Últimas noticias

Txetxu Altube presenta “Cuestión de intensidad” ante una Galileo a reventar

Txetxu Altube

El pasado viernes 16 de octubre, el madrileño Txetxu Altube presentaba su primer disco en solitario, “Cuestión de intensidad”. Después de más de una década liderando Los Madison, llegó el momento de tomar las riendas de su carrera y decidió apostar por sí mismo y por todo lo que aún le quedaba por decir. Dos años más tarde, la ilusión por esta nueva etapa permanece intacta; y así nos lo transmitió a todos los que allí estuvimos, en una Galileo a reventar, donde los sentimientos se podían palpar y la música estaba más viva que nunca. Era fácil sentir la avalancha de emociones por las que pasó en el escenario, e imposible permanecer inalterable a ese cúmulo de sensaciones. Se notaba que Txetxu creía en lo que hacía, y supo defenderlo de una forma brutal.

En el concierto estuvo arropado por un nutrido grupo de músicos de confianza: su inseparable hermano Carlos al bajo (que también formó parte de Los Madison), Nacho Mur a la guitarra, Txarly Arancegui a la batería (Juan Gomariz grabó las baterías en el estudio, pero no pudo acudir por problemas de salud), y Alejandro Martínez al piano. Mención especial merecen David Castro, Javier Celada y Jitka Kubesova, integrantes de Street Wings; sus raíces folkies y celtas, se fusionan a la perfección con lo nuevo de Altube, que tras una temporada en Irlanda empezó a beber de estos ritmos, y ha dejado patente su gusto por las flautas, violines y gaitas en sus composiciones.

Con el escenario aún vacío sonó Duelo, el único tema instrumental que incluye “Cuestión de intensidad”. A modo de apertura, sirvió para prepararnos para todo lo que venía por delante. Nada más terminar entró Txetxu, solo frente al peligro, daba las buenas noches y, sin más, arrancaba con Skyline, acompañado únicamente por su guitarra y su voz. Junto a Nacho Mur tocó Juego Sucio y Pies de Barro (fue el primer tema que tocó del CD y, curiosamente, es el tema que cierra el mismo). David, Javi y Jitka (Street Wings) se unieron a ellos con Vendaval, y a mitad canción, entre aplausos, entraron también Carlos y Txarly.

Txetxu Altube-4

Fue una noche llena de momentos emotivos. Invitó al escenario a su amigo Jorge Marazu para cantar juntos Escandinavia, canción que da nombre al último disco de Marazu. Con él ha escrito dos de los temas que forman parte de “Cuestión de intensidad”: Señales de Stop, en la que derrochó voz escoltado por el gran Alejandro Martínez al piano, y Recompensa, que dedicó a su coautor, Marazu. Txetxu también quiso recordar a su padre en una noche tan importante y le dedicó una canción que siempre guarda para él, Sin recoger.

También hubo tiempo para las anécdotas, y mientras afinaba su eléctrica de doce cuerdas, antes de tocar Pasos sin firme, aprovechó para contar que el chico que antes les ayudaba con el equipo en los conciertos, decidió dejar todos los instrumentos en un Cash Converter, y nunca más supo de él ni de su anterior guitarra eléctrica, una Telecaster. Tocando Cuestión de intensidad pudimos intuir a Bruce Springsteen en las poses que Altube tomaba con su Rickenbacker 660 (a falta de Telecaster), y no es de extrañar ya que sabemos de buena tinta, que el de Parque de las Avenidas es fan declarado del Boss. Al comienzo de Tu versión, Txetxu olvidó la letra, pidió tiempo y uno de los espectadores le recordó los versos que seguían. Con Nadie ya tenía al público en el bolsillo, que coreaba y aplaudía sin parar, momento que aprovechó para dejar de tocar y pedir a la sala que siguiese cantando mientras él escuchaba. La entrega era total, la gente en pie no dejaba de moverse al ritmo de Para verte bailar.

Llegó el momento de decir adiós con De cara, pero la Galileo quería más y lo pedía coreando el nombre del artista hasta que finalmente, Txetxu volvió para colgarse la guitarra y empezar Horas contadas, pero el instrumento falló y decidió hacerla a capela, embriagando a los allí presentes. Regresaron Alejandro y Jitka, y el cantante se sentó al borde del escenario para cantar Un día de estos. Después de este par de temas íntimos entró el resto de la banda pidiendo guerra. Llegó la hora, sólo quedaban las dos últimas canciones de la noche: Rondarás por aquí y Compás de espera. Las luces de la sala se encendieron y la gente se levantó de sus asientos para cantarlos y bailarlos hasta el final. Se hicieron todos los temas del disco y otros antiguos, no fue un concierto corto pero se notaba que nadie quería que acabara, ni los músicos ni el público, que no dejaba de pedir otra sin parar de aplaudir. El compositor, emocionado, daba las gracias y se despedía, pero le costaba abandonar el escenario. La del viernes no fue una noche cualquiera, y tardará en asimilarla. Txetxu Altube apostó por él, por todo lo que podía ofrecer, y nos ganó a todos.

 

1 Comentario en Txetxu Altube presenta “Cuestión de intensidad” ante una Galileo a reventar

  1. Santi Truhan o sr. // 20 octubre, 2015 en 09:44 // Responder

    Txetxu va a seguir dando guerra mucho tiempo. Gran talento. Buen post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s