Últimas noticias

La gran evolución de Nunatak y su brillante segundo álbum

05

Con su debut, “Nunatak y Las Luces del Bosque”, fueron una de las grandes sorpresas y su directo uno de los más celebrados en la anterior temporada festivalera, y este mes de marzo vuelven con un segundo trabajo discográfico que es un claro y prometedor paso adelante. “Nunatak y El Pulso Infinito” gana a su predecesor en fuerza, contundencia y grandes canciones, consolidando a la banda cartagenera y su particular sonido, además de haber sido posible mediante una exitosa campaña de crowdfunding.

Adrián, Álex y Pedro, integrantes de la formación actual de Nunatak charlaron con nosotros acerca de este nuevo rumbo, la experiencia de trabajar con un productor como Luca Petricca o cómo se vive el cerrar la gira en la muy querida Plaza del Trigo del festival Sonorama Ribera:

 

La primera pregunta va dirigida especialmente a Adrián, sabía que tu concierto soñado era poder actuar en la Plaza del Trigo de Aranda de Duero dentro del festival Sonorama Ribera. Hace medio año pudiste cumplirlo, ¿cómo recuerdas esa experiencia?

Adrián: La verdad es que empezó la mañana con mucho frío, iba a llover, y estábamos todo, y yo en concreto, un poquito jodidos con que no pudiese ser nuestro concierto soñado por eso. Y, de repente, cuando iba a empezar el concierto salió el sol, hizo un día de puta madre, nos vinimos todos arriba, teníamos preparado confeti, globos… Estaba Rafa de Viva Suecia, que se vino de pipa, y el tío le echó pulmones a muerte, se infló a inflar globos gigantes comprados en un chino de camino a Aranda. Luego el concierto salió brutal. En mi vida me había pasado lo de, está grabado, al tocar Volverá a nevar, que tiene un coro muy mítico nuestro, cuando terminamos justo pasó que vino una chica de la organización a decirme que se había perdido una niña para que lo dijera por el micro y la gente empezó a corear la canción. O sea, todo el puto público entero pidiendo que volviera a hacer la canción de antes. Me quedé “por un lado tengo a una tía diciendo que se ha perdido una niña y, por el otro, la gente coreando”. ¡No sabía qué hacer! (Risas) En general, fue la hostia. La experiencia encima del escenario de las mejores de mi vida.

Álex: Y eso ha quedado grabado.

Este disco, “Nunatak y El Pulso Infinito”, ha sido posible gracias a una campaña de crowdfunding, ¿por qué apostasteis por esta iniciativa para lanzar vuestro segundo álbum?

Adrián: Yo en concreto no creo en los préstamos de bancos, en general, no es una manera de financiación en la que yo crea, y veo que es una manera muy bonita para una banda es fidelizarse con sus fans. Entonces juntando esas dos cosas, lo bueno que te permite el crowdfunding, nosotros lo planteamos, a la hora de iniciarlo, como una preventa. Una manera de darle al público, al fan que es fiel y le gusta tu música, de apostar por ti y tener la valentía de decir “seguro que me va a gustar el disco, me lo compro antes de oír nada”. El concepto de preventa es mucho más bonito que, a lo mejor, hay gente que escucha crowdfunding y se imagina o limosna o donación, pero realmente es un acuerdo, una transacción. Viendo la experiencia con otras bandas y que había funcionado bien, dijimos porqué no.

¿Cómo ha sido vuestro trato con los mecenas?

Adrián: Muy guay, muy cercano. Nosotros hemos estado, creo, bien en ese sentido. Cualquier duda o problema que ha habido lo hemos solucionado rápido y hemos estado informándoles de todo. Ahora estamos por motivos un poco ajenos a nosotros, de producción, nos estamos retrasando un pelín con las entregas de ciertas cosas, como el tema de las camisetas, al haber decidido hacerlas en España de una manera un poco más artesanal van a tardar un poco más, pero lo bueno y lo guay se hace esperar.

¿Hay alguna anécdota que os haya marcado de esta experiencia más cercana con vuestros seguidores?

Álex: El tema de los conciertos privados, que era una de las recompensas, es algo que es bonito, porque es un royito de gente dándote mucho cariño muy fuerte en poco tiempo, y tuvimos la experiencia de que estuvimos en una casa en nuestra ciudad tocando, una cosa muy familiar. Fue muy emotivo y nos lo pasamos muy bien. Recibir el cariño tan grande en un concierto así es especial.

Adrián: Luego el pack que teníamos que venía una cena con un acústico también fue muy especial. La cena estaba espectacular y después el concierto preparamos un acústico muy chulo y lo pasamos genial.

