Últimas noticias

«Hotel Mediterráneo», luz en el bosque

2000px_hotel mediterraneo

Portada de “Hotel Mediterráneo” (Planeta, 2015)

Hotel Mediterráneo” (Planeta, 2015) es una novela ilocalizable. Paradojicamente, el hotel Mediterráneo se aleja del mar (¿recordáis aquella canción de Serrat en la que, adaptando letras de Miguel Hernández, canta aquello de «Cerca del agua, perdida del mar/que no se puede perder ni encontrar»? Pues eso. O justo lo contrario, no sé).

Esta novela tiene más que ver con la boscosidad, con la profundidad y con la extrañeza. El propio autor, Alejandro Pedregosa (1974-), nos confesaba que tras una serie de novelas “localizables” —Un extraño lugar para morir (Ediciones B, 2010) ubicada en Pamplona, Un mal paso (Ediciones B, 2011) ubicada en Santiago de Compostela y A pleno Sol (Temas de Hoy, 2013) ubicada en Madrid— quería “bucear”. Y esta novela es, desde luego, una inmersión. Mejor dicho, una doble inmersión. Por un lado, una inmersión en la Naturaleza. A este propósito, sirven las canciones de Joan Manuel Serrat que acompañan a Francesc y Tamara, principales protagonistas de esta historia, pero también al resto de huéspedes del hotel (Maite, Amparo y el Presidente) a lo largo de la novela. Por otro lado, una inmersión en el anonimato. “Hotel Mediterráneo” narra la posibilidad del no-lugar. El no-lugar como espacio y como opción vital, pero también como homenaje. De hecho, en esta novela no hay lugar(es) emblemáticos. Este hotel es el lugar antiemblemático, tradicionalmente hablando, claro.

Pero, sobretodo, “Hotel Mediterráneo” es una novela audaz, heroica casi. Pese a que la violencia machista aparece como un tema accesorio, sus consecuencias sí están presentes de una manera clara, protagonista podríamos decir. La prueba más evidente, en este sentido, es el nacimiento del propio hotel. Y hasta aquí puedo reseñar. La fortaleza de esta novela está presente ya desde la propia cita introductoria del poeta vasco Gabriel Aresti (1933-1975): «Nire aitaren etxea/defendituko dut» que vendría a significar «Defenderé la casa de mi padre».

 

1 Trackback / Pingback

  1. Alejandro Pedregosa: “Me apetecía sumergirme en medio de una nada boscosa y sin nombre, ahí está el Hotel Mediterráneo” | Cultura Fetén | Fanzine digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s