Últimas noticias

Joy: una mujer contra todo pronóstico

MV5BMTU2NjE4Mzg1OV5BMl5BanBnXkFtZTgwNzkyOTU0NzE@._V1._CR39,9,2921,1575__SX1303_SY547_

Fotograma de “Joy” (20th Century Fox / Annapurna Pictures / Davis Entertainment), dirigida por David O. Russell.

Nieve y gafas de sol. Una combinación un poco extravagante, a veces hasta opuesta, nos parece presentar la cartelera. Un imagen que difumina el fondo azul y nevado y nos muestra a una joven, aparentemente, decidida que deja entrever sus ojos grises al bajar sus gafas de sol. Pero de eso es de lo que va exactamente Joy, de ella.

Cierto día de invierno me decidí a darle una oportunidad a la nueva cinta de David O. Rusell y, a su vez, testar si Jeniffer Lawrence estaba a la altura de otra nominación al Oscar apenas dos años después de llevarse la estatuilla o solo era fruto del boom causado por la artista de la era cool mejor pagada del momento. Bradley Cooper y Robert De Niro, como acostumbran los filmes con la firma de O. Rusell, no faltaron a la cita. Ni tampoco un pedazo de la historia de América –como en “American hustle”- ni las historias de superación ejemplares– al igual que en “Silver Linings Playbook”.

Marcada por una ruptura familiar, la pequeña Joy Mangano (Jeniffer Lawrence) intenta hacer brotar mariposas del polvo mientras se nutre de los esperpénticos culebrones que engulle su madre, día a día, tras perder al hombre con el que algún día se casó. Pero, por desgracia o no, la figura materna fue para ella su “Mimi”, la optimista abuela que interpreta Diane Ladd. La misma que nos cuenta la historia de esta niña que tuvo que madurar antes de tiempo para rescatar a su familia de una crisis total. Eso sí, sin perder el norte y con los pies en el suelo: ese suelo que tiene que limpiar aunque se corte las manos.

Fotograma de "Joy" (20th Century Fox / Annapurna Pictures / Davis Entertainment), dirigida por David O. Russell.

Fotograma de “Joy” (20th Century Fox / Annapurna Pictures / Davis Entertainment), dirigida por David O. Russell.

“Joy” se nos presenta mirando al pasado con recelo, recordando aquellos fragmentos maravillosos, congelados en el tiempo –en una de estas fiestas de chalet que tanto nos tienen acostumbrados los americanos– , de la juventud que parece habérsela sido arrebatada a golpe de desgracias cotidianas, mientras sentada después de un largo día de trabajo piensa como cambiar su situación. Pero ella es distinta, puede compaginar su trabajo fuera de casa con el de dentro, la labor de una madre todoterreno y convalidar un curso de reparaciones domésticas. Aunque, a pesar de lo que diga su nombre, Joy no está especialmente alegre estos últimos días. Pero todo va a cambiar, o bueno, por lo menos tiene una idea.

Lawrence se pone en la piel de esta mujer que tiene que sacar a su familia adelante y, a la vez, conseguir su sueño, con su capacidad para crear algo mágico de lo usual, convertir lo ordinario en extraordinario. La ganadora del último globo de oro madura y mima un personaje que no necesita de flechas para conseguir lo que quiere. Para el recuerdo quedará la escena del clímax de la película: JL se “corta la melena” y se ciñe al cuero de su chaqueta para dar su ultimátum.

Arriesgar, lo que se dice arriesgar, O.Rusell no lo hace, pero para eso tiene a este tremendo elenco que sin demasiado esfuerzo consiguen hacer una digna y curiosa historia alrededor de la inventora de la “fregona del siglo”. Pero el verdadero éxito, y sin Jennifer Lawrence sería imposible, es llegar o, por lo menos, acercarse, a emocionar. El director ya se encarga de la selección musical y de los viajes surrealistas al interior de la caja tonta.

Fotograma de "Joy" (20th Century Fox / Annapurna Pictures / Davis Entertainment), dirigida por David O. Russell.

Fotograma de “Joy” (20th Century Fox / Annapurna Pictures / Davis Entertainment), dirigida por David O. Russell.

“Joy” es un melodrama moderno con la comicidad que desprende el buen hacer del gran equipo actoral de O.Rusell, un biopic del gran sueño americano, una historia de superación de una mujer valiente, creativa y con ideas frescas, cuyos inventos hacen casi milagros mayores que el suyo: “llega a todas las esquinas y…¡se escurre sola!”, que vuelve a colocar a Jennifer Lawrence en las últimas nominaciones a los Oscars. Y he de decir que sí, que sin duda se merece tener su sitio.

Una película que -según el director- “intenta reflejar las distintas fases de alegría que vivimos” va flotando a través de una composición de densas recaídas en la abrumadora monotonía de la “madre de familia” y acelerones de sentimientos positivos. Alardeando de ilusiones y fracasos, y que, como Orson Welles ya nos enseñaba al principio y al final de la historia de su más conocido ciudadano, al igual que el trineo Rosebud, la caja de las construcciones de la pequeña Joy es algo más que una simple juguete, algo que, equiparable a la alfombra de “El Nota” (Dude) de los Cohen, nos hace pertenecer a un lugar, a un momento, a unas raíces, esas que te permiten despegar pero, afortunadamente, no te dejan sacar los pies del suelo y olvidar quien eres y cómo has llegado hasta ahí.

 

Artículo de David Vaquero.

 

1 Comentario en Joy: una mujer contra todo pronóstico

  1. Me parece una excelente reseña, magnifico blog, magnificos. Seguir así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s