Últimas noticias

Amar: El ser tú llevado al límite

AMAR Tunel 3

¿Qué separa el amor del desamor? Todos hemos sufrido un primer amor. Y la mayoría incluso hemos sobrevivido a esa primera decepción. Pese a ser un tema manido, el amor nunca pasa de moda, y “Amar” es una buena muestra de ello.

Una Valencia joven sirve de escenario al primer largometraje de Esteban Crespo. Con oficio en el mundo del corto (incluidos un premio Goya y una nominación a los Oscar por “Aquel no era yo”), hoy nos presenta su opera prima, que destaca por su fuerza y color. Y no le han ido mal las cosas al director madrileño, que ha entrado con fuerza en la Sección Oficial del Festival de Málaga.

Coproducida por Avalon y TVE, “Amar” pasa del romance adolescente a la tragedia. Cuenta la historia de dos jóvenes: Laura, interpretada por María Pedraza, y Carlos, papel de Pol Monen.

Ambos, actores debutantes, viven su relación como si se agotara el tiempo, y precisamente éste es uno de los personajes secundarios más destacados. No sólo porque Carlos decida dejar de ir a clase para entrar de aprendiz en una pequeña tienda de relojes. Sino porque los mismos aparecen en muchas escenas. Hay relojes por las paredes, en calles, coches y autobuses, e incluso en las pantallas de los teléfonos móviles de sus personajes principales. Aunque uno de los más destacados será el “necesitamos un tiempo” de los protagonistas cuando descubran que no todo es tan mágico.

Bus-5manu

Sexo adolescente y veterano. Sexo de ascensor, furtivo y pasional, romántico e infiel. Descubrimiento físico de nuevas prácticas y sensaciones. Todo esto nos expone “Amar”, desde perspectivas alejadas del morbo que pueden producir en sí las relaciones.

Es importante el papel de los mayores. Los padres de los chicos también tienen sus historias. En el caso de Carlos, la presión paterna en sus estudios marca las ganas de éste de huir de todo. Y es su chica la que le mantiene distante de esa influencia. Para Laura también es difícil ser la hija de dos padres y padrastros. Gustavo Salmerón, que ya trabajó con Crespo en “Aquel no era yo”, debe lidiar con los cuernos de su pareja y madre de Laura, interpretada por una gran Natalia Tena (10.000 Km, Juego de Tronos).

“Yo no sé quién soy, ni sé quién eres tú.” La línea que separa al amor del desamor es demasiado estrecha en ocasiones. “Somos muy diferentes. Complementarios.” Pero pese al dolor que produce la separación, el primer amor nunca se olvida. Mientras suena “We might be dead by tomorrow” de SOKO, Laura y Carlos son ellos. Y al grito de “soy tú” se saben de memoria, quieren poder querer como el otro y seguir siendo felices.

Puede resultar una película fácil, juvenil o suave. Pero no es sencillo enfrentar un tema así. Sin embargo Crespo se está definiendo como un director arriesgado y que seguro dará mucho juego en el futuro. De seguir tratando sus historias con tanta delicadeza, podremos disfrutar de esas sensaciones que todos vivimos y que muchas veces no sabemos expicar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s