Últimas noticias

Gazpacho Agridulce: “Yo uso el humor como herramienta con un fin, que es contar una historia”

Hoy hablamos con Gazpacho Agridulce, nombre tras el cual se esconde Quan Zhou que, como ella misma se describe, es china de cara y andaluza de corazón. Recientemente ha publicado su primera novela gráfica, “Gazpacho Agridulce, una autobiografía chino andaluza” (Astiberri Ediciones), y sus viñetas son publicadas en la versión web de El País. Además, participa esporádicamente en el programa radiofónico Hoy Empieza Todo de Radio 3, lo cual no nos extraña, porque es muy salá y su personalidad no deja indiferente a nadie.

 

Quan Zhou "Gazpacho Agridulce". Foto: Esther López Calderón.

Quan Zhou “Gazpacho Agridulce”. Foto: Esther López Calderón.

¡Hola Quan! Tu humor y tus vivencias sobre tu curiosa mezcla de raíces son las claves que dotan de personalidad a las viñetas de tu primera novela gráfica: “Gazpacho agridulce: una autobiografía chino- andaluza”. Al principio, ¿te dio un poco de miedo abrirte sin tapujos a la gente o, sin embargo, sentías la necesidad de transmitir todo lo que habías vivido?

Sí me dio un poco de miedo, pero no a abrirme, tenía miedo a que no se entendiera la historia, ya que con las viñetas eran pequeñas píldoras, pero el libro es una historia larga con hilo temporal, personajes que tienes que conocer, y porqué no, también coger cariño (que somos muy majos). Y más que necesidad de transmitir, fue un desahogo, como cuando escribes un diario.

¿Elegiste tú el pseudónimo de Gazpacho Agridulce o el pseudónimo te eligió a ti? ¿Te ha traído alguna anécdota curiosa?

Supongo que fue un punto medio. Elegir el nombre tuvo su miga, le pedí ayuda a mis hermanas y estuvimos hasta debatiendo (Dinastía Zhou y cosas por el estilo), pero gracias a la providencia llegamos a Gazpacho Agridulce. Sí que hubo una anécdota, en la presentación del libro hubo un señor que pensó que iba a una presentación gastronómica. Al final se quedó, compró el libro, se lo firmé, y me pidió muchas fotos.

En la presentación del libro hubo un señor que pensó que iba a una presentación gastronómica. Al final se quedó, compró el libro, se lo firmé, y me pidió muchas fotos

¿Qué opina tu madre de ser uno de los personajes principales de tus viñetas? ¿Sigue empeñada en buscar un marido rico y chino para sus hijas?

Mi madre dice que les he dibujado muy guapos. A veces me manda mensajes de voz con ideas para viñetas. También me dice que a quién le va a interesar nuestros menesteres familiares, que es más interesante otro tipo de cosas como la medicina china y demás.

ABSOLUTAMENTE SÍ, ella si puede endiñarnos un marido chino, por pedir que no quede. (risas)

Ilustración favorita de Mamá Zhou, por Gazpacho Agridulce.

Ilustración favorita de Mamá Zhou, por Gazpacho Agridulce.

Tus hermanas y tú sois mundos aparte. Sin embargo, forman gran parte de muchas de tus ilustraciones. ¿Te ayudan contándote anécdotas para que las plasmes en el papel o justo por eso se autocensuran para evitarlo?

Mis hermanas son un amor. Aunque Gazpacho Agridulce partiera como mío, ahora lo veo como algo “nuestro”, mi hermana mayor lloró de emoción cuando recibió su ejemplar y mi hermana pequeña estuvo presente en la presentación en Málaga. En cuanto a las anécdotas, las solemos poner todas en común y siempre hay consenso en lo que se dibuja. Entre nosotras no hay censura, lo único que si hay algo susceptible siempre les pido permiso, pero tenemos muy buena comunicación y son las primeras que me dicen: Quan, tienes que dibujar esto.

Cuando de niña pensabas en el futuro, ¿te imaginabas relacionada con el mundo del dibujo o pensabas en algo completamente diferente?

Más que diferente, lo veía imposible. En mis tiempos de soñadora adolescente pensaba irme a Japón a dibujar manga (menos mal que no lo hice). A medida que fui creciendo vi que el ganarme la vida dibujando era un sueño casi imposible, pero aún así lo que sí sabía era que quería tener un trabajo relacionado con el arte, así que descarté la carrera de bellas artes, por hacer diseño gráfico.

Es notable que el número de ilustradoras españolas reconocidas es exponencialmente más grande que hace unos años. ¿Crees que las redes sociales son el motivo principal u opinas que se debe a otras causas?

Por supuesto, en mi experiencia personal opino que sin las redes sociales y la facilidad de acceso a información gratuita online sería imposible este boom de ilustradoras. Ha sido mi trampolín al papel.

"Estas viñetas creo que te dan una idea a grosso modo de la relación madre-hija-segunda-primera-generación-problemas-comunicación", Gazpacho Agridulce.
“Estas viñetas creo que te dan una idea a grosso modo de la relación madre-hija-segunda-primera-generación-problemas-comunicación”, Gazpacho Agridulce.

Algo que nos ha hecho ser más fans de ti y tu trabajo es que presentaste el libro en Café de Chinitas. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Consideras el humor como una forma de vida más allá de las viñetas?

Muero de risa, muchos de los que fueron a la presentación me dijeron que tengo alma de monologuista. Yo uso el humor como herramienta con un fin, que es contar una historia (y a veces, darte algo en lo que pensar), pero no lo veo como forma de vida, no me veo como humorista.

La experiencia en el tablao fue muy buena, iba menos nerviosa porque era la segunda presentación que hacía, y me esforcé porque quería que fuera especial (una no presenta su primer libro todos los días). Los del Café de Chinitas fueron excepcionales y ayudaron en todo lo que pudieron, os recomiendo muchísimo ir allí, es como estar en familia.

Recientemente has comenzado a colaborar en Hoy Empieza Todo, el programa de Radio 3 de Ángel Carmona. ¿Qué nos puedes contar de esta nueva faceta tuya radiofónica al margen de la ilustración?

Pues es algo que como el cómic, vino por casualidad, ¡al parecer mi charlatanería ha servido para algo! Gracias al lanzamiento del libro, muchas radios me pidieron entrevistas, y al llegar se sorprendían con mi personalidad (también te digo que mucha gente se sorprende con mi personalidad) . Y yo al ir a tantas entrevistas y haber pasado ya los nervios iniciales, descubrí que lo disfrutaba muchísimo. Así que dije ¿por qué no?, igual es mi talento no tan secreto.

Para terminar, si pudieras darle un consejo a tu “yo del pasado”, ¿qué le dirías?

¡Ay! Mi yo del pasado, a la pequeña Quan le diría que se preocupara menos, que todo va a salir bien (el restaurante es solo una etapa), y que ese sueño imposible de adolescente se acabaría cumpliendo y con creces.

 

1 Trackback / Pingback

  1. Expocómic 2015: la fiesta del noveno arte llega a Madrid | Cultura Fetén | Fanzine digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s