Últimas noticias

Alejandro Pedregosa: “Me apetecía sumergirme en medio de una nada boscosa y sin nombre, ahí está el Hotel Mediterráneo”

Hotel Mediterraneo 2

Alejandro Pedregosa, autor de “Hotel Mediterráneo” (Planeta de Libros, 2015).

Alejandro Pedregosa (1974, Granada) es licenciado en Filología Hispánica y en Teoría de la Literatura por la Universidad de Granada. Autor de una notable producción literaria, brillantes poemarios y cuentos, recientemente ha publicado “Hotel Mediterráneo“, su cuarta novela. Hablamos con Alejandro Pedregosa acerca de esta última novela, su trayectoria previa o su visión acerca del concepto de la librería tradicional en la sociedad actual.

En 2010, sale a la luz “Un extraño lugar para morir” (Ediciones B), en 2011 “Un mal paso” (Ediciones B) y en 2013 “A pleno sol” (Temas de Hoy). Todas ellas, podríamos decir, novelas negras (o novelas criminales). Cuéntanos cómo surge este proyecto.

Bueno, en realidad todo surge con la primera novela, “Un extraño lugar para morir”. Me doy cuenta de que un asesinato puede ser una buena excusa para contar los entresijos de una ciudad provinciana, y eso me interesa. Está también la idea del “bullicio”, de la concentración humana. Tanto en San Fermín como en el Camino de Santiago como en el 15M la profusión de personajes curiosos es muy notable. Me permitía cierta polifonía en las voces.

Estas tres novelas, además, se desarrollan en lugares emblemáticos: “Un extraño lugar para morir” (2010, Ediciones B) en Pamplona, durante los Sanfermines, “Un mal paso” (2011, Ediciones B) en Santiago de Compostela y “A pleno sol” (2013, Temas de Hoy) en la plaza de Sol, Madrid, durante el 15-M. ¿Es casualidad o hay motivos de mayor calado para ambientar tus novelas en estos lugares? Por ejemplo, el 15-M (Madrid) cambió nuestro modo de entender la política.

Por supuesto, los lugares no están elegidos al azar, son ciudades que a lo largo de mi vida y por diferentes motivos han generado en mí una red afectiva de la que ya no quiero desprenderme. Pamplona, Santiago y Madrid son ciudades a las que vuelvo siempre con el romanticismo a flor de piel. Sé que no les pertenezco, no son Granada o Marbella, donde tengo enterrado el corazón, y quizá por eso me gustan tanto. Son mis ciudades-amante, no mis esposas.

En cuanto a lo que me preguntas del 15-M, creo, honestamente, que ha sido la chispa generadora del cambio democrático más importante en este país desde la Transición. Otra cosa es que los artificieros políticos de aquella detonación (digamos PODEMOS) consigan sacar rédito electoral de ello. Pero sin el 15-M no hubiera existido toda esta inercia política actual hacia la transparencia, la justicia social y la merma de privilegios por parte de la clase política. Eso, desde luego, no lo iba a propiciar ni el PP ni el PSOE. Fue la gente en la calle, como siempre.

portada_hotel-mediterraneo_alejandro-pedregosa-morales_201506251355

“Hotel Mediterráneo” (Planeta de Libros, 2015).

Hace escasos diez días, se publica tu nueva novela, “Hotel Mediterráneo” (2015, Planeta). Frente a tus anteriores trabajos, no hay lugar emblemático. De hecho, desconocemos la ubicación exacta del Hotel Mediterráneo. Es el no-lugar. Como homenaje, como espacio y opción vital. Tampoco hay crimen (al menos, no como eje narrativo). ¿Has cerrado, definitivamente, el ciclo de novelas criminales?

De momento los crímenes quedan aparcados. El tiempo dirá si para siempre. Después de tres libros tan “localizables”, me apetecía sumergirme en medio de una nada boscosa y sin nombre. Es ahí donde está el Hotel Mediterráneo. Digamos que he dejado de nadar en la superficie de la vida y me he lanzado a bucear. Las cosas no se ven tan claras bajo el agua, pero mola.

Y en esta inmersión, donde las cosas no se ven tan claras, decides hablar sobre la violencia machista. Es, cuanto menos, una decisión valiente.

