Últimas noticias

Las series con las que comenzar tu 2017

Nuevo año y con él los grandes del audiovisual nutren a las audiencias con un sinfín de ficciones televisivas. Suerte tiene la que consigue una renovación ante tal cantidad de competencia, sin olvidarnos de la calidad de ésta. Seleccionamos tres series que recomendamos de forma entusiasta, aplaudiendo cada uno de sus capítulos, para que dejes todo lo que estés haciendo y te pongas con ellas:

 

The Young Pope

mv5bnwnmndq2otetnmy5ns00njy2lwexmtqtmwniy2vlzju5m2e4xkeyxkfqcgdeqxvynjk1mdawnzu-_v1_

El proyecto de Paolo Sorrentino tras las magistrales e inspiradoras ‘La Grande Bellezza’ y ‘Youth’ es una serie. Pero qué serie. ‘The Young Pope’ puede ser el mejor motivo para darle una oportunidad a HBO España, pues el pontificado del Papa Pío XIII y sus intrigas de palacio es una de las mejores ficciones de la temporada, a la altura de las últimas películas de su director. Lenny Belardo, interpretado por un brillante Jude Law (en este caso es justo y necesario plantearse si este sí es el papel de su carrera) es el Papa más joven, inteligente e impredecible que los cardenales del Vaticano han conocido.

Ultraconservador e interesado en retomar el misterio en la Iglesia, partiendo del hecho de no ser una figura cercana ni a la vista a los fieles. Un papa invisible, sin imagen. Él no es importante, solo Dios. Esto, claro, le hará tremendamente polémico, llegando la curia romana a confabularse en derrocar a Belardo. Como consejera en esta nueva etapa del ahora Santo Padre estará su tutora desde la temprana edad en que fue abandonado por sus padres, la hermana Mary (Diane Keaton), y, si bien comienza como un secundario, el personaje del español Javier Cámara crece según avanzan los capítulos, llegando a ser esencial para el pontífice en el desarrollo de su mediático papado.

Tanto estética como narrativamente es impecable. Paolo Sorrentino entrega diez capítulos de una miniserie digna de ser considerada uno de los mejores ejemplos de ficción televisiva.

Sherlock

sherlock-season-4-the-final-problem-850x560

La cuarta temporada de ‘Sherlock’, recién finalizada esta semana, ha definido a la pareja Cumberbach-Freeman como los Holmes-Watson definitivos. La sombra de Jim Moriarty es alargada, pues ya desde el final de la tercera entrega volvía para atormentar a Sherlock y retarle a un juego final, y en estos tres capítulos su nombre, al menos, ha estado presente.

Como es habitual en esta ficción británica orquestada por Steven Moffat y Mark Gatiss, los tres episodios que la conforman han sido independientes, pero con un potente vínculo entre ellos resuelto en el último, de premonitorio nombre “El problema final”.

Esta ha sido una entrega dramáticamente más intensa, de un nivel mayor que su predecesora, y, si bien mucho se está hablando que pueda ser el cierre natural de la serie, gozando de tan buena salud ojalá en los próximos años podamos disfrutar de nuevas aventuras de la complementaria pareja del 221B de Baker Street. Eso sí, siempre que les den vida Benedict Cumberbatch y Martin Freeman.

Taboo

mv5botjhmdyxn2mtowi5nc00oda4lwi1nzitn2exndbhyjm4zwmzl2ltywdll2ltywdlxkeyxkfqcgdeqxvynjuwnzk3ndc-_v1_

Por el momento tan solo dos episodios están disponibles en la plataforma HBO España, pero por el buzz mediático que le precede la ha convertido en una de las series con más hype de la temporada. Sus showrunners no son otros que Steven Knight, creador de nada menos que ‘Peaky Blinders’, Tom Hardy, protagonista de ‘Taboo‘ e impresionante como el gángster judío Alfie Solomons en la previamente citada, y Chips Hardy, padre de este último.

En ella Hardy encarna al antihéroe James Keziah Delaney, quien regresa de África a un Londres muy oscuro y sucio del siglo XIX con la intención de recuperar lo que le pertenece por herencia y le ha sido arrebatado. Conspiración, traiciones y misterio familiar envuelve a James. Junto a él, también en el reparto Oona Chaplin (“Juego de Tronos”) o Michael Kelly (“House of Cards”).