Últimas noticias

“Demolición”, destruir para crear

Demolici_n-864185703-large

Mira que da rabia, y no me digas que no. Que parece que ya lo damos por hecho. Que sí, que es normal, que ya no extraña. Pero cómo fastidia que se queden enganchados los M&Ms en la máquina expendedora con el hambre que uno tiene a estas horas, y más cuando tu mujer acaba de morir hace diez minutos. Un poco de consideración. Davis Mitchell (Jake Gyllenhaal) es un empresario de esos que ganan pasta mandando hacer el trabajo duro a los de abajo, pero por lo menos lo reconoce. Reconoce todo. No conocerás a un tipo más sincero que él. Un hombre que está en la cima, pero no tiene ambición. Se dedica a vivir, sin más.

Tal vez el impacto del airbag sobre la cara bien cuidada del señor Mitchell le haya dejado insensiblemente hermético, quizá en un estado de shock prolongado, pero su única obsesión ahora es enviar una reclamación a la compañía de la máquina que se quedó con sus golosinas. Una carta a la que no espera contestación, por eso no se detiene al enviar una sola, sin saber que alguien le presta atención. Lo que empieza siendo como una reclamación, con una breve introducción a su vida más íntima, termina con una cadena de cartas que le sirven de terapia para su desconexión emocional. Bueno, eso y la misión que emprende, junto a su inseparable caja de herramientas, para destruir cada pizca de su matrimonio a golpe de martillo. Literalmente.

Demolici_n-411126145-large

En su periplo de demolición al por mayor, Davis encuentra respuesta a sus cartas a través de una mujer (Naomi Watts) que se encuentra igual de pérdida que él. Una madre adicta al cannabis que siente que pierde a su hijo adolescente el cual vive en plena crisis de identidad y deberá enfrentarse a su entorno para ser uno mismo. Ambos le ayudaran a crear una nueva vida de las cenizas de un matrimonio fallido, y a destruir todo aquello que lo ancle a un estado de bloqueo permanente.

Un carrusel de emociones contraídas donde el millonario ejecutivo deberá empezar a prestar atención a su vida, cuidar a una nueva familia como no lo hizo con su matrimonio, descubrir quién le persigue en un coche familiar, y entender la metáfora de vida que está viviendo.

Hasta ahora había visto pocos filmes que hicieran humor del duelo de la esposa del protagonista, todo hay que decirlo, pero, aunque no empatices del todo con Davis Mitchell en casi toda la película, te vicia un poco su actitud. Jean-Marc Vallé nos trae una comedia dramática que a veces te desconcierta, pero te engancha a seguir la búsqueda (interna) de su protagonista. Con un agradecido tono cómico te sube en los raíles de una montaña rusa de ritmos que puede quedar estancada por momentos y caer en picado con la buena combinación de hits como Crazy on you de Heart mientras Gyllenhaal bailotea en tirantes.

 

Reseña de David Vaquero.

 

1 Comentario en “Demolición”, destruir para crear

  1. Ole,ole y ole. Lo bien que escribe este artífice del vocabulario y de la reseña, sigue así, eres todo un comunicador. Bravo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s