse: “La vida es de los valientes y para coger peces hay que ir al río y mojarse el culo”

Foto: Esther Boyarizo

Foto: Esther Boyarizo

Hace semanas pudimos tener una charla con Ramiro McTersse, creador y presentador de Bandera Negra, programa de radio dedicado al hardcore, punk y derivados que se emite en la plataforma de Radio3. Actualmente, el equipo de Bandera Negra está rodando un documental sobre el hardcore patrio, por lo que queríamos conocer más detalles y tener una conversación sobre la escena y la música en general.

 

¿Cómo y cuándo surge Bandera Negra?

Fue una idea que me rondó la cabeza durante muchos años. Tuve un programa de radio con un amigo cuando teníamos 18 años que se llamaba “El perro y el pollo”; a él le llamaban “el perro” y a mí me llamaban el “el pollo”, así de simple. Poníamos la música que amábamos: hardcore americano, punk, grupos más extremos como Napalm Death, Mobid Angel… Pagábamos cinco mil pelas por hacer el programa. Siempre tuve la idea de continuarlo, y fue currando en un Sónar cuando hablé con Tomás Fernando Flores (director de Radio 3), le presenté el proyecto y a la siguiente semana tenía el programa. Cuando tú presentas un programa alrededor del punk, hardcore y derivados necesitas un planteamiento, y yo en aquel momento no tenía nada. Decidí incluir el tema de los deportes de acción ya que mi vida está muy relacionada a este mundo. Y así fue, me concedieron el programa. La vida es de los valientes y para coger peces hay que ir al río y mojarse el culo. Estoy muy contento, los niveles de audiencia están siendo muy óptimos y nos acercamos ya a los cien programas.

¿Es difícil ofrecer este tipo de contenido en los medios de comunicación españoles?

Para mí no fue difícil, pero entiendo que puede serlo. A los medios grandes no puedes ni hablarles de esto porque para ellos es el 0,01 por ciento. Como no hay muchas plataformas que lo ofrezcan para nosotros es cojonudo, es fácil que la gente de con nosotros si se mueven en el mundillo.

A los medios grandes no puedes ni hablarles de esto porque para ellos es el 0,01 por ciento.

¿Qué tal la respuesta del público?

Muy buena, muy muy buena. Hay semanas que nos situamos entre los cuatro programas más escuchados de la plataforma de Radio Nacional. Hay mucho público y la radio es gratis. Luego montas un concierto en la Wurli con un grupo americano, otro europeo y un español y van 60 personas. Ese es el gran hándicap para la escena, la radio es gratis y es más fácil acceder al público.

Sabemos que estáis grabando un documental sobre el hardcore en nuestro país, un repaso a las escenas de diferentes puntos de la península y que se financia por crowdfunding. ¿Habéis conseguido el objetivo?

La verdad es que costó muchísimo. Finalmente lo conseguimos y lo estamos rodando. Ha habido que currárselo mucho pero estamos muy contentos.

Cuéntanos más detalles de este documental.

En esencia versa sobre la actualidad del mundo del hardcore, punk y derivados, pero también hemos hecho entrevistas a personajes que consideramos necesarios de otras épocas. Hemos entrevistado en el País Vasco a gente de B.A.P!!, que para mí han sido una de las primeras bandas que cogió el testigo de Bad Brains; generaron toda una red de gastetxes…Cosas que consideramos dignas de contar. En Cataluña hablamos con gente de Rockzone, etc. Una apertura de miras con todos los elementos que pueden formar parte de este mundillo. Visitaremos Euskadi, Cataluña, Madrid, Asturias, Galicia y Andalucía. Se centra en la actualidad con pinceladas al pasado.

Hablando de hardcore, ¿eres de los que piensa que el verdadero espíritu del estilo estaba en los 90 o seguimos gozando de buena salud en la actualidad?

Los 90 fueron necesarios porque fue un cambio a nivel global. Nuevas corrientes que reforzaron las ya existentes, pero sí es cierto que hoy gozamos de una salud brutal nacional e internacionalmente. El problema son los conciertos, pero bandas y propuestas musicales hay muchísimas y muy buenas. Sellos que están trabajando muy bien como La Agonía De Vivir o Caleiah, un montón de bandas que me sorprenden, como pueden ser Biznaga, una mezcla de Eskorbuto y Parálisis Permanente. Desde 2010/2011 hay un resurgir de un huevo de bandas. Diana Lagarto, Catorce… Bandas menos relacionadas con el punk como pueden ser Toundra, Dawn of the Maya… En resumen, hay mucha actividad y mucha variedad.

Se habla mucho de la falta de apoyo para los músicos por parte de las instituciones y medios. ¿Crees que el problema que deriva de ahí lo tienen las bandas y el escaso público en los conciertos?

Hay una falta por parte de las instituciones locales y a nivel estatal de apoyo a la cultura en general. Para empezar un impuesto del 21% es empezar mal. La SGAE tampoco ayuda mucho, más bien frena. Un ejemplo es que en Francia el permiso para tocar en una sala lo da el Ministerio de Cultura, no el ayuntamiento de la ciudad. En Madrid hemos estado capados durante muchísimo tiempo. Hago un llamamiento a que las instituciones locales no toquen los bemoles, aunque no aporten nada, pero que no frenen la cultura. Luego sí es cierto que yo he montado conciertos y al final te ves metido en berenjenales y palmando dinero. Los conciertos que montábamos no eran para lucrarse, pero palmar, palmar y palmar te quita las ganas. Las bandas no tienen ninguna culpa, las bandas apoyan y refuerzan la escena, hay muchísimo talento en este país. En los 90 montábamos bolos en un espacio que se llamaba Minuesa, un centro social ocupado. Traíamos bandas como Pennywise, Millions Of Dead Cops acompañados por bandas locales de la época como Tarzán. Había una media de mil y pico personas por concierto. Pero claro, valían 300 pelas. No pagabas más de 700 pesetas por un disco, había una contracultura real. Ahora mismo está un poco mezclado el underground con el mainstream, lo que no digo que sea malo en absoluto. Yo aprecio la música dándole al play. Evidentemente si veo que es un sello más DIY me hace más ilusión. Pero la música es música. También hay que entender que hay una excesiva oferta cultural. Antes venía un grupo americano a la Revolver y perdías el culo por ir. A día de hoy la sobreexplotación cultural que hace que se valoren menos los conciertos.

