Últimas noticias

Nine Stories: “Sólo se saca un número determinado de discos en la vida y hay que aprovechar para hacerlos lo más especiales posibles”

_MG_3496

Tras un estupendo y notable ‘Trafalgar’ (Gran Derby Records, 2013), reconozco que la escucha de ‘Cinéma Vérité’ me sorprendió, pero para bien. Qué digo, ¡muy bien! El nuevo disco de Nine Stories, alter ego de Nacho Ruíz, compositor, periodista y director del sello Mont Ventoux, es uno de los mejores trabajos que se han editado en nuestro país en lo que va de año. No exagero, sus catorce canciones (dieciséis si contamos el single doble previo) están formadas por melodías del pop más brillante, donde hay espacio para recuperar el sonido de banda como de experimentar con la electrónica. Una maravilla.

En mi primer encuentro con Nacho, promocionando el anterior álbum, algo que bien recuerdo de aquella entrevista fue su recomendación cinematográfica, la genial película ‘Descalzos por el parque’ (1967). Por ello, en esta nueva charla, y con más motivo dado el título de su disco, comenzamos hablando de cine, pasando por su disco y las experiencias que le han llevado a él, para terminar en cine hecho serie.

 

Lo primero que te querría preguntar no es algo puramente musical, pero sí tienes relación directa con el título, ya desde su propio disco. ¿Cómo recuerdas tu primer acercamiento al cine? ¿Ha habido alguna película que haya sido una clara influencia en este disco?

Tengo la sensación de que el cine ha sido una constante en mi vida, algo inseparable de mi infancia, juventud y vida adulta. No sé si fue la primera película que vi, imagino que no, pero recuerdo perfectamente ir a ver una reposición de Blancanieves (la versión de Disney) al cine. Diría que tendría unos tres o cuatro años, así que sería 1983 ó 1984. Me atrevo a decir que fue en los Benlliure o en el Cid Campeador, dos salas que ya no existen, ley de vida. Sobre el disco, no creo que haya una película que pueda ser una influencia directa. Pero sí hay una que me sirve de ejemplo para lo que quiero transmitir. Se trata de Las noches de Cabiria, de Fellini, que vi durante la preparación del álbum. Se trata de una película de estilo neorrealista que muestra a una prostituta en los arrabales de Roma. Aunque la intención es mostrar su vida con toda su crudeza, Fellini acaba contaminando -para bien- esa visión realista (“cinéma vérité”) por su propia personalidad. En este disco he tratado más conflictos y realidades exteriores que en anteriores trabajos, pero al final todo queda mediatizado por mi propia manera de ver y sentir las cosas. Así que toda intención de hablar de manera generacional acaba determinada por dónde y de qué manera pongo el foco. En resumen, no hay cinéma vérité. Como mucho, una especie de realismo mágico.

El camino hacia el disco ha sido largo, comenzaste a narrar su creación en un Tumblr hace dos años y medio. Visto ahora con perspectiva, ¿cómo valorarías su recorrido?

Siento que ha sido un proceso demasiado largo, pero acorde a lo que es mi modo de vida y mis calendarios personales. Con el diario de Tumblr quería mostrar el proceso desde cuando uno tiene las canciones hasta que se terminan. No sé cuánto de interesante resultaba para los demás, pero a mí me ayudó muchísimo a ordenar ideas y a tener sensación de perspectiva. Creo que hay un déficit de información sobre la creación, grabación y realidad de los músicos en España. Detecto una cierta obsesión por trasladar una idea de éxito y felicidad que no tiene por qué ser real (tampoco lo contrario, cada artista tiene su propio contexto). En mi caso, quería grabar y trabajar con tranquilidad, escapando de la prisa. Esa manera de funcionar también la compartía en aquel momento Carasueño, el productor del disco. Así que el proceso fue largo conscientemente, sabíamos que iba a ser así. Después, al terminarlo,  mi calendario personal tuvo que adecuarse al de Mont Ventoux, el sello que dirijo. Nos pilló en el cambio de Gran Derby a Mont Ventoux y, siendo una discográfica pequeña, debemos y queremos preparar cada lanzamiento con mimo, dedicando un tiempo específico para cada uno. Al final han pasado cuatro años desde Trafalgar, el segundo disco de Nine Stories. Más de lo que pensaba pero, a la vez, todo muy natural. Al menos para mí.

