Últimas noticias

Inlogic: “Este disco ha sido muy curioso a nivel personal hacerlo, y sobre todo a nivel grupal”

11986591_10152982579261714_3379439464731815111_n

La banda Inlogic en los últimos meses de 2015 publicó su último y quinto disco hasta la fecha, tras más de diez años de formación, este “A través del tiempo” ha sido su primer álbum en castellano. Un trabajo mimado y detallista, preciosismo acústico, que ellos mismos definen como su “renacer musical”. Hablamos con la banda acerca de todos los cambios con los que afrontan esta nueva etapa y la experiencia de la autoproducción del disco, entre otras muchas cosas:

 

Con los primeros discos siempre se tiene la expectación del qué va a pasar, pero en vuestro caso este ya es vuestro quinto álbum. ¿Sigue habiendo ese miedo o el qué dirán llegada esta cifra?

No, pero antes tampoco mucho. Había más expectación personal tuya de a ver qué nos da este disco, sobretodo de vivencias personales. Llegado a este punto dices “joder, mira qué de puta madre que seguimos haciendo discos después de doce años las mismas personas”. Hay gente que se junta a tocar y hace un disco de puta madre, pero, claro, eso pasa en Estados Unidos, aquí en España no, o sigues un poco unidos o al final te dispersas por curros. Si todos viven de cosas relacionadas con la música es más fácil, pero normalmente no pasa.

Claro, cada uno tiene sus prioridades, ¡y son muchos años!

Eso es, las prioridades de las personas con el paso del tiempo es de las cosas que te das cuenta que cambian, y que una no es mejor que otra, simplemente puedes estar en un camino u otro y de momento el nuestro sigue funcionando.

Este disco se publicó hace, aproximadamente, tres meses y ya habéis tenido ocasión de presentarlo en directo en unas fechas seleccionadas. ¿Cómo está siendo la respuesta?

Está siendo bonita la respuesta, la verdad, porque viene público que ya teníamos, y ahora está viniendo público que no conocíamos, con lo cual conoces a más personas y el feedback es distinto. Lo curioso es, cierto es que hemos vivido poco en ese sentido, que la gente interioriza más las canciones siendo en castellano, y las canta para él, y eso te hace cosa, ves que las está cantando para él, que les ha llegado esa letra y se acuerda de esa letra.

Como decías, han pasado más de diez años como grupo, cinco discos, y ahora ha llegado el momento de dar el paso al castellano. ¿Qué ha sucedido para qué digáis “ahora sí”?

Estábamos haciendo el quinto disco, pero en inglés, y vimos que estábamos haciendo lo mismo de siempre. Siempre, desde nuestros primeros discos donde hacíamos un royo metal, hemos querido cambiar y evolucionar. En todo proceso de cambio hay una parte que duele, y lo mejor es que te dejes llevar porque va a pasar igualmente. En ese sentido dijimos, cuando encuentras el camino, “aquí en castellano nos vamos a motivar porque esto otro ya lo teníamos hecho, vamos a hacer otro tipo de melodías, vamos a arreglar el disco de otra manera, vamos a pensarlo de otra manera”. Es como estar viajando todos los días a un sitio y que, de repente, dices “¿y por qué no nos vamos a este otro y vemos qué es lo que pasa?”. Eso es fundamental.

a2107556881_10

¿Estáis satisfechos con el resultado de este cambio? Porque también es verdad lo que decías antes, vale que en inglés la gente las cantara, pero aquí las interioriza más.

Si el disco lo hicieras ahora cambiarías cosas, pero creo que hemos podido hacer todo lo que teníamos que hacer en ese momento. Entonces, normalmente, cuando te quedas con esa sensación es muy positiva, y creo que en cada uno de los discos hemos hecho eso. Te dejas todo lo que puedes a todos los niveles, a veces, dentro del contexto, uno está más pendiente de unas cosas, otro en medio de una grabación puede tener un problema personal brutal, y ha pasado, y estás fuera del momento, pero en este contexto y en este disco ha sido muy curioso a nivel personal hacerlo, y sobre todo a nivel grupal. Estamos muy satisfechos, porque era un reto, podía salir o no podía salir, como todo.