Álex: Estuvo muy bien porque mucha gente era ya conocida, la cena se hizo en nuestra ciudad, y luego hubo gente que era mecenas y realmente eran seguidores del grupo, pues se desplazaron desde lejos para poder venir y se sentían muy agradecidos de poder compartir con nosotros la cena. Había mucho cariño, tanto de nuestra parte hacia ellos como de la suya hacia nosotros.

06

Para este disco habéis contado en el estudio con Luca Petricca, productor de discos sobresalientes de, por ejemplo, Xoel López o León Benavente. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Álex: Luca, un tío como él que ha hecho tantos discos y tan buenos, es una persona que todo el rato te está enseñando cosas. Entonces nosotros, que por mucho que el disco sea nuestro, llevamos muchísimo menos tiempo que él dedicándonos a la música, y estar en un estudio como ese, porque realmente el estudio es bueno, el equipo es bueno, pero lo que verdaderamente merece la pena y con lo que te quedas es con las ideas y con el aprendizaje que él mismo te transmite. Es una persona muy experimentada que intenta llevar lo tuyo, respetándote, a otro nivel superior. Intentando no coartarte artísticamente, conseguir encontrar el camino en el que él empuje tu obra hacia arriba es espectacular. Es muy difícil confiar en alguien para eso y ha sido un acierto tremendo.

Adrián: Él tiene un paradigma 100% a la hora de producir. Se basa en dos cosas, que menos es más, y para terminar que en cada canción de ponle tres minutos cada cierto tiempo tiene que tener un brillico o un algo que te sorprenda, pero no te puedes pasar, sino se convierte en algo normal y deja de ser especial. Si repites un redoble o repites un solo o un riff mucho deja de ser especial y se convierte en algo constante. Entonces lo guay es eso, intentar que cada x tiempo en la canción haya como un pasaje donde pase algo que te impresione. Eso lo contaba así, con otras palabras y mejor explicado, y fue de las cosas que más me caló y en este disco hay mucho de eso.

Pedro: A mí me pasa de querer escuchar una canción y que sea por un único detalle.

Álex: Yo creo que es una cosa que aprendes con cuantos más discos grabas. Conozco a Adri de hace veinte años, se dice rápido, pero es verdad, y la verdad es que cuando empezamos a tocar juntos cuando éramos críos me acuerdo que mi ilusión al tocar la batería era tocar lo más rápido, lo más fuerte y lo más cañero que pudiera todo el tiempo, y si puedo dar el doble pues a eso iba. Y cuando empiezas a componer es “quiero demostrar en tres minutos todo lo que sé hacer”. Pasa el tiempo, empiezas a madurar y a comprender que muchas veces al final cuando escuchas grandes canciones te das cuenta que abusar no es la solución, y que, a lo mejor, una canción que tiene un coro que entra en el, por ejemplo, minuto 3:22 hasta el 3:40 es así y ya está. Lo podía haber hecho toda la canción, pero lo hace ahí. Tú llegas a ese momento y eres feliz, y pasan veinte años y te sigue haciendo feliz ese momento. Es importante darse cuenta de eso.

¿Cuál es vuestro detalle personal de este disco que habéis metido y estáis especialmente orgullosos de él?

Álex: Yo, por ejemplo, en la grabación tenía una paja mental con la canción que se llama El pulso infinito, que quería llevar partes de esta nueva onda de música electrónica que se mezcla con canción de autor americana y quería conseguir enfocar eso en parte de la canción. Realmente era algo que lo hice sin, digamos, avisar previamente al productor y cuando llegamos ahí era, claro, el berenjenal de que necesitábamos casi una producción de electrónica y yo quise insistir un poquito en ello. Hubo un momento que pensamos que invertir demasiado tiempo en eso, a lo mejor, no era lo adecuado para el tiempo que teníamos para grabar el disco, pero al final realmente se pudo contar con David Unison, productor de electrónica que hace cosas muy interesantes. Al final yo recuerdo que cuando nos pasó la primera remezcla yo me puse a llorar. La capacidad que tiene esa canción de llevarte a otro planeta es impresionante. Yo recomiendo a la gente que escuche el disco por primera vez cuando llegue esta canción se acueste, se ponga cascos que valgan más de 40€, apague las luces y se deje llevar, porque es espectacular.