Antes de poder escuchar alguna canción del disco adelantaste un single doble que finalmente no se incluiría en ‘Cinéma Vérité’, ¿qué tenían estas dos canciones para que acabasen siendo independientes del todo final?

Cuando empecé a pensar en grabar un nuevo álbum, me encontré con muchísimos bocetos e ideas. Hice una selección personal y me quedé con 25-26 canciones terminadas con estructura definitiva y letra. De ahí, ya con ayuda de Carasueño y otra gente cercana, nos quedamos con 16 temas. Se me hacía un poco largo para un disco convencional y no quería entrar en el terreno del “disco doble”. Nunca había editado un single en siete pulgadas y me apetecía hacerlo. Elegí dos canciones que pensaba que podían tener entidad y sentido por sí mismas y que pudieran servir como mini-resumen de lo que es Cinéma Vérité: una faceta más rítmica (Friends We Lost on the Way) y otra más etérea (The Remains of the Day). Lo que tenía claro es que no quería repetir canciones entre el 7” y el disco. Sólo se saca un número determinado de discos en la vida y hay que aprovechar para hacerlos lo más especiales posibles.

Tras escuchar ‘Cinéma vérité’ me suena un disco que puede ser muy potente de cara al directo, muy de banda, ejemplo de ello son canciones como Panic Attacks o The First Night on the Town, y, sin embargo, prácticamente está grabado por ti todo. ¿Tienes pensado recuperar el formato banda para las presentaciones del disco?

Sí, he montado una banda muy guay con Alfonso Luna (batería que ha tocado con Tachenko, Soledad Vélez…), Xema Fuertes y Cayo Bellvesser (Alondra Bentley, Josh Rouse). Siempre que pueda iré con la banda. He recuperado la felicidad de ensayar, del local.

_MG_3524

Me interesa mucho y reconozco que lo veo como uno de los grandes aciertos del disco ese universo sonoro, brillante y coherente que convive en las catorce canciones, donde incluso hay espacio para una electrónica pop que puede recordar a Belle and Sebastian o Wild Honey. ¿Cómo fue enfrentarte a la grabación de este disco con la ayuda de Carasueño?

He tenido una suerte infinita de contar con Carasueño. En primer lugar porque me parece un genio. Sé que es una palabra que se utiliza a menudo a la ligera, pero honestamente me parece un talento fuera de lo normal. Tiene una intuición para los arreglos tremenda, toca increíble la guitarra y el piano y es una persona en continua evolución artística. Además, es mi amigo y creo que compartimos una determinada visión musical. Cuando le pedí que produjera el disco le exigí que se involucrara todo lo posible, que no tuviera reparos en decirme qué canciones le gustaban más y cuáles menos, que me exigiera de vuelta trabajar partes o letras que considerara susceptibles de mejora. Después, al trabajar en su estudio casero, pudimos huir de esa prisa que a veces se establece en un estudio más “profesional” (por decirlo de alguna manera, Carasueño es la persona más profesional que conozco). Eso nos dio perspectiva y distancia para poder desarrollar las canciones. El resultado es ese sonido que comentas. El disco da la sensación de estar muy trabajado y es así, pero también se improvisaron un montón de cosas.

Has contado con un sinfín de colaboradores que han aportado su arte a tu disco, desde el apartado musical como el gráfico. ¿Qué esconde el bello collage realizado por Pigeon P. para la portada del disco?

Me encanta el arte de Pigeon P., desde siempre. Creo que hay una cierta conexión en la música que hago y su trabajo. Ella dijo una vez que si tuviera un grupo sería como Nine Stories y creo que tiene sentido. El collage de la portada, en particular, muestra a una mujer atrapada por el Seagram Building, de Mies Van Der Rohe. De alguna manera, siento que refleja algunos de los temas del disco: esa sensación de confusión urbanita a la que nos enfrentamos la gente de nuestra generación. Una idea de provisionalidad continua de la que, sin embargo, es muy difícil escapar.

18664433_10155157999442420_6156739782837509546_n

Entre sus canciones está Beijing, muy ligada a la inminente gira china que tienes el próximo mes, nada menos que veinte fechas. ¿Qué relación te une con este país asiático?

