Últimas noticias

Bahía Inútil: “Nos interesa pensar en el bajo presupuesto como un planteamiento político”

BI1

Bahía Inútil, con un sonido potente y a la vez elegante en el que brilla la voz, es una propuesta a destacar dentro de la escena independiente chilena. Entrevistamos a Manuela Infante, el alma máter del grupo, con motivo del lanzamiento del videoclip de The end of our soul. Una oportunidad para conocer más sobre las ideas que motivan y sustentan a este proyecto, a su último disco –que lleva el mismo nombre que la banda– y a su nuevo videoclip.

 

El nombre Bahía Inútil lo eligieron por un lugar que existe en la Patagonia chilena: ¿cómo se conecta ese paisaje, ese lugar geográfico, con la idiosincrasia de la banda?

Se conecta en cierto melodrama que ambas contienen. Para mí, la música resulta de un estruje de corazón, del que sale un jugo bien intenso, dramático, también árido o existencialista. La Patagonia tiene todas esas características: el viento es intenso, también lo son la luz, el frío, los colores. Los animales son raros, hechos para ardua supervivencia. Creo que no es casualidad que con Fernando hayamos decidido grabar el primer disco en Punta Arenas. Se necesita un escenario acorde a las emociones. Una vez una mujer me dijo: “Me encanta tu disco, me ha acompañado en mis peores momentos”. Creo que así es Bahía Inútil hasta ahora: un drama solitario.

¿Qué supuso este último disco respecto de vuestro anterior trabajo, Stand Scared? ¿cómo ves la evolución?

Es un disco mucho más oscuro. Creo que es como el paso de la adolescencia a la adultez. Se gana complejidad porque se acepta cierta oscuridad que tienen las cosas. Creo que Stand Scared pedía permiso, con una voz suave. Bahía Inútil se atreve más a hablar en su propio tono de voz.

¿Cómo fue el proceso de creación del disco?

En una primera etapa trabajé mis maquetas con Fernando Milagros. También lo hicimos en el sur, esta vez en Yumbel. Luego entró Pablo Bello como productor y se fue Fernando. Ahí trabajamos como un año completo. Me gusta el concepto de “tomarse el tiempo” como quien se toma un rehén. Con este disco nos tomamos al tiempo.

Han definido su sonido como Hawaian Gospel Melodrama: ¿cómo fueron descubriendo/construyendo este estilo? ¿qué elementos dirías que lo caracterizan?

Lo de “melodrama” ya te lo explicaba. Lo de “góspel” es una forma de llamarle a un amor muy grande que tengo yo por las voces, los arreglos corales, las bandas coristas de los 50s y 60s. Soy una fanatica de las voces. “Hawaian” hacia referencia a cierto sonido playero que tenía nuestro primer disco, con el ukelele y otros elementos. Pero hoy pienso que habría que reemplazar “hawaian” por “electrónico”, pues Bahía Inútil es un disco plagado de sintetizadores.

Foto de Ignacio Santa María.

Foto de Ignacio Santa María.

¿Qué sensaciones/emociones/experiencias os interesan más retratar a través de vuestras canciones?

Por ahora casi todas las canciones hablan de amor. Pero creo que las tantas canciones hablan de amor pues sirven como la ficción perfecta, la fábula precisa para hablar de dos fuerzas elementales: creación y destrucción.

¿Qué influencias han tenido?

¡Uf! ¿En toda la vida? Händel, violín barroco. Queen. Bowie. Música celta. Roxette. The Dirfters. The Cristals. The Beach Boys. Tracy Chapmann. Laurie Anderson… Por nombrar los más clásicos.

¿De dónde crees que nace la necesidad de componer las letras en inglés?

Son dos cosas. Una incontrolable, que es que simplemente me resulta más cómodo. Supongo que –como fui criada en inglés– hay una parte de mí, seguramente la que canta, que todavía siente en inglés. La otra controlable, que es que me gustaría que la voz fuera simplemente un instrumento mas, sin significados. Y de algún modo cantando en ingles en Chile, se puede lograr eso un poco. Nunca he puesto mucha atención a las letras de las canciones. No me interesan mucho.

Tu faceta más conocida es la de dramaturga. Como actividades creativas, ¿qué te aportan/representan para ti el teatro y la música, respectivamente? ¿qué funciones crees que deberían tener, cómo deberían cambiar la vida de la gente?

Para mí la creación artística es toda una, la música, el teatro, la escritura, son complementarios e indivisibles. Es como los sentidos, ya sabemos que no funcionan separando la vista, del olfato, del oído… Que de alguna forma también saboreamos con los ojos y vemos con los oidos. La división del arte en disciplinas es moderna y académica. No hay que hacerle tanto caso.

Creo que el arte, hoy, debe ser resistencia en tanto experiencia de inutilidad. Debe ser, ante todo, una experiencia de la que no puedas extraer nada, transar nada, ganar nada, usar para nada. Si lograramos eso, la experiencia artística podría ofrecer un verdadero contrapeso, no creo que cambio, pero sí contrapeso.

Contrapeso a un sistema económico y social que opera en todos los territorios bajo la lógica de la extracción. De todo se debe extraer algo de utilidad. En algunos ámbitos es más obvio pero opera de igual forma en el “consumo” de arte. Vamos al cine o al teatro o incluso a un concierto y queremos extraer sentidos, conocimiento, goce, estilo. El arte debiera ser imposible de consumir. Debiera ser en parte eso, en parte opaco, no del todo asimilable, a veces imposible de comprender, de consumir y de digerir.

Para terminar, podrías comentarnos qué ideas y propuestas hay detrás del nuevo videoclip del grupo.

El nuevo video parte de una idea sencilla que le propuse a un gran amigo y compañero antiguo del teatro, José Miguel Jimenez. Él enganchó con la idea y lo hicimos. Primero que nada es un video absolutamente bajo presupuesto. Y eso es algo que me interesa. Es importante que nos demos cuenta que cuando gastamos mucha plata en producir cosas, aportamos a un sistema que necesita que gastemos y compremos. De modo que me interesa pensar en el bajo presupuesto como un planteamiento político. Fue algo que hablamos harto.

Y lo otro que está en la base del video, es no saturar la experiencia musical con la imagen. Sabemos de la hegemonía de la imagen, no es necesario explicar eso. Bueno, pues también la musica ha entrado en ese baile. No hay canción que valga nada si no tiene video. Me angustia un poco eso, la idea de que no puedes separar nunca más la canción de las imágenes con que la viste en youtube. Entonces tratamos de trabajar en hacer un video como “poco invasivo”, más abstracto, casi un acompañamiento como sería mirar las barritas del ecualizador mientras escuchas o las ondas mientras mezclas, algo sin historia, sin personas, sin tratar de cachetear al espectador con trends, citas visuales o venderse como muy cool. A mí me fascina el video, creo que cumple con todo eso.


 

Entrevista de Esteban Zunín.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s