Hablando de retos, ¿cuáles tenéis en un futuro o alguna espinita clavada que queráis realizar como banda?

Tampoco tenemos en ese sentido retos, sí nos gustaría presentar este disco a la máxima gente posible. Que toques en muchos sitios, porque en concierto creo que el grupo tiene una forma de transmitir que llega a la gente y cuanto más público pueda verte mejor, intentar tocar mucho este año.

Definís este disco como un “renacer musical”. Además del idioma, ¿en qué crees que hay un cambio respecto a los anteriores?

En el concepto de lo que puedes hacer y de lo que eres. Cuando ya tienes una edad se te han pasado muchas historias por la cabeza, yo creo que, por lo menos en nuestra generación, la del 78-82, a partir de los 31 o 32 te cambia la visión total, un campo nuevo de situaciones y experiencias vitales, todo cambia. En el sentido musical también cambia, esto lo hacemos no por inercia, sino porque queremos plantearnos este reto. A veces estás con la inercia del grupo, llevamos nueve años con lo mismo, disco, grabación, gira, pedo, pedo, pedo, fiesta, fiesta, descanso, vacaciones, así sin parar toda la secuencia que llevamos los grupos, y ahora era otro proceso en que te planteas “¿por qué voy a tocar? ¿Por qué voy a seguir haciendo música? ¿Dónde voy a emplear mis energías? ¿Cómo lo voy a grabar?”. No voy a ir a un estudio, voy a aprender yo cómo grabarlo, voy a explorar lo que es la música en sí misma, y, sobre todo, conocer lo que podemos hacer y lo que no podemos hacer. En otros discos era más grandilocuentes en el sentido de buscabas el sonido que no podías llegar a tocar o decir “voy a meterle unos arreglos”, y no, este disco es muy natural.

Ahora os conocéis mejor que nunca y sabéis hasta dónde podéis llegar, ¿no?

Eso es, ese es el resumen, lo que pide la canción en sí misma. Pierdes el ego humano y buscas una unión grupal.

Este disco lo habéis hecho vosotros, lo habéis autoproducido, ¿qué ventajas habéis encontrado al encargaros vosotros desde el sonido y cómo ha sido esta experiencia?

Ventajas sobre todo personales en lo que te llevas de conocimiento. A todos los seres humanos nos pasa, cuando superas una situación que te pone un poco contra las cuerdas te haces fuerte. No es la sensación gilipollas que te dicen los padres de “te lo tienes que currar”, sí, pero no, hay un momento en la vida en la que te das cuenta que esto es tuyo y si no lo haces tú no te va a salvar el culo nadie. Si quieres grabarte el disco lo tienes que hacer tú, ves que la mejor opción es esa. Entonces pasas ese reto, y ahora sucede lo mismo, hay gente que le ha gustado la grabación y, por ejemplo, a Javi, el técnico amigo nuestro que nos ha ayudado con esto le está saliendo curro, cuando antes no se atrevía a grabar y ahora está grabando. A nivel producción te fijas ahora en los discos de otra manera también y valoras todavía más la música. O sea, yo ahora hay discos que ahora escucho y me doy cuenta que esto es más mágico porque sé por dónde han podido hacerlo y ver el curro que lleva.

8879cc327de596837b5c69b348d88101

Por ejemplo, ¿cuál te ha sorprendido?

Yo flipo con Beatles, normalmente flipo siempre, pero a ver, te podría decir “Abbey Road” y “Let it be”, son brutales. A los Beatles también es que ya conoces todo y conoces hasta las sensaciones que tenían hasta grabando ese disco, con lo cual lo humanizas todo más, pero un tema como Something de Harrison cómo está interpretado, cómo está tocado, cómo entra… Ese tío es un alien que vino aquí, los Beatles vinieron aquí, todo ese contexto vino aquí para hacer un punto y aparte, estoy seguro. Como Jimi Hendrix o Dylan, creo que, ojalá, dentro de cien años seguro que los alien vuelven y retoman. Yo toco la guitarra y todos los de mi grupo tocamos por Nirvana, es así, era verle y yo me pongo vídeos en directo ahora y no me extraña lo de este tío, porque es empezar un puto acorde y verle algo distinto. No por el ídolo, o sea eso se ve en mucha gente buena, es como ver a Lennon tocar o cómo empezaba a cantar Help, se te ponen los pelos de punta.

