Últimas noticias

Batman v. Superman: Amanece, que no es poco

MV5BYTk2MzZhMjYtNjc3My00NDZlLWFhODctMjg5MmJhMzY5M2YxXkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc@._V1__SX1303_SY571_

Reconozco que me salieron los dientes viendo las reposiciones de las pelis de Christopher Reeve en la tele, la serie de Lois y Clark o, ya de adolescente, las locuras que pasaban en Smallville. Y reconozco también que antes que a Nolan, seguí con devoción infantil a Tim Burton hasta ver pingüinos en todas partes.

Así que como era de esperar, y más tras la premonitoria imagen de “Soy leyenda” (2007), tenía unas ganas tremendas de ver “Batman v. Superman”. Y la verdad es que me preparé a conciencia: dejé de escuchar las malas críticas y evité cualquier contacto con todo lo que tuviera que ver con la película. Simplemente fui al cine con mi “tabula rasa” a disfrutar sabiendo que iba a chocarme con un elenco de lo más variopinto, al más puro estilo “Amanece, que no es poco”. Una mezcla loca, vaya.

¿Puede sorprender “El amanecer de la Justicia”? Pues tanto para bien como para mal. Criticada por su ritmo, por los personajes, las interpretaciones o por los nexos con la futura Liga de la Justicia, es cierto que no paran de suceder acciones rápidas y algún que otro sustillo con grito de señora incluido. Pero no quiero centrarme en los puntos típicos, porque está claro que Ben Affleck (“Argo”, 2012) es un Batman inusual, que Henry Cavill (“El hombre de acero”, 2013) sigue ganando adeptas a sus músculos y que Jeremy Irons (“El mercader de Venecia”, 2004) me gusta más de jesuita o seductor de “lolitas”.

Destaca por encima del resto el papel de un Eisenberg (“La red social”, 2010) que, aún haciendo de malo malísimo, no genera ese temor típico hasta que no le ves tartamudear. Un gran papel sin duda, como el cameo de Neil deGrasse Tyson hablando de deidades espaciales.

MV5BZDZlMTk0MGYtY2IzMC00OGNmLTg3MWQtNzE2YWMzOGM3Mzk3XkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc@._V1__SX1303_SY615_

Pero si algo me ha enganchado, antes incluso de haberlo disfrutado, ha sido ver en los créditos iniciales un nombre: Hans Zimmer. Ni director, ni actores (ni Gal Gadot haciendo de Wonder Woman, que se me queda un poco coja con ese pésimo doblaje) han conseguido motivarme más que esa banda sonora. Y un ejemplito con aires de Sherlock Holmes es “The red capes are coming“. Tremenda.

Aun así, hay algunos temas que se quedan en el aire, y dos son los que más llaman la atención. El primero es la introducción de los personajes de la Liga de la Justicia, que parecen salir de la nada cuando Bruce Wayne descubre un archivo informático de la Luthor Corp sobre los metahumanos. Y la segunda es la propia batalla entre Batman y Superman, a la que llamaremos para no hacer spoiler, la intervención de las Marthas.

Viendo el film saco dos conclusiones personales. Por un lado sacio las ganas de Batman como cuando puedo decir “¡por fin otra de James Bond!”, y por otro me voy con la sensación de haber desplegado el menú interactivo de un DVD que me da pie a elegir la próxima película. Cúal será la siguiente, ¿”Wonder Woman”? ¿”La Liga de la Justicia”? ¿”Aquaman”?. Mientras no haya remake de “Waterworld”…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s