En realidad, en esta novela la violencia machista está presente de una manera tangencial. No es una novela que investigue en los motivos ni en las soluciones. Sin embargo, el peso de la violencia, su opresión está presente a lo largo de la novela. En ese sentido yo quería que se pareciese a la propia sociedad que convive diariamente con este tipo de violencia, a veces sin querer verla, mirando para otro lado, pero sabe que está ahí, en su propia casa, en la casa del vecino…

En “Hotel Mediterráneo” (2015, Planeta) también aparecen las canciones de Joan Manuel Serrat que, de alguna manera, juegan un papel fundamental. Imagino que tampoco será una casualidad. Aunque he de confesar que esperaba otra banda sonora… Más cercana a Los Enemigos o a Los Suaves, por ejemplo.

(Risas) Si pongo una banda sonora de Los Enemigos, los lectores se me vuelven nihilistas y el Gobierno me denuncia por apología de las drogas y mil cosas más… (Risas) No, ya en serio, elegí el cancionero de Serrat por dos cuestiones fundamentales. Según yo lo veo, Serrat es el cantante/compositor que más y mejor ha tratado el tema de la Naturaleza en su obra. Y, como has comprobado, la naturaleza es parte importante en esta novela. Por otro lado, los personajes de las canciones de Serrat (Edurne, La aristocracia del Barrio, Señora, Curro el Palmo, El titiritero…) tienen la misma sencillez humana que yo he querido transmitir a mis personajes. Son gente sencilla con problemas complejos.

Dejemos a un lado “Hotel Mediterráneo” (2015, Planeta), en 2013 salen a la luz, por un lado, el poemario “El tiempo de los bárbaros” (Tragacanto) y, por otro, el libro de relatos “La sombra de Caín” (Cuadernos del Vigía) que son, hasta el momento, tus últimas aportaciones a estos géneros. Cuéntanos qué es lo próximo o en qué estás trabajando.

Pues estoy con varias cosas al mismo tiempo. Por un lado ya tengo acabado un nuevo libro de relatos que espero salga publicado en 2016. En lo que a poesía se refiere tengo ya la mitad del nuevo libro. Voy lentamente, la poesía lo requiere, pero estoy muy ilusionado con los veintitantos poemas que ya están terminados. Y, por supuesto, estoy metido de lleno en la próxima novela, que supondrá un nuevo salto al vacío (esta vez desde un trampolín): me he propuesto hacer una comedia. Ya veremos por dónde sale el tiro.

Pedragosa_Alejandro0003-Copiar-200x300

Alejandro Pedregosa.

Hablemos ahora sobre las librerías. Por un lado, ¿qué opinas sobre las librerias online, por ejemplo, Iberlibro? Por otro, ¿qué futuro crees que le depara a la librería tradicional, la física?

Algunas personas sentimos las librerías (y las bibliotecas) como espacios mágicos. Son también unos magníficos templos para ejercitar la humildad. Reconozco que mi relación con los libros sigue siendo de la era pre-internauta. Voy a una librería física, me paseo de anaquel en anaquel durante una hora y al final me llevo unos cuantos. Los pocos libros que he comprado por Internet han sido a editoriales muy concretas, y porque sabía lo que iba buscando. Además, me gusta conocer la opinión de los libreros. Me han iluminado con grandes lecturas. En cuanto al futuro no tengo ni idea. Me da la impresión de que el equilibrio entre lo físico e internet se va a mantener durante más tiempo de lo que todos pensaban.

Un poco de actualidad, hablemos del Premio Nobel de Literatura de este año. ¿Qué opinas sobre Svetlana Alexiévich (1948-), ganadora de este año? Para la gran mayoría ha sido una sorpresa… Yo, por ejemplo, no la conocía.

Para serte sincero, no tengo ni idea de quién es; nunca había oído hablar de ella, pero, por supuesto, en cuanto termine con este ir de arriba para abajo que es una promoción, me interesaré por su obra y leeré algo de ella.

Por último, recomendaciones (literarias, por supuesto, pero también musicales, televisivas…).

Desgraciadamente de televisión no te puedo recomendar nada. No veo series (ya sé que esto queda fatal decirlo, pero es que no llego a todo). En música no tengo ni idea de por dónde va la Modernidad. Llevo años que sólo escucho discos antiguos. Esto conlleva un gran problema: cuando salgo a los bares ya no me divierto como antes, porque no sé qué estoy bailando y tampoco me sé la letra de las canciones cuando estoy borracho. Libros sí, libros te diré unos cuantos de los que me han gustado últimamente: “Adiós a Berlín” de Christhpher Isherwood, “El año del verano que no llegó nunca”, del colombiano William Ospina y “El mar”, de John Banville. En poesía recomendaría leer cualquier libro de José Corredor-Matheos, por ejemplo, “Sin ruido”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s