Últimas noticias

La memoria televisada: un concienzudo estudio de Laura Pousa

la memoria televisada okPor fin tenemos en nuestras manos un ejemplar de “La memoria televisada – Cuéntame cómo pasó”, editado por Comunicación Social. Su autora, Laura Pousa, ha adaptado la tesis doctoral en la que ha estado trabajando en los últimos tiempos, a un formato de ensayo de más de doscientas páginas en las que ofrece un estudio transversal de una de las series más longevas y reconocidas dentro y fuera de España: Cuéntame cómo pasó. Pousa, que tiene una dilatada carrera audiovisual y que ha trabajado como guionista durante más de una década, es también profesora universitaria del área de audiovisual en la Facultad de Bellas Artes de la UCM.

La presentación del libro se celebró en la madrileña sede de la SGAE el pasado mes de octubre, con la presencia de la propia escritora, de Rosa María Mateo, veterana periodista de RTVE, de Eduardo Ladrón de Guevara, otro veterano del guión (Farmacia de Guardia, Querido Maestro, Cuéntame cómo pasó) y la profesora María Luisa Ortega. Fue un encuentro distendido, plagado de anécdotas, y en el que no faltó lugar para la evocación de tiempos pasados.

pousa presentación

Eduardo Ladrón de Guevara, Rosa Mª Mateo, Mª Luisa Ortega y Laura Pousa

Según María Luisa Ortega, este libro es un ambicioso proyecto “cuyo eje vertebrador es la escritura dramática”. La profesora destacó las inquietudes iniciales de Laura Pousa, alejadas en origen de cualquier estudio relacionado con Cuéntame cómo pasó. Pousa atravesó un proceso de distanciamiento de Cuéntame hasta que asesorada por Ortega, se decidió a investigar buceando en una serie que ya ha cumplido los 14 años y que conoce en detalle, dada su experiencia en el equipo de producción del Grupo Ganga.

Cuéntame como pasó es la fotografía de una época y es un producto orgánico. Sus protagonistas infantiles han crecido, los adultos han envejecido y algunos de sus secundarios (Tony Leblanc, Fernando Fernán Gómez, José Sancho) ya no viven. Tampoco vive ya Tito Fernández, su primer director. Sin embargo, se mantiene intacta la huella que los capítulos han dejado, por el enorme poder de identificación personal y contextual de la serie. Rosa María Mateo recordaba precisamente los usos y costumbres de los años álgidos del tardofranquismo y la Transición (los del grueso de la serie, ya que Franco no muere hasta la 9ª temporada) y aquél Spain is different acuñado por Fraga Iribarne. Porque España era diferente, para bien o para mal. Era un país contento con su recién estrenado estado del bienestar, “pero absolutamente pasivo con la situación política” tal y como afirmó la periodista. Con su éxodo rural y la evocación de recuerdos a través de sonidos, olores y sabores. Con el inmenso catálogo de tipos que recrea la serie, suficientes para que cualquier espectador mayor de treinta años pueda verse reflejado con alguno o varios de ellos.

Spain is different

“Laura es sabiduría”, afirmó finalmente Eduardo Ladrón de Guevara, que la conoce desde que ingresó como becaria en el equipo de la serie y que dice haber tomado conciencia de la gran obra que es Cuéntame leyendo este ensayo. En su intervención, el guionista recordó cómo la libertad estallaba en la cara de los españoles cuando salían por primera vez del país en aquellos años, y cómo le costó narrar esos años del tedio, la falta de libertad y los primeros atisbos de contestación popular en los guiones de Cuéntame: “La Semana Santa en España era pura música sacra, torrijas y saetas. Salir a Londres por primera vez en esas fechas fue impactante. No había procesiones, allí se tocaban el culo cuando bailaban”. Y es que el mensaje populista de que todo iba bien a través de las películas, las series y los programas de televisión de la época había calado y mucho, un hecho del que también se hace eco el libro.

Cierto es que la serie acusa un desgaste más motivado por los años que le está tocando cubrir (los 80, con la Movida agonizando) que por la producción en sí, que ha sabido adaptarse a las innovaciones narrativas y de producción de los últimos años. La serie está al mismo nivel -o mejor- que otras series contemporáneas, pero no es igual de fácil desarrollar una trama efectiva inspirándose en los acontecimientos de finales de 1975, que en los de mediados de 1984.

familia cuentameQue nadie espere encontrar en esta publicación el enésimo libro nostálgico y de fácil digestión dedicado a la serie. Son muchos los libros y otros productos que se han recreado en la estética y los modos de la época durante estos tres lustros de vida de la serie. La memoria televisada no es un estudio histórico, ni un anecdotario, ni un compendio de guiones. Es todo ello y más: su valor reside en la vocación documental que posee. Las comparaciones que efectúa con otros productos culturales extranjeros, el tratamiento ideológico de las tramas, y la especial atención que presta a ese híbrido entre ficción y documental que son los episodios especiales de Cuéntame, son una auténtica golosina para los seguidores de la serie, ávidos de profundizar y conocer más sobre el antes, durante y después de una serie que está rodando ya su decimoséptima temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s