Últimas noticias

40 años de Playmobil

portada

“40 años de razones para amarlos” editado por Lunwerg en marzo de 2016

¿Sabías que los muñecos de Playmobil se conocen realmente con el nombre de Klicky? Aquí les llamamos Clicks por la misma razón que esgrimían quienes los bautizaron: estos juguetes hacen “clic” cuando ensamblamos sus accesorios. Pura onomatopeya.

Siete centímetros y medio de muñeco tienen la culpa de que muchos adultos sigamos dando una vuelta por la sección de juguetería de los hipermercados para ver si hay novedades. Según la marca, cada año se lanzan al mercado no menos de 140 modelos pertenecientes a sus nuevas colecciones y siempre hay hueco en casa para al menos, una cajita más.

Los Playmobil son objetos de culto y preciadas piezas de coleccionismo del más resistente. Nada de urnas, nada de fanales protectores. Con los Playmobil, aún hoy, los adultos jugamos, sea con los Clicks que trajeron los Reyes hace décadas o con los que se vienen a casa una tarde de domingo en el carro de la compra.

A prueba de niños

Los juguetes Playmobil no son aptos para niños menores de 3 años, contienen demasiadas piezas pequeñas de apenas unos milímetros de ancho. Son fabricados en moldes metálicos de inyección a partir de gránulos de plástico, y una vez hechos, pasan varias pruebas de conformidad antes de ser distribuidos. Por ejemplo, un test de resistencia en el que la pieza se somete a fuerzas que tratan de estirarla, otro en el que la figurita es lanzada desde una altura determinada para comprobar si resiste el golpe, u otro en el que se prueba su resistencia a la luz del sol. Y la verdad es que funcionan. La calidad de los actuales Playmobil es igual que la de los años 70 y 80. Algo meritorio en una industria, la del juguete, que paulatinamente ha ido abaratando calidades.

Playmobil tiene en España un antecedente que dejó de fabricarse en 1983. Se llamaba Famobil. Y a sus figuritas también se les conocía como clicks (y clacks, en el caso de las figuritas femeninas). La licencia de Playmobil en España era propiedad de Famosa (la marca de las muñecas) que comercializaba las figuritas bajo un logo con la misma tipografía que el actual (la ITC Bauhaus Heavy).

Famobil, comercializado en España por Famosa

Famobil, comercializado en España por Famosa entre 1976 y 1983

Según relatan en Playclicks.com, “el mérito recae sobre Jaime Ferri, quien a la larga sería uno de los directores generales de Famosa. Visto desde ahora, el acierto de su visión es evidente. No obstante, aparte del acierto del señor Ferri, la suerte también jugó a favor de Famosa, pues otra de las grandes empresas nacionales, Exin, había contactado también con Geobra para adquirir la licencia de Playmobil”. Así eran sus spots en Televisión Española en 1982:

Lunwerg acaba de publicar el libro “Playmobil, 40 años de razones para amarlos”, firmado por la historiadora del arte Dorothée Charles, quien ya dirigiera la exposición “Érase una vez Playmobil” en París en 2009. El volumen recorre toda la trayectoria de unos juguetes que esencialmente han cambiado poco, pero han sabido ir adaptándose de igual modo a las demandas de los niños de hoy, y al espíritu nostálgico y coleccionista de los que hemos pasado de la treintena (o más). El libro recoge datos curiosos como estos:

¿Qué es eso de GEOBRA?

Cada muñeco lleva un copyright en sus pies con la palabra GEOBRA. Es el acrónimo de Georg Brandstätter: según el libro un “joven creativo y emprendedor”, hijo de Andreas Brandstätter, quien en 1876 regentaba una empresa de cerraduras para baúles y joyeros. Con la tercera generación, encabezada por Horst Brandstätter, el negocio se orienta definitivamente a la creación de juguetes. Es a comienzos de los 70 cuando Hans Beck, responsable del departamento de investigación y desarrollo de la empresa, diseña una figurita articulada con accesorios a la que denomina “Playmobil System”.

Boceto Playmobil

El primer boceto de Hans Beck, fechado el 2 de febrero de 1974

 

¿Desde cuándo hay niños entre las figuritas?

Los críos llegaron a las colecciones en 1981. En Famobil, se les llamaba “miniclicks” y “miniclacks”. Los abuelos comenzaron a aparecer en las cajas azules a partir de 1983.

Además del uso lúdico o museístico, ¿se conoce algún otro fin para los clicks?

Sí, hay gabinetes de psicoterapeutas que utilizan maletas llenas de figuras Playmobil para ayudar a pacientes a revivir situaciones, expresar sufrimientos latentes y realizar diagnósticos y terapias. El proyecto “Plämokasten” es responsabilidad de la Academia Médica de Psicoterapia para Niños y Adolescentes. Con independencia de este uso, pedagogos de todo el mundo reconocen el valor de esta figura de eterna sonrisa. Es, sin ir más lejos, una excelente manera de aprender Historia.

¿Dónde se fabrican?

En Alemania, Malta, Republica Checa y aquí, en Onil, se fabrican las series especiales. Más de 4.000 personas en todo el mundo trabajan para la marca. El juguete, que no es precisamente barato, se adapta sin embargo a todos los bolsillos. Los tamaños de sus cajas son muchos y muy variados.

Si quieres saber más, Playmobil tiene un microsite conmemorativo. Y siempre puedes conseguir en tu librería este libro de riguroso azul.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s