Yo aprecio la música dándole al play. Evidentemente si veo que es un sello más DIY me hace más ilusión. Pero la música es música.

¿Es entonces el momento de salirse ya del eterno debate de quién tiene la culpa de que España no tenga una escena equiparable a otros países de Europa?

Vivimos en un país, como el resto del mundo en general, habitado por una sociedad enferma. Viniendo de ahí hay muchas “culpas” que no son culpa de las personas, sino que son culpa de una sociedad y una cultura en esencia. La culpabilidad es un término importado del judaísmo, yo personalmente intento alejarme de ese término, fue algo que me enseñó mi hermano y que se lo agradezco muchísimo. No me gusta emplear esa palabra como justificación de nada que pienso que hace mucho daño. Sí es cierto que hay que emitir un juicio de valor, no existe el reconocimiento merecido a muchas bandas que se lo curran de la hostia y, de repente, otros llegan, besan el santo y van para arriba. Eso lo arma el sistema en el que vivimos. Cuando sucede eso no es culpa de nadie, simplemente habrán tenido una financiación y una campaña de marketing que otros no pueden tener o directamente no quieren. Aquí hay gente que hace las cosas muy bien en todos los ámbitos de la música. Festivales, sellos, grupos…que hacen un trabajo enorme. También en España hay cosas como el rencor o la envidia que están muy arraigadas, cuando alguien va para arriba siempre se mete mierda y se le intenta frenar. Yo siempre digo que uno no puede cambiar el mundo, pero sí puede empezar a cambiar uno mismo para cambiar el mundo. Son palabras muy filosóficas pero vienen a decir que para que cambien las cosas debemos cambiar individualmente. Es posible ver las cosas de otra manera y dar la vuelta a la tortilla.

Rami-589x881Cambiando de tercio, eres el organizador del festival O’ Marisquiño, que se celebra en Vigo y está dedicado a la cultura urbana. La música también está presente en este evento, que en agosto celebrará su decimoquinta edición. ¿Cómo ha evolucionado el festival desde sus inicios?

Es un festival que ha crecido de manera muy orgánica. Muy poquito a poco, pero con una curva siempre ascendente. No es el típico festival que pega el pelotazo y nos forramos. Hemos logrado crear una cultura en el noroeste de España que no existía. De juntarse cuatro chavales a montar una rampa en el Castro y posteriormente en Samil, a ser el evento que más retorno económico aporta a la ciudad de Vigo, uno de los eventos más importantes de Galicia y por ende de España y el sur de Europa en cuanto a cultura urbana se requiere. Hemos tenido la oportunidad de contar con bandas como No Use For a Name, Bad Religion, Public Enemy… Y bandas más pequeñitas que hemos apoyado y que nos han permitido poder mostrar a la gente que metimos a 26.000 personas. Es un mensaje para quien lo quiera escuchar. A día de hoy recibimos a 120.000 personas, es un evento de carácter gratuito y que a niveles presupuestarios se nos ha ido de las manos. Esto lo soportan las distintas entidades locales y las distintas marcas. Os invito el segundo fin de semana de agosto tres días con campeonato del mundo de skate, bandas, eventos internacionales alrededor de la bicicleta, etc. Creemos que se puede crear un evento gratuito así y el movimiento se demuestra andando.

¿Crees que sería beneficioso para España tener más eventos de este tipo?

Sería beneficioso para la música y para el deporte. Lo que pasa es que no vivimos en Estados Unidos y no estamos acostumbrados a este tipo de deportes. No es algo generalista. El año pasado salimos en un pequeño espacio en Marca y flipamos. Marca es el diario más leído del país, y eso dice mucho de la sociedad en que vivimos.

Volviendo a cambiar de tema, hay algo que me sorprende mucho en el panorama musical nacional y es el reciente “boom” del rap kinki de gente como Natos y Waor, Arce… Un estilo que pasó del underground minoritario a petar salas, conseguir millones de visitas en YouTube y sonar en todas partes. ¿A qué crees que se debe?

Hace poco hablaba con Toni Garrido (CQC, Las tardes de RNE) y me decía “tío, lo kinki se convirtió en mainstream“. Nada más lejos de la realidad. Yo tengo la suerte de trabajar con gente como Carmona, Costa, Fyahbboy,… Y hemos estado esperando y esperando. Como decía mi mamá “éramos salmones nadando a contracorriente y un día la corriente se puso a nuestro favor”. Es un poco lo que ha sucedido. Trabajo también directamente con Natos y Waor a los cuales patrocino a través de Arnette. Desde desde hace años venía viendo esto y resulta que ahora pegó el pelotazo, mal no íbamos encaminados.

Para ir terminando, tres discos que hayan marcado tu vida y tres bandas españolas que hayan cambiado tu vida musical.

Out Of Step – Minor Threat

Can I Say – Dag Nasty

The End Of The Silence – Rollins Band

Leño, Los Chichos y Negu Gorriak.

¿Un concierto?

Nirvana en 1992 en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s