Pues en realidad, antes de ir a tocar a China no tenía una relación especial con China. Me apetecía ir, pero como a cualquier otro lado. Un día me desperté con un mail de un sello de allí (Pocket Records) que nos pedía editar los discos de Alondra Bentley y Nine Stories y con una propuesta de gira en el país. Reconozco que durante un tiempo fui escéptico, me parecía muy difícil que sucediera. Pero sucedió y, en cierto sentido, me cambió la vida. Me encontré con una gente maravillosa a la que le gustaba nuestra música y, sobre todo, que mostraba un entusiasmo grande y un tanto ingenuo -en el mejor sentido, en el de estar libre de ese cinismo posmoderno que a veces nos rodea- por los conciertos y el arte. Fueron 10 conciertos maravillosos que dieron pie a un sinfín de recuerdos y anécdotas. Ahora volvemos y no podemos estar más emocionados. Beijing habla de aquellos días, de una manera un tanto impresionista. Son recuerdos y sentimientos que me provocó aquella visita. Desde un ataque de ansiedad tremebundo que tuve en el vuelo de ida hasta la felicidad de tocar tus canciones para gente a la que no conoces al otro lado del planeta.

No puedo evitar preguntarte y felicitarte por Mont Ventoux, envidiable el comienzo de esta nueva etapa, ¡incluso editando libros! ¿Qué motivó el cambio de Gran Derby Records a Mont Ventoux? ¿La publicación de libros pop era una espinita clava que venía de antes?

Sí, siempre quisimos editar libros, pero supongo que la vida nos pasó por delante, por decirlo de alguna manera. Quizá necesitábamos que se nos presentara ese proyecto perfecto para tirarse a la piscina. Todo tiene una historia, la recopilación de relatos de Isaac Pedrouzo, en ese sentido era perfecta: sentíamos que era un libro que la gente tenía que conocer sí o sí. Estoy convencido de que hace la vida un poco más feliz para todo aquel que se lo lee. Ya estamos preparando nuestra segunda referencia literaria, estamos muy contentos. Sólo un matiz: no diría que son libros “pop”. Es decir, sí en el sentido de “cultura popular”, pero no en el de “música pop”.

Sobre el paso de Gran Derby a Mont Ventoux… Es largo y no particularmente fácil de explicar. Pero lo intentaré: Gran Derby lo empezamos cuatro personas. Dos de ellas decidieron que no querían continuar con el proyecto o que, al menos, no les satisfacía. Sea como sea, dejaron de trabajar en él. Javier Peña y yo sí queríamos reafirmarnos en nuestros principios de apostar por el talento y el arte, de trabajar de manera humilde pero ambiciosa y de ser honestos con el público y los propios artistas. Esas dos personas, como digo, dejaron de formar parte de Gran Derby, pero en el aspecto legal… no nos lo pusieron muy fácil. Al final, lo mejor parecía cerrar esa etapa e iniciar otra. En cuanto lo decidimos supimos que era lo correcto. Los principios de Javi y los míos no han cambiado desde Gran Derby a Mont Ventoux, pero ha supuesto un nuevo impulso, un empujón para ser fieles a lo que pensamos que tiene que ser un sello discográfico y editorial literaria. En realidad, somos esas dos cosas, pero igual en el futuro somos otras. Se trata de apostar por la creatividad y respetar al público.

Para terminar, ¿qué te está pareciendo el regreso de Twin Peaks?

Fascinante. No hay nada como Twin Peaks. Lynch es un creador aparte que juega con las convenciones estéticas como si nada. Los cinco capítulos que se han emitido hasta ahora me parecen flipantes, literalmente: no entiendo (casi) nada de lo que sucede, no sé si se están riendo de nosotros o qué pasa, pero sí sé que no puedo dejar de verlo. Por ponerle un pero, echo de menos ese humor extraño y entrañable de las escenas de Twin Peaks -el pueblo-. De momento sólo tenemos la oficina del Sheriff, pero seguro que llegará (o no, quién sabe). Aparte, la selección musical está siendo flipante y las escenas con actuaciones, una pasada. Lo de Chromatics fue increíble.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s