Adrián: Yo tengo muchas cosillas, la verdad, por ejemplo, el coro de niños del final de Principio y fin estuvo muy guay, y luego según, sobre todo en mi parte son coros, que al final me acabaron llamando Shakira en un momento (risas). En la primera canción, No volveré a verte, al final hago ahí un “shakira”. Nada, son cosas que me probaba, pero, sobre todo, en el mismo tema, en El pulso infinito, que hubo un momento mágico 100% en la grabación, todo cosa de Luca, cuando yo estaba grabando la parte oscurilla de mitad del tema. Él me hizo como una trampa y me dijo “ponte a grabar, pero vente cantando de antes para probar”. Él ya sabía que se iba a quedar con esa toma, pero yo no. Entonces yo lo canté como así con miedo, porque estaba probando, y esa es la que se quedó luego en el disco, fue la primera toma. Luego intentamos repetir eso y no salió igual.

Álex: Quiso captar la inseguridad de Adri, quedó muy guay. El pulso infinito es un tema que no es un single, no es una canción de radiofórmula, no es una canción que se pueda corear en un festival, pero para todos es la más especial del disco. Es un tema que yo creo que pasará el tiempo y será el típico caramelito que luego encuentres y te sorprenda. Ha sido la manera de salirse un poco de nuestro papel y hacer otra historia con ganas.

¡Hasta se ha ganado dar nombre al disco!

Adrián: Sí, se lo ha ganado mucho.

Álex: ¡A pulso! (Risas)

También he notado que este disco quizás es más contundente que el anterior, tiene una fuerza mayor. Si vosotros os autodenomináis “folk épico”, habéis pasado a ser más épicos que folk.

Álex: Tampoco ha sido una pretensión de querer llevar a una parte más cañera el disco. Sí nos comentaron en la anterior gira que se notaba que en los directos había una intensidad en los directos que no se veía en el disco. El disco por un lado parecía muy bonito, muy arreglado, muy preciosista, pero luego que, a lo mejor, la intensidad que se te metía en el directo no quedaba reflejada en el disco. No era ni bueno ni malo, es decir, yo siempre he pensado que un directo no tiene porqué ser como un disco, puedes enfocarlo por ahí o no.

Adrián: Yo personalmente sí lo veía algo malo, yo escuchaba el disco y había cosas que…

Álex: También por desconocimiento y poca experiencia hubo cosas que no supimos hacer o hacerlo mejor.

Adrián: Porque lo produjimos nosotros.

Álex: El caso es que, a lo mejor, sí que había una pretensión de intentar respetar un poco la parte acústica del disco, y la diferencia de un disco a otro ha sido que en este nos la hemos jugado a meter nuevos elementos y cosas que en el anterior eran anecdóticas, como las guitarras eléctricas, han pasado a tener un protagonismo a cascoporro, en todas las canciones hay, que a lo mejor no son para darle un carácter ”cañero”, sino simplemente para crear atmósferas y sonidos que no había en el primer disco y en este sí da una densidad distinta. Quizá el perder los prejuicios y el hacerlo como nos apeteciera.

01V

El concepto o hilo que une todas estas canciones es más cósmico que natural, como pudo ser el anterior, ¿qué os llama tanto la atención u os interesa de estos temas para que se vea reflejado en vuestras canciones?

Adrián: Lo que intentamos es justo hilar las dos cosas. De hecho, el disco este hace un poco como de analogía, se centra un poco en la exploración y en las fuerzas que, digamos, hacen que lo rigen todo, como dice la canción de La primera luz. Hace un poco hincapié en el porqué de, por ejemplo, un humano en la época de la Edad Media se iba colonizar el Polo Norte cuando vivía bien en su zona o qué hace que una célula se vaya a colonizar un charco. Esa es un poco la idea, buscar en diferentes escenarios y épocas el porqué y qué es lo que hace que la vida siempre intente abrirse paso y colonizar otros sitios. Entonces sí que está hilando de una forma más filosófica que de naturaleza, ya te digo, son cosas que a mí me vuelven muy loco y me inquieto mucho con esas cosas.

¿Cómo es el recorrido que tenéis pensado para este disco y sus planes de futuro?

Álex: Planes en la cabeza todos y en el papel, a corto plazo, la idea es intentar hacer el mayor número de festivales este año, durante esta primavera y parte del verano tratar de hacer varias acciones a nivel promocional y a partir de la vuelta de verano plantear una gira de salas en la que tratemos de completar sitios donde no se haya ido con el primer disco y repetir ciudades por las que ya hemos pasado. Prácticamente es intentar completar una gira de presentación en condiciones después de la parte promocional y festivales. Intentar que la gente escuche el disco para cuando lleguemos a su ciudad puedan cantar las canciones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s