Mammon: la metáfora de la hipocresía

La gente no llora hasta que lo malo entra en casa. Occidente parece no empatizar fuera del absurdo color caucásico, y los que lo hacen, a veces somos unos hipócritas. No deja de ser triste una tragedia por más que la engalanes con las sedas más cómicas, pero a veces, para llegar al espectador, hay que edulcorar la realidad para que se pueda ingerir más fácilmente.

Mammon’ tiene de serio todo el poso que ese mensaje atemporal pueda taladrar en tu cabeza, todo lo demás es un auténtico viaje extrasensorial a un loco desierto profundo y psicodélico. Un viaje que vale la pena recorrer para escapar de la realidad y volver justo en el momento en el que dejes de reír. Por eso soy un hipócrita, porque me dejé hipnotizar por las luces de Las Vegas hasta el punto de olvidar que todo empezaba a estar mal. Que corrupto no se nace, se hace.

Nao Albet y Marcel Borràs. Y donde aquí hay un punto debería estar la introducción a su trabajo, pero lo que seguirá es un “os envidio”. Directores, guionistas, actores…y, por si fuera poco, caraduras. Sí, porque con nuestro dinero se han permitido pegarse el viaje de sus vidas (solo ellos sabrán si es verdad) y regalarnos así una puesta en escena tan atractiva como inesperada. ‘Mammon’ tenía una pinta increíble, pero a ellos se les fue todo por la borda cuando ya fantaseaban con hacer llover sangre sobre un decorado con vida propia, bajo la atenta mirada de un grupo de refugiados sirios que bailaban al compás de una orquesta que tocaba una música compuesta por el propio Nao, y tomaron la elección más arriesgada. Por suerte, lo grabaron todo.

CF032954

Se fugaron y conocieron al sabio cowboy del desierto (Manel Sans), a la chica de mirada triste (Irene Escolar) y a un Elvis caído en desgracia que fabrica nieve con las Ray Ban Aviator puestas (Ricardo Gómez). Dejaron Barna para salvar el ambicioso proyecto sobre el hermano africano y acaudalado de Prometeo, y el resultado de aquella anagnórisis sufrida por Marcel en su viaje a Alepo (el germen de toda esta crítica social) se perdió entre las luces palpitantes de los grandes casinos de Nevada. Por suerte, Irene Escolar y Ricardo Gómez decidieron investigar la desaparición de estos dos amigos y, bien documentados, nos reunieron en los Teatros del Canal para proyectarnos la auténtica verdad. Una vez allí y puestos en contexto entraríamos hasta el fondo del camerino de unos desgraciados personajes incomprendidos que se jugaban su suerte y su fortuna en la ruleta. Si rebovinásemos nos encontraríamos hasta un cameo.

Esta gente se divierte, qué digo, se lo pasa en grande y encima se permiten el lujo de darnos una hostia en la cara. Y nosotros vamos y les regalamos un aplauso eterno. Que la metralla nos salpique más veces si va a ser así.

muntage mammon.jpg

En fin, el palo que me da contar más de la cuenta no es pequeño. Por eso pido perdón por si relato demasiado. Lo malo y lo bueno del teatro es que lo que se vive, se vive, casi siempre, sólo una vez. No puedes comprarte la peli y volverla a ver. Se acabó, c est fini. La experiencia que has vivido te acompañará en tu cabeza, pero no en el interior de un envase. Por eso lo bonito del teatro se queda en una efímera sensación compartida únicamente por el resto de la sala. Así que aquí entraría un “id a verla”, pero la buena acogida de la obra me impidió acudir antes a los Teatros del Canal y este lunes ‘Mammon’ apagó las luces.

Llego tarde (estoy trabajando en ello), así que a los que no os dio tiempo a verla rezad por una nueva temporada, y a los que tuvieron la oportunidad de disfrutarla haced que lo vivido no caiga en el olvido, que se note que el teatro sigue moviendo conciencias más allá del patio de butacas. No seáis unos hipócritas.

Anuncios
David Vaquero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s