Sí, es muy mágico todo.

No sé cómo describírtelo, pero es mágico, sin duda. A nivel producción discos de Bowie, como retoman siempre que muere alguien, a mí siempre me han gustado sus discos de los 70, no recuerdo cómo se llama el disco, pero le mete un coro medio gospel cantando que flipas, eso es acojonante cómo mete las armonías. Ahora me fijo mucho y me gusta la producción que panea las cosas, después me fijaba en las versiones mono, que eran las que sacaban al público, porque nadie tenía estéreo y decías “¿cómo mezclas algo en mono, tío? Qué complicado para que suene”. Roy Orbison tiene un disco, creo que es el tercero de su carrera, yo para los nombres de los discos soy fatal, pero eso es brutal cómo suena a nivel producción, o sea, Roy Orbison está en mi casa cantando. Ahora todo suena muy procesado, muy cuadriculado, y eso es una putada. Qué mal estamos haciendo las cosas, porque había cacharros que se había invertido el mayor dinero de ingeniería del mundo, ingenieros increíbles en hacerte un cacharro y ahora no se utiliza. Joder, ¿por qué te suenan bien los discos de los 70, tío? Pues plantéatelo, no te suenan a cristal como ahora, que suenan como que no ves a nadie. Estas escuchando esto y sabes que es de otra época (suena Common people de Pulp).

Aunque sea bastante reciente, en comparación con los 70.

Sí, pero tiene otro toque. A mí me da pena, por ejemplo, que se dejó de utilizar todos los aparatos de grabación de cinta, yo encontré un magnetofón en el desván de mi abuela y lo utilicé. Fue una señal, eso lo tenía que utilizar para este disco, y pasamos voces por el magnetofón y flipas. Es que suenan las voces que es que te asustas, están aquí, vives, recuerdas ese momento. Es otra dimensión a nivel producción, siempre habrá una vuelta. Muchos estudios yo me alegro que están volviendo a grabar con magnetofones. ¿También sabes lo que pasa? Grabar en métodos antiguos te hace que tienes que ser mucho mejor músico y técnico, eso te apreta mucho las pilas.

Por lo que vi en el vídeo de promo que subisteis a vuestra web, habéis grabado el disco en una casita rural en Guadalajara. Todo ello forma un ambiente que pega mucho con el sonido de las canciones más acústicas. ¿En qué medida pudo influir ese entorno en el resultado del disco?

Queríamos ir a la playa, en plan casoplón en la playa, al final vimos que no era viable por nuestra economía (risas). Después dijimos buscar algo que nos pille cercano, como va a venir también gente invitada a grabar, claro, no podemos irnos a Coruña. Era la primera vez que íbamos a estar diecinueve días grabando de seguido, que normalmente estás una semana o pocos días más, todo corriendo, que con veinte días te pasa igual (risas). Necesitaríamos dos meses, y en dos meses lo mismo después te aburrías. Buscamos una casa que al llegar dijéramos “es aquí”, y fue muy fácil. O sea, fue la segunda o la tercera que vimos, llegamos, era piedra, madera, tres plantas, dos terrazas y un pueblo muy chiquitito que nada más llegar nos recibieron “ah, que vais a grabar aquí un disco, vale, hablo con el alcalde para que no haga ruido la orquesta” y les decíamos “no no, si los que vamos a meter ruido somos nosotros”. Había unos belgas al lado nuestro encantados, su nieto venía a visitarnos siempre, un niño de 10 años alucinante, y flipaba. Fue todo muy fácil en ese sentido, muy chulo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s